Trabajadores de recogida de basura no descartan una huelga en julio si sigue "bloqueado" el convenio

El comité de empresa de la UTE Ascan-Geaser, del Grupo Sadisa y concesionaria del servicio de limpieza viaria y recogida de basuras en Santander, no descarta convocar medidas de presión, entre ellas la huelga, si para el próximo mes de julio la negociación del convenio colectivo sigue "igual de bloqueada" que ahora.

Trabajadores de recogida de basura no descartan una huelga en julio si sigue "bloqueado" el convenio

Por lo pronto, los representantes de los trabajadores se han reunido este lunes con el concejal de Medio Ambiente de la ciudad, Ignacio Quirós, para exponerle la situación en la que se encuentran y pedirle la mediación del Ayuntamiento, con el fin de tratar de evitar un nuevo "conflicto" después de que la dirección les haya trasladado que "no puede asumir mantener el poder adquisitivo de los trabajadores durante los próximos cuatro años .

El objetivo de la plantilla es, según ha explicado a Europa Press el presidente del comité, José Ramón Hoz (USO), intentar que no se repita la situación vivida hace cuatro años, con movilizaciones y paros en pleno julio, coincidiendo con las fiestas de la Semana Grande de Santander y una gran afluencia de visitantes y turistas en la capital cántabra.

Ahora, el comité, que también había solicitado entrevistarse con la alcaldesa, ha pedido a Gema Igual que "no espere tanto" como su antecesor en el cargo, Iñigo de la Serna, que en 2013 citó a ambas partes para mediar y buscar una solución "el mismo día" en que se iniciaba la huelga.

Hoz ha indicado a esta agencia que los empleados de la UTE -que también se encarga de la limpieza de playas, desratización y alcantarillado en la ciudad- no quieren llegar al mismo extremo que hace cuatro veranos, pero tal "como va la cosa", no descartan que haya paros, que coincidirían de nuevo con las vacaciones estivales y los festejos patronales.

"ATASCADO"

De forma previa a esa huelga, y de no reconducirse la situación actual, el comité baraja convocar a principios de julio una concentración en la Plaza del Ayuntamiento, para que les reciba la regidora municipal y que "intervenga" en el conflicto con la dirección de la empresa por la negociación de un nuevo convenio colectivo para los próximos cuatro años, proceso que está "atascado".

A esta situación se ha llegado tras cuatro meses de negociación, cuando la empresa les ha comunicado que "no puede asumir mantener el poder adquisitivo de los trabajadores durante los próximos cuatro años", ni tampoco asegura la renovación de los contratos.

En este sentido, Quirós -que se ha comprometido a facilitarles datos del contrato de los que no disponen- ha confirmado al comité que el Ayuntamiento no ha aplicado la revisión de precios prevista tras la adjudicación del servicio y el inicio del contrato, en septiembre de 2013.

Y no lo han hecho, según ha explicado el edil, porque en el Consistorio están "a la espera" de conocer una sentencia judicial, después de que otra empresa de servicios externalizados haya presentado demanda sobre este asunto. Esta noticia ha provocado una "desazón" entre los portavoces de la plantilla, porque hasta que se conozca el fallo y éste sea firme pueden pasar "años".

Hoz ha señalado que aunque no debería afectarles dicha revisión de precios y la subida del canon que conlleva, la empresa se lo repercute a los trabajadores y no se compromete a aplicar subidas salariales. Al contrario, aplica "recortes", se queja el sindicalista, para denunciar la propuesta de rebajar las pagas extra y pluses por antigüedad o nocturnidad.

En este sentido, los trabajadores se oponen a seguir perdiendo poder adquisitivo después de cuatro años de congelación salarial y una rebaja de sus tablas en 2013, del 2,9%.

A ello se suma el hecho de que no se garantice el puesto a la treintena de trabajadores con contrato de sustitución -y que trabajan el 75% de la jornada anual- después de que la empresa haya "destruido" unos 40 puestos fijos en cuatro años, y tenga previstos otros tantos por de jubilaciones.

Con ello, según cálculos del presidente del comité, la plantilla que comenzó con 345 trabajadores -327 de ellos fijos y el resto con contrato relevo- se puede "quedar en algo más de 250" empleados.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios