Martes, 18.02.2020 - 10:51 h
No hay comidas en el complejo

Los camareros de La Moncloa se quedan tirados: sin paro por no tener los papeles

Los 33 profesionales del complejo se quedan en un limbo burocrático mientras Presidencia busca contratar de urgencia a otra empresa de 'catering'.

En las escalinatas del Palacio de La Moncloa
Los camareros de La Moncloa se quedan tirados: sin paro por no tener los papeles / LI

Los camareros de La Moncloa aseguran estar pasando por una situación límite. "Mira, no tengo cuerpo ni para hablar", reconoce uno de ellos. "Esto es inaudito -añade otra-; después de más de 30 años trabajando en Presidencia del Gobierno ahora me veo en la calle sin nada". Son 33 afectados que se han quedado en la calle de la noche a la mañana y, lo que es más preocupante, están siendo rechazados en las oficinas del paro. Les dicen que no tienen la documentación en regla y, por tanto, que no pueden cobrar el subsidio.

Hace unos días servían café al equipo del presidente del Gobierno en funciones o atendían a mandatarios extranjeros. Hoy están en la calle, en un "limbo burocrático" del que no saben cómo salir. La situación es la siguiente: la semana pasada estos treinta y tres profesionales (camareros o cocineros) tuvieron que abandonar La Moncloa. ¿El motivo? La empresa que ganó la licitación del servicio de restaurante y bar-cafetería del complejo presidencial, Dulcinea Nutrición, ha comunicado que no puede hacer frente al pago de las nóminas. También les debe cuatro meses y diciembre tampoco se lo va a pagar. Además, la compañía acumula una deuda con la Seguridad Social.

El problema es aún mayor de lo que esperaban porque cuando han acudido a la oficina de empleo les han comunicado que no tienen derecho a paro. "La empresa nos ha entregado un certificado en el que se nos comunica el despido, pero el paro nos los rechaza porque considera que estamos subrogados a otra empresa". Denuncian que Dulcinea Nutrición no les certifica un despido y, por tanto, no pueden acreditar que se encuentran en situación de desempleo. 

El comedor de La Moncloa lleva cerrado una semana. Tampoco se sirven comidas o bebidas bajo demanda de los altos cargos. Y tampoco se renuevan los productos en las máquinas de 'vending'. La consecuencia directa es que hay más de 2.000 trabajadores, entre empleados públicos y asesores de confianza, que no pueden comer en el complejo. Hasta la ministra portavoz en funciones, Isabel Celáa, no tiene ya quien le ofrezca un vaso de agua en la rueda de prensa del Consejo de Ministros. Solo se salva de esta situación el presidente del Gobierno, ya que en el Palacio la restauración corre a cargo de otro tipo de personal de confianza.

A estos treinta y tres trabajadores no les quedan muchas opciones. Se plantean varios escenarios. Una posibilidad es que la empresa que les contrató, Dulcinea, se declare insolvente y puedan ir al Fogasa. Otra opción es que se les aplique un ERTE. Incluso se plantean demandar a la compañía. Su situación, insisten, es "límite". Y en plenas Navidades. Hay incluso afectados que se han plantado a las puertas de Moncloa para pedir hablar con Pedro Sánchez.

El conflicto ha provocado un colapso en los servicios de restauración de La Moncloa. Para solucionarlo Presidencia ha licitado de urgencia un contrato para que una empresa de catering se haga cargo del servicio de manera temporal, durante apenas un mes y medio, hasta que se firme un acuerdo con una nueva compañía. La firma deberá ofrecer un menú diario: 169 de lunes a jueves, 58 los viernes y 18 los sábados y domingos. En total, durante los 45 días del servicio, se deben servir 5.127 menús.

El dato

El menú que se sirve en Moncloa

Según el pliego de condiciones del nuevo contrato del catering, el menú que cada día se sirve en Moncloa se compone de un primer plato (verdura, legumbres, pasta, sopas o ensalada), un segundo (carne de ternera, ave o cerdo, o pescado), un postre (fruta o yogur), pan y bebida (agua, refresco, vino o cerveza).

Esta empresa temporal no está obligada en ningún momento a subrogar a los 33 profesionales afectados. De hecho, tal y como se puede leer en el pliego de condiciones del concurso, Presidencia especifica que "no existirá vinculación laboral alguna entre el personal que se destine a la ejecución del contrato y la Administración". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING