Domingo, 20.10.2019 - 19:15 h
Parricidio en Beniel

Ruth Ortiz, a Laura: "El tiempo no lo cura todo, pero al final amortigua el dolor"

La madre de Ruth y José, que murieron a manos de su padre José Bretón, se solidariza con la mujer que acaba de perder a su hijo de once años en Beniel

Ruth Ortiz presenta mañana ante el TSJA un recurso contra la sentencia del caso Bretón
Ruth Ortiz se solidariza con la madre que acaba de perder a su hijo en Beniel / EP

"Alguien debe de proteger a los menores ante una ruptura". Es lo que pide Ruth Ortiz, la madre de los pequeños Ruth y José que murieron a manos de su padre José Bretón. Ella ha querido solidarizarse con Laura, la madre que acaba de perder a su hijo de once años en Beniel (Murcia) a manos supuestamente de su padre, que después se suicidó. El cuerpo del pequeño apareció asesinado en el piso que ambos compartían cuando eran pareja. Ella abandonó la vivienda familiar hace dos años y la seguía pagando su  madre porque el exmarido, David S.O., vivía hasta sin luz ni agua. No tenía trabajo y según relatan los vecinos a las cámaras de televisión andaba por el pueblo "como ido". 

En declaraciones a Espejo Público, Ruth Ortiz se ha dirigido a Laura para decirle que tenga "mucha fuerza para seguir adelante. Ella tiene la suerte de tener otro hijo y el tiempo no lo cura todo pero amortigua un poco el dolor". 

La madre de los pequeños que fueron asesinados en una finca familiar en Córdoba asegura que en "cualquier caso donde asesinan a un niño" le trae "muchos recuerdos. Es muy doloroso".  Ella cree que "debería existir un protocolo en el que algún profesional atendiera a los niños y cuidara de su protección y dictaminara lo más conveniente para ellos desde el momento en el que decide la pareja decida separarse porque creo que los niños no están protegidos y son utilizados y  manipulados totalmente para hacer daño al otro progenitor". 

En el pueblo son muchos los vecinos que no entienden por qué David podía ver a su hijo. Tenía dos. Los niños no querían ver al padre, que iba por el pueblo cada vez más "ido" y con un aspecto "que denotaba que se había abandonado", dicen los que le conocen. Sin trabajo y solo pensando en Laura, preguntaba a todo el que podía para saber donde estaba, incluidos sus hijos. El mayor de edad no quería verle, pero el pequeño estaba con su padre por lo menos dos días a la semana. 

Ahora en Portada 

Comentarios