Viernes, 19.07.2019 - 15:02 h
Pone fecha tope: 2 de julio a las 14 horas

Madrid: Vox obliga a retratarse a PP y Cs con sus "tres condiciones" para un pacto

Ayuso, dispuesta a dialogar algunos aspectos, aunque con cautela sobre leyes LGTBI e inmigración, mientras Aguado se niega a retroceder en derechos.

Rocío Monasterio. (EFE)
La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio. EFE

Dos órdagos en menos de 24 horas ha lanzado Vox al PP y a Cs en Madrid. El martes, el partido de Santiago Abascal rompía sorpresivamente su pacto con los populares a nivel local y, ayer, la líder de la formación en la Comunidad Autónoma, Rocío Monasterio, daba a conocer las pretensiones de su formación para permitir una investidura de centro-derecha en la región. Y las condiciones de Monasterio no dejaron indiferentes a sus 'socios'; es más, obligaron a que Isabel Díaz Ayuso y a Ignacio Aguado, respectivamente, se retratasen sobre el contenido de las propuestas.

Vox ha utilizado como estrategia el ataque pidiendo abiertamente un acuerdo público con PP y Cs, la firma de un programa único común y el cumplimiento de lo que se rubrique a tres bandas. Pero, además, ha exigido eliminar o bajar todos los impuestos, auditar las subvenciones públicas y suprimir las que vayan a 'chiringuitos', garantizar la libertad de educación, identificar a todos los inmigrantes ilegales, repatriar a los menores no acompañados, crear la Consejería de Familia y Natalidad, derogar artículos contra la LGTBIfobia y la Ley de Identidad y Expresión de Género...

Monasterio ha puesto además el cronómetro de cuenta atrás, que finalizará "el 2 de julio a las dos de la tarde". Si el día 11 no hay investidura, el verano estaría abierto a seguir negociando.

La maniobra de Vox ha provocado reacciones inmediatas, obligando a Cs y PP a enseñar (parte) de sus cartas. Así, la candidata popular a presidir la Comunidad de Madrid se ha mostrado dispuesta a negociar con los de Abascal pero negándose a entrar "en ningún debate estéril que vuelva a dividir a la sociedad", exigiendo cautela a las peticiones que afectan al colectivo LGTBI y a la inmigración, informa EFE.

Ayuso ha lanzado algunos balones fuera aduciendo que la expulsión de inmigrantes no es competencia autonómica, aunque se ha mostrado dispuesta a revisar las leyes LGTBI para evitar "cualquier tipo de desmán, por un lado y por el otro" y cree posible acuerdos sobre bajadas de impuestos o revisión de subvenciones.

Ignacio Aguado se ha vuelto a cerrar en banda en su discurso, afirmando que solo se sentará a negociar con aquellas formaciones políticas que se muestren dispuestas a progresar. "No vamos a llegar a ningún tipo de acuerdo con aquellos que quieran hacer retroceder a la Comunidad de Madrid ni frivolicen con la violencia machista, el colectivo LGTBI y los derechos y libertades que se han ido conquistando". Tras conocer las propuestas de VOx, Aguado ha asegurado que "no habrá un gobierno bajo esas condiciones. Mis principios y mi partido están por encima de un gobierno", informa Europa Press.

Ayer no se produjo ningún encuentro entre representantes de Vox y el PP, según fuentes populares, que entienden que las conversaciones podrían iniciarse hoy mismo, más aún teniendo en cuenta el corto plazo marcado para hablar.

Ahora en Portada 

Comentarios