Los germanos se triplican en bolsa

El Borussia gana al Manchester en bolsa: el mercado prefiere jugadores a títulos

La revalorización de las acciones de equipos como el alemán dejan en entredicho la política de adquirir a cualquier precio de los grandes clubes.

(Perfil) Borussia Dortmund, un invicto con gusto por el fútbol de toque
El Borussia golea al Manchester: el mercado prefiere la 'cantera' a los títulos. / EFE

La fuerte subida en bolsa del Borussia de Dortmund tras la venta la del extremo reconvertido Christian Pulisic al Chelsea por 64 millones de euros, fue la confirmación de un modelo de negocio futbolístico que cuenta con el respaldo de los inversores. Curiosamente, en los últimos años los equipos de fútbol que mejor lo han hecho en bolsa no han sido los que más títulos han ganado, sino los que más jugadores han vendido.

Entre los relativamente pocos clubes que están en el mercado se puede distinguir un patrón que los divide en dos modelos de negocio. Por un lado, aquellos que apuestan por jugadores jóvenes (entre canteranos y adquisiciones) que luego son vendidos por altos precios. A este grupo se ajusta como anillo al dedo (entre los que cotizan en bolsa) el Borussia de Dortmund o el Ajax de Ámsterdam y quizás, no tan marcado, el Olympique de Lyon. El desempeño en bolsa de estos primeros ha sido sobresaliente en los últimos años, hasta triplicar su valor.

Para que haya unos clubes que venden a precios altos es necesario la otra parte de la ecuación, los que compran. En este sentido, equipos como el Manchester United, el Fenerbache o el Besiktas (los dos anteriores un poco venidos a menos) representan el otro patrón del negocio en el mundo de los clubes que cotizan en bolsa. El resultado de este arquetipo económico, opuesto al anterior, es que es mucho menos preferido por los inversores. Una tendencia que se demuestra por la pobre rentabilidad que han ofrecido los ingleses y la caída a la mitad del valor de los turcos.

Un inversor que allá por 2014 decidiese invertir hasta 10.000 euros en cualquiera de los equipos de fútbol que cotizan en bolsa, habría tenido una evolución muy distinta de poner en su balanza solo la consecución de trofeos. Desde dicho año, el United ha ganado una FA Cup, otra Copa de la Liga, una Community Shield, una Copa de la Uefa y un subcampeonato de la Premier, pero los 10.000 euros de sus accionistas valen hoy poco más de 12.200 euros. Por su parte, dicha cantidad se habrían convertido en más de 28.000 euros de haberse decidido a comprar títulos del Borussia, aunque solo haya ganado una Copa de Alemania desde entonces. La cifra alcanzaría los 23.900 euros de apostar por el Ajax o cerca de 20.000 euros de hacerlo por el Olympique de Lyon.

La diferencia abismal entre la rentabilidad que ofrecen los títulos (nunca mejor dicho) de unos y otros se explica desde el punto de vista operativo. La clave está en que las inversiones (los fichajes) deben generar una corriente de ingresos (publicidad, taquilla, televisión o venta de jugadores) que las haga rentables. Una realidad que explica a la perfección la evolución del Manchester United, Borussia o Ajax.

Los clubes de fútbol como empresas

Esa parte de rentabilidad que la falta al Manchester no se dio bajo la tutela de José Mourinho en los últimos años, ya que el alto volumen de inversiones no tuvieron el resultado deseado. La llegada del portugués supuso un punto de inflexión para las finanzas del club, ya que incrementó el gasto operativo en un 30% y los salarios pagados hasta en un 27%. Pese a ello, no se generó la suficiente corriente de ingresos hasta el punto de que el ebitda ajustado que ha presentado el equipo se redujo considerablemente en 2018, en el que marcó 177 millones de libras frente a los 199 de 2017. Por ello, no resulta sorprendente que desde su salida del club las acciones se hayan revalorizado hasta un 9,3%.

Por el contrario, el Borussia si ha conseguido obtener una fuente de ingresos estables para beneficio de sus accionistas. La política de comprar barato y vender caro ha funcionado a la perfección en la firma como ha quedado demostrado, una vez más, con la venta de Pulisic. De hecho, el equipo germano ha obtenido algo más de 350 millones de euros en los últimos tres años tras vender al propio Pulisic, Aubameyang, Dembele, Mkhitaryan (al United), Gundogan y Hummels. Además, todavía tienen en la recámara otra joya, Jadon Sancho, por el que pagaron algo más de 200.000 euros y que ahora ya vale más de 70 millones, según Transfermarkt.

Los buenos tiempos que vive el Borussia, tanto en lo deportivo como en lo económico, tiene como precedente al Ajax. El equipo holandés cotiza en la actualidad en máximos históricos después de una larga historia de ventas multimillonarias que van desde jugadores como Vermaelen, Eriksen, Sneijder o Van der Vaart hasta cracks de nivel mundial del nivel de Ibrahimovic o Luis Suarez. Ahora, el equipo podría tener otro impulso alcista si es capaz imponerse al Real Madrid en los octavos de final de la Champions League.

Por último, queda el caso de la Juventus y Cristiano Ronaldo. El equipo italiano es una de las pocas excepciones del sector en cuanto a desembolso y retorno para los accionistas, en especial desde la llegada del astro portugués. Pese a los Scudettos consecutivos y ser un fijo entre los mejores de Europa la acción no subió con fuerza hasta la llegada de Ronaldo. Un hecho que pone de relieve la importancia del jugador a la hora de generar ingresos para el equipo al que pertenece.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios