Jueves, 20.06.2019 - 11:50 h
La alerta del Defensor del Pueblo

"Si no hay reformas, España será un país aún más viejo y con más soledad"

Para el año 2033 uno de cada cuatro españoles tendrá 65 años o más, según ha concluido un análisis del Instituto Nacional de Empleo

Fotos de recurso de ancianos, jubilados, etc.
La alerta del Defensor del Pueblo: Hacia un país "más viejo" y con "más soledad" / Europa Press - Europa Press

Con la natalidad en mínimos históricos y una de las mayores cotas en esperanza de vida, España se enfrenta a un grave problema demográfico del que ha alertado este martes el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán: "Si esto no cambia, caminamos hacia un país más viejo y con más soledad".

Lo ha hecho en el monográfico "La situación demográfica en España. Efectos y consecuencias", que ha presentado en las Cortes con su "Informe Anual 2018" y en el que se repasa la evolución de aspectos como la natalidad, la esperanza de vida, las migraciones, el envejecimiento o la España vacía.

Según él mismo ha expresado en el Congreso, la solución pasa por "hacer reformas con dos exigencias: que satisfagan a las generaciones presentes y que no pongan en riesgo el progreso de las generaciones del futuro". En este sentido, ha trasladado la urgencia de que las administraciones públicas faciliten a los habitantes de aquellas zonas más afectadas por la despoblación, principalmente del medio rural, los servicios básicos que les garanticen sus derechos en igualdad de condiciones que los de la España habitada.

El Instituto Nacional de Empleo ya ha vaticinado que en 2033 uno de cada cuatro españoles tendrá 65 años o más, es decir, doce millones de personas frente a los alrededor de nueve de la actualidad; dentro de 50, la cifra se elevará a cerca de 15 millones. En 2068, casi siete millones habrán cumplido o superado los 80, una cifra que duplica los casi tres millones actuales.

"Nos esperan, en el mejor de los casos, vidas más largas y en mejores condiciones de salubridad, por lo se precisará de unos recursos para este colectivo de mayores", ha subrayado Fernández Marugán.

A esta problemática se une que la tasa de reposición, cuya cifra suele situarse en 2,05 hijos por mujer, está muy por debajo en el caso de España desde 1981, "y no es previsible, al menos a corto y medio plazo, un repunte sostenido". Sin olvidar que el país cuenta con una de las cifras de esperanza de vida más altas del mundo.

Para paliar esta situación, ha realzado el papel de la población extranjera, que ya alcanza el 13 %, y que puede mejorar hasta cierto punto la preocupante situación demográfica.

Además, ha destacado la "actitud abierta" de los españoles con los inmigrantes, incluso tras el notable incremento de las llegadas por vía marítima el año pasado, que "no dio origen a un incremento significativo de la polarización del ambiente social".

"El impacto demográfico de los flujos migratorios en 2018 pone de manifiesto que la migración de reemplazo y el crecimiento vegetativo positivo de la población extranjera contrarrestan la crisis demográfica autóctona", ha incidido Fernández Marugán.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios