Miércoles, 20.11.2019 - 04:48 h
"Hay circunstancias que no puedes prever"

Las empresas europeas ven difícil blindarse ante un Brexit sin acuerdo

Reino Unido pasará, de la noche a la mañana, a ser un Estado tercero sin ningún tipo de tratado comercial con el bloque europeo.

Brexit
Una manifestante contraria al Brexit ante el Parlamento británico. / EFE

Las empresas europeas advierten de que es muy difícil blindarse ante el impacto impredecible que tendría la salida del Reino Unido de la Unión Europea sin un acuerdo de retirada. Las pequeñas y medianas son las peor pertrechadas para un Brexit caótico cada vez más plausible. Si el Reino Unido sale de la UE el 31 de octubre sin acuerdo, el país pasará, de la noche a la mañana, de estar totalmente integrado en el mercado único comunitario a ser un Estado tercero sin ningún tipo de tratado comercial con el bloque europeo.

Tras más de treinta años de libre circulación de bienes, servicios, personas y capitales entre uno y otro lado del Canal de la Mancha, las importaciones pasarán a estar sujetas a aranceles y cuotas, se endurecerán los controles aduaneros y se complicarán los trámites administrativos.

Los exportadores europeos tendrán que superar los controles sanitarios, de seguridad o medioambientales que imponga el Reino Unido, al tiempo que se complicarán la circulación de trabajadores, el transporte o la transferencia de información entre ambas partes, vitales para hacer negocios. Esta ruptura abrupta aumentaría el inevitable coste del Brexit y es el escenario más temido por las empresas europeas, que siempre han reclamado un acuerdo de salida con un periodo transitorio hasta fijar la nueva relación con Reino Unido.

"Para nosotros un Brexit sin acuerdo es la peor opción, pero ya desde hace algunos meses estamos considerando que era muy posible", explica a Efe Luisa Santos, responsable para el Brexit de la patronal europea Businesseurope, quien confía en que "aún puedan encontrarse soluciones". Aunque "las empresas deberían estar más preparadas para este escenario", ya que ganaron tiempo con el aplazamiento de la salida en marzo y la situación política ha elevado el riesgo, "esto no significa que no habrá un impacto negativo", dice. "No importa cuánto se hayan preparado, siempre hay circunstancias que no se pueden prever", insiste.

De hecho, las organizaciones empresariales no se aventuran a poner cifras al golpe, cuyas dimensiones son todavía impredecibles y ante el que es imposible blindarse por completo, según coinciden las consultadas. Esto se debe en buena medida a que, más allá de las empresas que negocian directamente con el Reino Unido, hay muchas que se verán afectadas porque sus cadenas de abastecimiento, proveedores o consumidores, dependen de ese país. Y muchas de ellas ni siquiera lo saben.

El impacto dependerá también de la reacción de los mercados financieros y de cómo avancen la relación Bruselas-Londres tras un divorcio por las malas. "La falta de acuerdo causará perturbaciones en los flujos comerciales a corto plazo y muchas empresas están haciendo lo que pueden para mitigar este impacto. Sin embargo, no creo que ninguna compañía pueda confiar en que está preparada para un no acuerdo a largo plazo", explica Ben Butters, vicepresidente de EUROCHAMBRES, organización que agrupa a las cámaras de comercio europeas.

En principio los mejor preparados son los sectores más expuestos al mercado británico -como la automoción, agricultura, alimentación o productos químicos- y las grandes compañías, mientras que preocupan sobre todo las pequeñas y medianas empresas (pymes), que tienen menos recursos y experiencia en comercio con terceros países.

"La cuestión para las pymes es que difícilmente tienen los recursos para prepararse para diferentes escenarios", explica a Efe Gehrard Huemer, responsable para Brexit de la organización SMEunited, que reúne a federaciones de pymes europeas.

La mayoría de las pymes impactadas forman parte de las cadenas de suministro y "algunas ni siquiera saben que estarán afectadas", explica. El 93 % -añade- tienen entre tres y cinco empleados y no pueden prepararse para una salida sin acuerdo. "No están haciendo mucha planificación. Seguirán haciendo negocios tanto como sea posible y reaccionarán cuando algo ocurra", afirma Huemer, que se dice "sorprendido" por el bajo número de pymes que muestran nerviosismo o buscan asesoría.

Las empresas que sí solicitan ayuda a las cámaras de comercio preguntan sobre todo qué pasará con los procesos aduaneros, el transporte aéreo y marítimo, la autorización de productos, los procedimientos del IVA y las normas de empleo o propiedad intelectual, según explican desde EUROCHAMBRES.

La recomendación es que evalúen el impacto lo mejor posible, y sigan preparándose. "Algunas pueden ser reacias a atravesar este proceso otra vez después de que una salida sin acuerdo se evitase en el último momento en marzo, pero con la situación política en Reino Unido más turbulenta cada día no podemos asumir que este será el caso otra vez", dice Butters.

Aunque no hay cifras exactas, es seguro que un Brexit sin acuerdo elevará de forma importante el coste de comerciar con Reino Unido, lo que podría obligar a ciertas empresas a salir del mercado británico y, en el peor de los casos, a cerrar. Llegado este punto, las pymes confían en que los Gobiernos apoyen las posibles reestructuraciones empresariales y den ayudas si hay despidos, según SMEunited.

Desde Businesseurope, sin embargo, piden que si hay un Brexit duro las instituciones adopten un "enfoque comprensivo", de modo que las que se prepararon no acaben estando en peor situación que las que no lo hicieron. También que "no persigan a las empresas por no cumplir con todo, porque es difícil cuando en algunos casos no se sabe con qué habrá que cumplir", afirma Santos. El deseo compartido por todas, en cualquier caso, es evitar un Brexit por las bravas.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING