Domingo, 24.03.2019 - 23:26 h
En una conferencia televisada

Macron entona el mea culpa y sube el SMI 100€ para calmar a los chalecos amarillos

El presidente francés compareció ante toda la nación para calmar las revueltas de las últimas semanas en todo el país.

Macron fotografía comparecencia
Macron anunció que subirá 100 euros el salario mínimo.  / EFE

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció en una conferencia televisada ante toda la nación francesa que subirá en 100 euros el salario mínimo. El presidente francés tuvo un tono empático tras no haber hecho declaraciones después de que la indignación de los 'chalecos amarillos' se extendiera por todo el país. Además, bajará impuestos a los pensionistas y a los trabajadores. Actualmente el salario mínimo en Francia se encuentra en torno a los 1.500 euros, el mismo que en Alemania. La subida del salario mínimo se hará efectiva en 2019, sin recargo para la empresa.

Con estas medidas, Macron ha querido mostrar capacidad de reacción ante unas protestas que comenzaron hace un mes contra la subida del impuesto sobre los combustibles y que han ido aumentando hasta reclamar cambios profundos en política y economía. Asimismo, recalcó que los jubilados que ganen menos de 2.000 euros mensuales verán anulada la subida de la Contribución Social Generalizada (CSG), un impuesto proporcional sobre los ingresos profesionales o de capital que financia la Seguridad Social.

Por el contrario, no aceptó reinstaurar el impuesto sobre la fortuna (ISF), que lo pagaban aquellos con un patrimonio neto imponible superior a los 1,3 millones de euros y que fue sustituido por un impuesto sobre la fortuna inmobiliaria (IFI).

"He dado al Gobierno instrucciones rigurosas. Por delante de todo esto, no escondo que existe una ira. En primer lugar fue una ira contra un impuesto, y se anuló. Pero esta ira es más profunda. Y alcanza a todos los segmentos de la sociedad, como los jubilados modestos, que han contribuido toda su vida, y que no consiguen sacar a su familia adelante", empezó diciendo Macron en una conferencia que era muy esperada tras la ola de ira que tuvo su punto culminante en París, donde se desplegaron fuertes medidas de seguridad ante el temor de que las revueltas reprodujeran una masacre.

El presidente francés reconoció que sus palabras "han herido a algunos" en el pasado y consideró justificado el descontento que ha provocado las protestas, por lo que anunció que decreta un "estado de emergencia económico y social" para hacerle frente. Macron vive sus momentos más bajos desde que accediera a la presidencia de Francia. Su figura, que alcanzó grandes cotas de popularidad, ha caído en picado ante una situación económica menos favorable y a la que reconoce no ha sabido darle respuesta.

"Al final nos hemos habituado a todo esto. Lo que resurge ahora son 40 años de problemas para los trabajadores, en los barrios, problemas democráticos, cambios de nuestra sociedad. Asumo mi responsabilidad. Puede que les haya dado la sensación de que no era mi problema, que tenía otras prioridades. Si he luchado para cambiar el panorama político es porque creo en mi país. En ustedes. Muchos países atraviesan otros problemas. Pero creo que nosotros podemos salir adelante explorando otros caminos. Un pueblo que se divide, es un pueblo que puede perderse", dijo el presidente francés.

La ola de indignación que se extendió por toda Francia no es una protesta más. Es una sensación del pueblo francés de que ha quedado desprotegido, huérfano de un líder que despertó una gran ilusión y que no ha sabido mantener la llama encendida que le aupó al Elíseo. Macron lo sabe y por eso su discurso fue más allá de enumerar una serie de medidas que aplacaran los ánimos de la población francesa. "Me presenté a las elecciones para acabar con estas crisis. Es necesario invertir en la nación, en las escuelas. "Queremos una Francia donde una persona pueda vivir dignamente de su trabajo. Pido al Gobierno y al Parlamento que hagan lo necesario", manifestó.

Además de la subida del salario mínimo en 100 euros, el presidente francés también instó a los empresarios a pagar las horas extra sin carga impositiva. El presidente también pidió, a "aquellos empresarios que puedan" a dar una prima a final de año, también libre de gravámenes. "Necesitamos que las grandes empresas ayuden a nuestra nación", manifestó el presidente francés. Su tono, unificador y comprensivo, evidenció que se jugaba gran parte de su crédito político en los apenas 13 minutos que duró su intervención por televisión.

El presidente francés hizo un llamamiento a la nación para renovar el espíritu de país, apelando al sentimiento de pertenencia. "Tenemos que renovar nuestro pacto colectivo. Por encima de todo, tenemos que asumir todas nuestras obligaciones. El deber de producir para poder redistribuir. Tenemos que unirnos para abordar juntos todas las cuestiones relativas a la nación. Quiero que se escuchen mejor las distintas opiniones. Para mejorar el país donde vivimos. Quiero que nos planteemos incluso la organización del Estado".

Ante la crisis social que vive el presidente francés, Macron pidió unión en estos momentos. "Quiero que pongamos de acuerdo a la nación con ella misma. Que abordemos el problema de la inmigración. Todos tendremos nuestra función. Ustedes también. Quiero recibir las opiniones de todos. No retomaremos el curso normal de nuestras vidas hasta que abordemos estas cuestiones. Mi única lucha es por Francia. Viva la República y viva Francia", terminó el presidente francés. Veremos si esta llamada a la unión surte efecto.

Ahora en Portada 

Comentarios