Viernes, 13.12.2019 - 03:51 h
Nec Otium

Economía ecológica: condonar deuda soberana a cambio de salvar delfines

Una innovadora iniciativa permitirá a las islas Seychelles ahorrarse 22 millones de dólares a cambio de crear un ecosistema protegido.

La mayor parte del territorio de las Seychelles es mar / Pixabay
La mayor parte del territorio de las Seychelles es mar / Pixabay

En su definición más elemental, la economía no es más que la gestión de los recursos disponibles. El dinero, por tanto, es sólo un instrumento creado para dotar uniformemente de un valor a esos recursos. Por eso, hay veces en las que resulta más fácil prescindir de las complejidades financieras para lograr gestionarlos eficientemente, especialmente si hablamos de algo tan crucial para el planeta como es la diversidad ecológica. Y así es exactamente cómo ha nacido una de las ideas más innovadoras de los últimos años: condonar parte de la deuda soberana de las Seychelles a cambio de crear enormes ecosistemas protegidos para salvar a los delfines de la extinción, tal y como recoge  The Guardian.

Y no sólo a ellos; el plan para la creación de estos 'parques acuáticos' contempla la protección de numerosas especies en peligro, tales como el atún, la tortuga o el frágil coral. Para ello, Seychelles destinará el 15% de sus aguas a este fin, mientras que el objetivo es que esta extensión se convierta en el doble de cara a 2021. Una reserva ecológica por la que Reino Unido, Francia, Bélgica e Italia han acordado condonar parte de la deuda soberana contraída por las islas. En concreto, 22 millones de dólares, cantidad muy importante para un país que vive asfixiado por los pagos a naciones extrajeras y que, además, de este modo lograría preservar la base de su economía: el turismo y la pesca.

Los delfines serán los grandes beneficiados de la iniciativa / Pixabay
Los delfines serán los grandes beneficiados de la iniciativa / Pixabay

Los efectos del cambio climático

El problema es que los efectos del cambio climático acelerados por la acción del hombre empiezan a hacer mella incluso en latitudes tropicales. Hace dos años, la gran reserva coralina de Seychelles no soportó el aumento de temperatura en sus aguas y, desde entonces, se ha convertido en un cadáver kilométrico incapaz de albergar vida. Y, precisamente, su recuperación es uno de los objetivos clave del proyecto, junto al control de la sobrepesca y la muerte masiva de delfines, tiburones y tortugas cuando caen atrapados en las redes de los pescadores.

Aunque las islas más norteñas también forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, la genuina biodiversidad de las Seychelles se concentra en el archipiélago de Aldabra, donde más de 74.000 kilómetros cuadrados están reservados para la construcción de espacios de conservación. Mientras, otros 134.000 metros cuadrados también estarán protegidos en el resto del país. Todo ello gracias a la participación de The Nature Conservancy (TNC), una ONG que ha negociado con los países acreedores el descuento en la deuda soberana del país a cambio de llevar a cabo este plan. Es más, TNC ha reunido de sus donantes cinco millones de dólares con los que ha liquidado parte de la deuda y ha finiquitado los intereses asociados a ella que Seychelles debía pagar anualmente.

Leonardo
Leonardo DiCaprio.

Leonardo DiCaprio, entre los impulsores

Una iniciativa que ha captado a varias celebridades comprometidas con el medio ambiente. Por ejemplo, el actor Leonardo DiCaprio ha donado un millón de dólares a través de su fundación para minimizar la deuda soberana de Seychelles e impulsar así el plan de conservación: “Estos espacios implican que todas las especies que viven en esas aguas o emigran a ellas están ahora muchísimo más protegidas de la sobrepesca, la polución y el cambio climático”. Sin embargo, también existen detractores de la iniciativa. En especial, los propios isleños, quienes consideran que puede suponer una seria amenaza a su sustento Las restricciones de pesca preocupan, y mucho, a los trabajadores portuarios.

Por otra parte, hay quienes directamente consideran que la medida no se llevará a término. O, al menos, no en su totalidad, ya que en las últimas cuatro décadas se han propuesto -e incluso aprobado- varios planes similares que jamás se llevaron a término. Un escepticismo acrecentado por la futura construcción de la base militar de la India en la isla de Asunción, a escasos 20 kilómetros de Aldabra y que previsiblemente colisionará frontalmente con la creación de espacios protegidos. Tanto como la presencia de la industria petrolera en la zona, la cual estima que las Seychelles, además de ser una de las reservas naturales más valiosas del planeta, alberga bajo su fondo marino un auténtico tesoro de brea.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING