Jueves, 18.04.2019 - 16:57 h
En el aniversario del 155

Torra amenaza con lo que sucederá si el TS condena a los encausados del procés

Admite que lo ocurrido tras la declaración unilateral de independencia "no ha transcurrido como queríamos" por "el peso represivo del Estado".

Quim Torra,durante el discurso institucional en el Palu de la Generalitat
Quim Torra,durante el discurso institucional en el Palu de la Generalitat / EFE

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, arremetió este sábado contra la "maquinaria represora del Estado" que justo hace un año aprobó la aplicación del artículo 155 de la Constitución en respuesta a la declaración unilateral de independencia del Parlamento de Cataluña e insistió en que no aceptará "ninguna sentencia que no sea la libre absolución de los encausados" en el juicio contra los encausados por el referéndum ilegal del 1-O del pasado año y del desafío secesionista que se produjo alrededor de esa fecha.

En un discurso grabado para reivindicar la declaración de independencia que hace un año aprobó el Parlamento de Cataluña, Torra manifestó que en su gobierno se sienten "absolutamente ligados y obligados" por esas palabras y el compromiso de "construir un Estado que traduzca en acción y conducta las inspiraciones colectivas".

Admitió que lo ocurrido en Cataluña tras aquella declaración unilateral de independencia "no ha transcurrido como queríamos" porque "todo el peso represivo del Estado español cayó encima del gobierno" que entonces encabezaba Carles Puigdemont, ahora fugado en Bélgica para escapar de las acciones que la Justicia ha emprendido contra él.

"La maquinaria represora del Estado pretendió aplastar la democracia catalana destituyendo un gobierno elegido democráticamente y disolviendo un parlamento con una mayoría independentista que no les gustaba. Con todo, la solución que habían previsto no les salió bien y volvieron a perder unas elecciones que se hacían con las reglas de juego completamente alteradas y con candidatos encarcelados o exiliados", dijo.

Pese a la salida de Mariano Rajoy de La Moncloa y la llegada de Pedro Sánchez con la moción de censura que los propios independentistas respaldaron en el Congreso de los Diputados, Torra sostuvo que "nada ha cambiado en la represión ejercida por el Estado español" y cargó contra el juicio del Tribunal Supremo contra los responsables de intento de independencia.

"Será una farsa", proclamó. "No se trata sólo de un juicio político contra el Gobierno de Cataluña, la mesa del Parlamento y los líderes sociales y cívicos, ni siquiera se trata de un juicio contra los 2,3 millones de catalanes que fuimos a votar el 1 de octubre. Es un juicio contra los millones de catalanes que el día 3 de octubre del año pasado pararon el país para rechazar la violencia y defender nuestros derechos civiles, sociales y nacionales. Que nadie se engañe, es un juicio contra todo el pueblo de Cataluña".

El presidente de la Generalitat aseguró por eso que "no aceptaré ninguna sentencia que no sea la libre absolución de los encausados, el retorno de los exiliados en casa y el fin de todas las causas contra los represaliados". "Si se produce una sentencia condenatoria, nos enfrentaremos con la determinación del 1 de octubre y la fuerza y ​​la solidaridad del 3 de octubre. Cataluña no aceptará nunca que votar sea un delito. O que organizar un referéndum sea un crimen perseguido por el código penal. Ni tampoco que Cataluña no pueda decidir su futuro libremente y democráticamente".

Torra arengó a los catalanes partidarios de la secesión del resto de España con el argumento de que "las cárceles, los exilios, los juicios, los golpes y sus sentencias son las semillas de nuestra libertad". "A cada vez, más deseo de ser libres. A cada amenaza, más voluntad de soberanía. En cada prisión, más solidaridad colectiva".

"Nadie dice que será fácil. Pero volver atrás no es una opción. El compromiso con la libertad, los derechos civiles y la democracia no será nunca la moneda de cambio de ninguna negociación. el derecho de autodeterminación y, por tanto, su ejercicio y el respeto por el resultado que dé no son propiedad de ningún gobierno ni de ninguna circunstancia. Es un derecho del pueblo de Cataluña y no renunciaremos nunca", añadió.

Torra apuntó que "si queremos ganar una libertad que no se nos presenta llana, será necesario que lo hacemos con grandes dosis de organización, inteligencia y carácter" y por ello adujo que "esta es la divisa que guía mi actuación" en el camino hacia la independencia.

"Estimadas y estimados compatriotas, la libertad de Cataluña no será obra del Parlamento, ni de este Gobierno; la libertad de Cataluña os lo habéis ganado vosotros. No renuncie nunca a la su libertad personal y colectiva, defendedla tal como la ha defendido, democráticamente, pacíficamente y radicalmente. Para Cataluña y por la vida", concluyó con un tono solemne.

Ahora en Portada 

Comentarios