Martes, 18.02.2020 - 11:04 h
¿Cambio de modelo de gestión?

¿Por qué 'huyen' los CEO? Año récord de dimisiones entre los directores ejecutivos

Alphabet, HSBC, Samsonite... En 2019 incrementó en un 13% el número de CEO que dejaron sus empresas en EEUU, con un total de 1.640.

Saber hacer críticas constructivas es una cualidad muy importante en un jefe. /  Pexels
¿Por qué huyen los CEO? Año récord de dimisiones entre los directores ejecutivos. / Pexels

Cada vez más CEO 'huyen' de sus empresas. Solo en el último año lo hicieron 1.640 en EEUU, lo que supone casi un 13% más que en 2018, tal y como señala el último informe anual de Challenger, Gray & Christmas, en el que también se señala que es la mayor cifra de salidas de directivos ejecutivos desde que la consultora lleva a cabo el estudio (2002). Entre las empresas afectadas están algunas de las más potentes del país, como eBay, Samsonite, HSBC, Nissan, Nike, Alphabet o United Airlines; así como algunos de los principales medios de comunicación, como Business Insider, NBC o Fortune, tal y como apunta este reciente artículo de 'Thinking Heads'. Pero, ¿qué les pasa a los CEO? ¿A qué se debe este incremento? ¿Existe alguna explicación más allá de un repunte circunstancial? Sí, pero no es solo una.

Por un lado, cabe destacar el cambio de paradigma en el modelo de gestión empresarial que vimos en 2019: el pasado agosto, un total de 181 CEO de las mayores compañías de EEUU firmaron un documento conjunto para renovar la responsabilidad corporativa de sus empresas, comprometiéndose a liderarlas en beneficio de todas las partes implicadas (clientes, empleados, proveedores, comunidades y accionistas), en un intento de romper con el modelo tradicional según el cual solo los inversores participan al 100% de los beneficios de una compañía.

A pesar de ser un compromiso sin mayor capacidad coercitiva que los Acuerdos de París (que no sancionan a ningún país aunque los incumpla), lo cierto es que el consenso alcanzado el pasado agosto en la denominada como 'Business Roundtable' ha supuesto una auténtica revolución en lo que a buenas prácticas empresariales se refiere. Y, entre ellas, destacan dos que han provocado directamente una mayor rotación entre los CEO de las empresas: que la dirección ejecutiva no puede ser un cargo vitalicio y que las empresas deben ser más exigentes a la hora de elegir a sus CEO, especialmente cuando muestren una falta de transparencia evidente o sus intereses entren en conflicto con los de la empresa.

En segundo lugar, hay un elevado número de CEO que han renunciado a su puesto tras muchos años en él, tanto para jubilarse como para dar paso a savia nueva. En este sentido, los directores ejecutivos han empezado a cambiar su rol de cabeza de una franquicia (familiar o en la que lleva muchos años al frente) por el de líder y gestor de una compañía, con movimiento de CEO incluso entre empresas.

Pero hay otro factor relativamente desconocido que ha podido influir en esta alta rotación de los CEO, según concluye el informe: "Tras el movimiento #MeToo, las empresas estaban decididas a responsabilizar a los CEO por sus decisiones erróneas en materia de conducta profesional y personal, creando estándares éticos más altos a alto nivel. Lo que pudo haber pasado desapercibido o minimizado en el pasado ya no era pasado por alto por las juntas, los accionistas o el público en general en 2019".

"Dicho esto, la mayoría de estas salidas se realizaron en circunstancias poco notables. Muchos CEO se retiraron de sus cargos después de un largo período, dejando a la compañía en relativamente buena forma. Otros se fueron porque sus perfiles eran demandados y se les abrieron nuevas oportunidades. Aún más, los tremendos avances tecnológicos y los cambios en el comportamiento del consumidor empezaron a exigir un nuevo liderazgo".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING