Lunes, 01.06.2020 - 04:46 h
Sanidad abrió 4 expedientes sancionadores en 2018

Sanofi, Meda, Accord... a la cabeza de los problemas de suministro de fármacos

El sector y Carcedo tienen diferentes versiones sobre el desabastecimiento. El Ministerio destaca que el 50% tiene que ver con la fabricación.

Laboratorios con más incidencias de suministro

La ausencia de medio millar de medicamentos en los estantes de las farmacias españolas se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, las comunidades autónomas, el sector y los pacientes, que tienen diferentes explicaciones para 'justificar' un desabastecimiento que afecta a muchos de los productos más demandados, obliga a importar ya alrededor de una treintena de fármacos imprescindibles y que ha dejado sin alternativas a un buen número de especialidades.

Mientras desde el Departamento que dirige María Luisa Carcedo se apunta a la industria como responsable del desaprovisionamiento y prevé elevar las sanciones a los laboratorios, "que se comprometen a proporcionar determinados fármacos y luego alegan que no pueden o no quieren fabricar más"; las empresas agrupadas en la patronal Farmaindustria señalan los precios a derribo como la causa fundamental del problema, "ya que comercializadores ajenos a las compañías titulares del medicamento lo adquieren en los países con precios bajos para venderlos en los países de precio superior y obtener así un beneficio".

Ante las distintas versiones de los implicados, un informe que elabora semestralmente el Ministerio de Sanidad pone algo de luz a una situación que según la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) tiene que ver, en parte, con el acaparamiento de fármacos de Reino Unido por el Brexit. Mientras, para los responsables del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos se debe en casi en un 50% a las subastas de fármacos en Andalucía, al tiempo que aseguran que los registros de Agencia Española del Medicamento solo reflejan un tercio del desabastecimiento real.

Así, el último boletín de Sanidad publicado este mismo mes destaca 1.332 problemas de abastecimiento de medicamentos en 2018, un 44% más que en 2017, y apunta a los 11 laboratorios que notifican un mayor número de problemas de suministro de gran impacto, incluyéndolos en un ránking que encabezan Sanofi Aventis -14-, Meda Pharma -11-, Accord Healthcare -9- y Merck Sharp & Dohme -7-. Además, destaca que en el último semestre del año pasado se paró la exportación de un buen número de fármacos para evitar el desabastecimiento, se produjo un aumento de las comercializaciones excepcionales y "se iniciaron 4 expedientes sancionadores por faltas relacionadas con el suministro".

Entre las causas de los problemas, Sanidad señala que las relacionadas con la fabricación y la capacidad de los laboratorios suponen el 50% y resalta la alta incidencia, del 19%, de los incidentes de calidad, debido a las alertas surgidas como consecuencia de la detección de impurezas en el valsartán. En concreto, los problemas de capacidad, que se dan cuando las líneas de fabricación no pueden asumir un aumento de la demanda, representan el 26%; mientras que los de fabricación, que tienen que ver con mejoras de instalación, suponen el 23%.

Cuatro problemas de suministro preocupantes

En su informe, Sanidad menciona una situación grave en el suministro de cuatro medicamentos, pese a que se ha puesto en contacto con los laboratorios para que aumenten la producción, ha limitado el número de dosis para que lleguen a más pacientes y ha recurrido al extranjero para adquirir especialidades alternativas. Así, en el caso de Flecainida, un fármaco indicado para el tratamiento de pacientes con taquicardia y arritmias, fue necesario ponerse en contacto con laboratorios con opciones equivalentes para aumentar el número de unidades producidas y, al no poderse cubrir la demanda, se tomó la decisión de frenar las exportaciones y recurrir a la importación.

En cuanto al BCG Intravesical fabricado por Merck Sharp & Dohme y que está diseñado para el tratamiento del cáncer de vejiga, fue necesario reducir el número de viales por paciente a tres ante un desabastecimiento a nivel mundial; mientras que en el caso de la Fludarabina, indicado para la leucemia linfocítica crónica y en el transplante de médula ósea, se produjo una falta de suministro de todos los proveedores con productos similares, por lo que se limitó su uso a pacientes que iban a ser transplantados. Por último, el fármaco Daunoblastina, indicado para la leucemia mieloide aguda  y producido por Pfizer, tuvo que ser adquirirlo en el extranjero.

 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING