Martes, 17.09.2019 - 01:53 h
Entrevista en La Sexta con Ferreras

Sánchez veta a Iglesias en el Consejo de Ministros: "Habla de presos políticos"

El candidato a la investidura sí aceptaría a miembros de Podemos en su equipo de Gobierno. Las votaciones en el Congreso caminan hacia el fracaso. 

Sánchez veta a Iglesias en el Consejo de Ministros: "Habla de presos políticos"
Sánchez veta a Iglesias en el Consejo de Ministros: "Habla de presos políticos"

Pedro Sánchez ha dejado claras cuáles son sus condiciones para la investidura de la próxima semana: no quiere a Pablo Iglesias en el Consejo de Ministros. Ni de vicepresidente ni de ministro. "No se dan las condiciones", ha afirmado el candidato elegido por el Rey en una entrevista con Antonio García Ferreras en 'Al Rojo Vivo', de laSexta. "Pablo Iglesias es el principal escollo" para llegar a un acuerdo antes del próximo lunes en el que se inicien los plenos en el Congreso de los Diputados, ha insistido el presidente del Gobierno en funciones. 

Sánchez ha explicado los motivos que le han llevado a vetar a Iglesias. Es la primera vez que lo admite en público, aunque él dice que ya se lo ha dicho a la cara a su teórico "socio preferente". Ha hablado de una razón "política": "Hay políticas de Estado que sacan a la luz las principales divergencias entre Unidas Podemos y el PSOE, como la sentencia del 'procés'". También ha remarcado que Iglesias defiende la presencia de "presos políticos" en España, algo con lo que el líder de los socialistas no está para nada de acuerdo. "No me puedo permitir un vicepresidente del Gobierno que hable de presos políticos", ha añadido, remarcando que su intención es tener un equipo "que defienda la democracia" y que no diga que en España se encarcela a personas por sus ideas.

El candidato a la investidura también ha afirmado en la misma entrevista con Ferreras que un dirigente que defienda el derecho de autodeterminación o que recurra la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña no puede estar en su Consejo de Ministros. Claro y cristalino.

El secretario general del PSOE sí ha aceptado la presencia de miembros "cualificados" de Unidas Podemos en su futuro equipo de Gobierno. Eso no quiere decir que sean necesariamente dirigentes de la formación, sino personas pactadas entre ambas partes de reconocido prestigio. Ha dicho que es una oferta que mantendrá hasta el próximo lunes en el que se inicia la investidura. El único veto, por tanto, es Pablo Iglesias para entrar en el futuro Ejecutivo.

Sánchez ha desvelado que en las cinco reuniones (y una llamada telefónica) que ha tenido con Iglesias desde el 28 de abril se ha hablado de cargos durante el 99% del tiempo. Ha echado en falta, en definitiva, más conversaciones sobre contenidos. El presidente en funciones también ha admitido que en estos contactos Iglesias le ha plantado que Podemos ocupe una Vicepresidencia, el Ministerio de Hacienda, el de Empleo y la Secretaría de Estado de Comunicación.

Sobre las presiones del Ibex 35 de las que habló Iglesias para que Unidas Podemos no entre en el Gobierno Sánchez ha desmentido haberlas recibido. "La única presión es la de mis convicciones", ha dicho para destacar, a continuación, que lo que hay en juego son "desafíos muy importantes" como la justicia social, la vivienda o el cambio climático. "Todo está parado por Unidas Podemos y la derecha", ha concluido. En otro momento se ha referido a la inminente sentencia del 'procés' y al Brexit

Respecto a la actitud de Ciudadanos vetando al candidato a la investisura, Sánchez ha echado de menos un entendimiento con el partido con el que llegó a un acuerdo de Gobierno en 2016. Ha reprochado "el ejemplo que está dando Albert Rivera no contestando a las llamadas del presidente del Ejecutivo en funciones". Les ha pedido una abstención para que el voto de los independentistas no tenga valor.

En otro momento de la entrevista en laSexta Sánchez ha reprochado a Iglesias aprovechar "de forma torticera" sus peticiones a PP y Cs para que protagonicen una abstención patriótica. "Yo no estoy negociando con la derecha, yo tengo muy claro quienes son mis socios preferentes", ha lamentado. También ha destacado que "la pura matemática parlamentaria te lleva a mirar hacia PP y Cs", a quienes les ha pedido el gesto en las votaciones "no por mí, sino por España, ese país al que dicen querer tanto".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios