Ascenso del peronismo 

Argentina celebra elecciones y Santander, Telefónica, BBVA o Prosegur 'tiemblan'

El hasta ahora presidente, el liberal Mauricio Macri, vio cómo las primarias de agosto dieron una victoria contundente a su rival Alberto Fernández.

De izquierda a derecha, Alberto Fernández, Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner
De izquierda a derecha, Alberto Fernández, Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner. / EFE

¿Habrá tsunami político en Argentina? La segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que se celebran este domingo en el país, puede dar de nuevo las llaves de la Casa Rosada al peronismo cuatro años después. Todo se pone cuesta arriba para el hasta ahora presidente, el liberal Mauricio Macri, desde el pasado 11 de agosto cuando las primarias obligatorias dieron una victoria contundente a su rival Alberto Fernández. Los inesperados 16 puntos de diferencia entre uno y otro (47,79% frente a 31,80%) provocaron al día siguiente una tormenta financiera y una intensa devaluación del peso. Valores españoles con una importante exposición al país, como son BBVA, Santander, Telefónica, Naturgy, Mapfre, Dia y Prosegur 'tiemblan' con la sola idea de que el populismo regrese al poder.

Los mercados vienen cotizando la expectativa de que Fernández alcance el gobierno desde agosto, y "las compañías con presencia en el país vienen provisionando su exposición económica en la zona, donde la economía no remonta desde hace años", explican desde la consultora de análisis de Mercados, MacroYield. La elección de Macri supuso en su momento un importante revulsivo alcista para los mercados, pero las decepciones fueron sucediéndose.

El país se vio abocado al salvamento del FMI, a tasas de inflación por encima del 50%, a la caída en picado del peso, provocando una gran desconfianza entre los mismos inversores que años antes lo habían recibido con los brazos abiertos. El año pasado el organismo, concedió un préstamo por 57.000 millones de dólares a Buenos Aires de los que ya ha desembolsado 43.900 millones. El siguiente tramo lo mantiene en suspenso hasta tener más claridad respecto a las decisiones que pudiera adoptar el próximo gobierno.

Cinco firmas del Ibex expuestas

Una de las firmas del Ibex 35 más expuesta a Argentina es BBVA, cuya filial allí, Banco Francés (del que posee un 66%), ya registró unas pérdidas de 266 millones de euros el año pasado a raíz de la crisis de las divisas emergentes, la hiperinflacción, el delicado escenario económico y político y el rescate por parte del Fondo. Ese resultado lastró las cifras de la entidad vasca en América del Sur un 31% (a tipos de cambio corrientes) hasta los 591 millones de euros.

Ese escenario tan complejo también golpeó el pasado ejercicio a Telefónica, presente en el país desde la privatización de los servicios telefónicos a comienzos de los noventa. En su caso, el terremoto argentino ya la llevó el año pasado a rozar sus mínimos del siglo (del año 2002) por debajo de la cota psicológica de los 7 euros por título -un nivel que volvió a perder este verano en medio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. A cierre de 2018, la operadora gestionaba más de 23,9 millones de accesos en el país, donde obtuvo unos ingresos de 2.315 millones el año pasado, casi el 5% de los que registró en conjunto en ese ejercicio. La fuerte devaluación del peso y la incertidumbre llevaron al grupo a posponer la salida a bolsa de su filial en el país.

En lo que respecta a la filial argentina del banco presidido por Ana Botín, Santander Rio, registró el año pasado un EBITDA (beneficio antes de impuestos, tasas, depreciaciones y amortizaciones...) de 185 millones de euros, que equivale al 1% de los 14.776 millones que el grupo obtuvo en conjunto. Según consta en su Informe Financiero Anual de 2018, la entidad cántabra cuenta con algo más de 3,7 millones de clientes en país, donde ostenta un 10% de la cuota de mercado.

En el caso de Naturgy, la compleja coyuntura llevó a su filial en el país (Gas Natural BAN, participada en un 70% por la española) a registrar unas pérdidas de 38 millones de euros en 2018. La presencia de la energética allí también se remonta, como en el caso de Telefónica, a principios de los 90. En concreto, distribuye gas natural a 30 municipios al norte y oeste de Buenos Aires en la que es la mayor área industrial argentina. Además, se ha convertido en la segunda firma del sector en el país por número de clientes.

La hiperinflación argentina también golpeó con fuerza a los últimos resultados anuales de Mapfre, que redujo en 17,6 millones de euros después de impuestos, lo que rebajó su resultado atribuido neto hasta los 1,2 millones. La aseguradora se introdujo en Argentina a finales de los ochenta y actualmente opera en seguros de autos y hogar, en los que su cuota de mercado en ese territorio alcanza el 1,9%.

Fuera del Ibex 35, firmas como Dia (la distribuidora española posee un 95% de su filial en el país) y Prosegur también tienen presencia en Argentina. La cadena de supermercados es la primera en Argentina por número de establecimientos (cuenta actualmente con más de 900 tiendas en el país, 400 de ellas en Buenos Aires y su provincia). En el caso de Prosegur y, pese a que no detalla las cifras por países, en su cuenta de resultados sí concreta que el mercado iberoamericano concentra el mayor nivel de facturación, con unas ventas que alcanzan los 1.036 millones de euros en el primer semestre de este año, frente a los 868 millones en Europa. Este hecho llevó a Prosegur a perder 400 millones de euros de capitalización (un 18%) en apenas dos sesiones tras el resultado de la primera vuelta electoral.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING