Lunes, 15.10.2018 - 19:49 h
Monetizando el absurdo

El difícil reto de hacer dinero con los gifs: beneficios tras 5 años y 150 millones

Tras cinco años en el mercado y una inversión de 150 millones de dólares, la biblioteca de animaciones Giphy empieza a dar beneficios.

Algunos de los gif que se encuentran hoy en Giphy.
Algunos de los gif que se encuentran hoy en Giphy.

Hay negocios arriesgados, en los que los inversores se muestran reacios desde el principio por el modelo que proponen. Y luego está este: montar una startup para crear gifs. Giphy, la conocida web de creación de imágenes animadas, ya tiene un plan para empezar a generar beneficios a medio y largo plazo; sólo han hecho falta cinco años y una inversión de 150 millones de dólares para conseguirlo, tal y como recoge este artículo de Inc.

Aunque su modesta sede esté ubicada en Nueva York, menos de un centenar de personas repartidas por todo el país trabajan para sacar adelante un proyecto que, hasta ahora, no ha dado los resultados esperados. Eso sí, es cierto que el uso de gifs se ha extendido hasta el punto de que los usuarios de Twitter, Facebook, Instagram y la mayoría de las redes sociales suelen postear o comentar cada vez más con este tipo de imágenes animadas. Es más, en 2014 la prestigiosa revista Time quiso homenajear a esta simple herramienta informativa -y, de paso, mostrar que sigue siendo una referencia mundial- siendo el primer medio de la historia en llevar un gif a su portada.

Un negocio con el 10 por ciento del tráfico de búsqueda de Google

Y en ese mercado de vídeos de seis segundos que empieza a ser gigante, Giphy tiene una posición predominante: gracias a su vasta base de datos, actualmente cuenta con el 10 % de tráfico de búsqueda mundial de Google. Sin embargo, esa incidencia en internet apenas se traduce en resultados económicos, ni siquiera con los 150 millones recaudados en rondas de financiación, por lo que desde la compañía alientan a sus propios empleados a buscar nuevas líneas de negocio experimentales, como crear cuadros que soporten gifs o impresoras capaces de imprimirlos.

La última inyección económica llegó a finales de 2016, por lo que Giphy empieza a sentir la presión por obtener resultados a corto plazo. Por eso, además de ser un complemento idóneo para los tuits, desde la compañía empiezan a apostar por un perfil más profesional: desde hace dos años, un estudio creativo ubicado en Los Ángeles con una veintena de empleados se encarga de proporcionar gifs personalizados a las grandes marcas. “Vemos la comunicación audiovisual como el futuro del modo en el que todos hablamos, así como una manera de hacer que todos seamos más expresivos y divertidos. Ahora bien, ¿puede ser un negocio?”, se pregunta Adam Leibsohn, director de operaciones de Giphy.

Asociarse con las grandes marcas

El estudio de Los Ángeles ya empieza a proporcionar ingresos, pero sobre todo es una vía para establecer acuerdos con grandes marcas de cara al futuro. La idea es crear animaciones breves para éstas y promocionarlas a través del portal de Giphy para que “la gente utilice este contenido para expresar sus emociones”. Y, aunque parezca una apuesta arriesgada, hay algún ejemplo que pueden ser significativo: algunas series de televisión ya están utilizando esta plataforma para promocionar episodios o temporadas, como por ejemplo la popular Stranger Things, que ha utilizado 32 vídeos cortos con Trece (Millie Bobby Brown) como reclamo.

“Hay muchas marcas usando Giphy de manera orgánica, como Nike y mucha gente está haciendo contenidos realmente buenos. Es una señal de que es un buen momento para hacer un esfuerzo proactivo y convertir el uso de una marca en promoción [pagada] de un negocio”, explica Alex Magnin, tesorero de Giphy. De hecho, la compañía lleva probando desde hace medio año un modelo de pago por uso y, ahora, empieza a ponerlo a disposición de los nuevos usuarios que se registran. Eso sí, probablemente pase un tiempo hasta que se vean los ansiados resultados.

Ahora en Portada 

Comentarios