Martes, 22.10.2019 - 12:50 h
Continúa la investigación

La madre de Julen: "Mi pareja quitó del pozo piedras para que no cayeran"

En su declaración ante la Guardia Civil asegura que el padre del pequeño retiró de los bordes piedras y arenas para que no le golpeasen. 

Los padres de Julen en el tanatorio
Los padres de Julen en el tanatorio / EFE

La Guardia Civil continúa investigando las circunstancias en las que se produjo el accidente que provocó la caída de Julen a un pozo de más de 100 metros de profundidad. Los agentes responsables de la investigación trabajan con la hipótesis de un homicidio imprudente, pero tratan de determinar si el pozo estaba correctamente sellado y si en el momento de la caída estaba tapado. Para ello ha tomado declaración a todos los presentes el día del accidente, incluidos la madre del pequeño, Vicky, quien asegura que su pareja, cuando el menor cayó, comenzó a retirar piedras y arenas del pozo para evitar que cayeran en el interior

Vicky declaró que cuando el pequeño cayó al pozo escuchó "chillar a todos y se dirigían al agujero del pozo". Tras dirigirse al lugar y asomarse por la boca del pozo, la madre escuchó llorar al pequeño y su pareja comenzó a quitar "de los bordes piedras y arena para que no cayeran dentro. Dejé de escucharlo llorar y empecé a gritar desesperada", explicó ante la Guardia Civil. 

El testimonio coincide con el de su pareja, José, y sus primos, los dueños de la finca con los que estaban compartiendo una comida familiar cuando ocurrieron los hechos. José también relató ante la Guardia Civil que quitó "las piedras y broza que había alrededor del pozo" y escuchó llorar al pequeño, "le estuve escuchando llorar 30 segundos, mientra le hablaba para tranquilizarló". Además, reconoce que sabía de la existencia del pozo, "sabía que estaba allí, el dueño de la finca me lo había dicho", pero creía que "estaba tapado por dos 'cantillos'".

José explicó que el dueño de la finca se encargó de organizar la comida familiar y él le estaba ayudando. En un momento, su mujer fue a llamar por teléfono y él se quedó a cargo del pequeño, que echó a correr "por la zanja hacia la esquina donde había un pozo. Yo estaba a unos 10 ó 15 metros, por lo que salí corriendo para cogerlo, pero no llegué y vi cómo se cayó por el pozo", relató. 

Por su parte, la pareja del dueño de la finca, que también estaba cerca de Julen, "a unos dos metros y medio", asegura que corrió tras Julen, vio el agujero del pozo y escuchó el "sonido de la caída del niño".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios