Una moda que no para de crecer

La invasión de gente en pijama obliga a un cine de Nueva Zelanda a prohibirlos

Hawera Cinemas ha asegurado que en los últimos meses habían visto como el número de asistentes en pijama era cada vez mayor.

Fotografía de una sala de cine.
Una sala de cine. / Flickr.

Un cine en Nueva Zelanda ha prohibido a los asistentes usar pijamas, pantalones cortos y botas sucias en las proyecciones, en un intento de elevar los estándares de vestimenta de su clientela.

Hawera Cinemas ha asegurado, según publica la 'BBC', que en los últimos meses habían visto como el número de asistentes en pijama era cada vez mayor, así que decidieron publicar en su página de Facebook la prohibición, comentando que esta ropa no fomenta el "ambiente" apropiado.

La publicación del código de vestimenta en el cine ha provocado un acalorado debate en redes sociales.

Kirsty Bourke, gerente de Hawera Cinemas, asegura que en los últimos dos meses el cine ha visto "un aumento de clientes que usan pijamas y clientes usando botas de trabajo y botas de goma sucias, así que, como ya hacen muchos restaurantes y clubes, decidimos adoptar un código de vestimenta".

"El apoyo que hemos recibido es fantástico. Hemos tenido clientes todo el día felicitándonos", añade Bourke. Y, a juzgar por los comentarios en su página de Facebook, son muchas las personas que apoyan que se implante el código de vestimenta.

Aunque, como suele pasar, no todo el mundo está de acuerdo. Algunos creen que el cine debería ocuparse de sus propios asuntos y dejar que cada uno elija lo que quiere ponerse. Pese al animado debate en Facebook, en Hawera Cinemas no han recibido ninguna queja desde que anunciaron la nueva política.

La gerente de Hawera Cinemas advierte  que "si los clientes se presentan en pijama, les negaremos la entrada". Bourke confía en que el cambio no será malo para el negocio, "Creemos que perderíamos más clientes si no adoptásemos un código de vestimenta".  Y se reafirma en el punto de que "los restaurantes y los clubes siempre han tenido códigos de vestimenta, ¿por qué no los cines?"

Pero esta polémica no es algo nuevo, la cadena de supermercados inglesa Tesco ya vivió una situación similar en 2017 que les llevó a autorizar a sus encargados de tienda para poder expulsar a los clientes que se presentasen en la tienda usando pijama, debido a las numerosas quejas recibidas por clientes que usaban ropa de dormir.

Todo estalló cuando uno de esos clientes se quejó públicamente en las redes sociales, diciendo que había encontrado a un cliente "bloody disgusting" en bata, pijama y zapatillas por la tienda.

Tesco pijamas
La imagen tomada por un cliente de Tesco que desató la polémica / Tesco

En respuesta, Tesco alegó: "Muchos de nuestros clientes nos han dicho que se sienten incómodos cuando ven que otros clientes usan ropa inadecuada en nuestras tiendas, estamos tratando de encontrar un equilibrio con el que todos estén contentos".

Pero el movimiento 'ir al supermercado en pijama' sigue vivo, como podemos ver en la cuenta de la influencer Zoella, que compartió con sus más de 11 millones de seguidores en Instagram una foto de ella en el súper en pijama.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios