Tras invertir 24 millones en agosto

D.E.P. Sniace: Vallina (TSK) y Revuelta (Naturhouse) caen pillados en su rescate

La papelera cántabra invoca la liquidación tras la espantada de su socio en cogeneración eléctrica por el 'tarifazo' del Gobierno.

García Vallina y Félix Revuelta, los dos grandes 'mecenas' de Sniace
García Vallina y Félix Revuelta, los dos grandes 'mecenas' de Sniace

Nadie quería poner un euro. Los inversores se hicieron los remolones el verano de 2019 a la hora de recapitalizar Sniace con 32 millones de euros en una ampliación, que fracasó por incompleta porque solo se recaudó el 75% de lo previstos. Siguió adelante, no obstante, permitiendo el rescate de la empresa de Torrelavega gracias a la participación en segunda y tercera vuelta de la ampliación de dos millonarios: Sabino García Vallina, fundador de la ingeniería TSK y accionista histórico de Duro Felguera, y Félix Revuelta, fundador y dueño de Naturhouse.

A estas dos fortunas no las ha sonreído la suerte esta vez. Los dos empresarios se hicieron con el 29,9% y 15,8% del capital de la empresa en agosto tras desembolsar 24 millones de euros en la empresa que ahora se han esfumado. Sniace ha terminado bajando la persiana y solicitará su cese y liquidación al juzgado después de la situación sobrevenida por la puesta en marcha del nuevo marco de tarifas eléctricas a la producción, según anunció el jueves por la tarde.

El ‘tarifazo’ eléctrico ha provocado la espantada de su socio Cogen Energía España, filial del grupo noruego Arendals Fossekompani y especialista en operar plantas de cogeneración eléctrica a partir de gas. Los nórdicos llevan también las riendas de las minicentrales de DYC (Segovia), Ercross (Tarragona) y Kanuf (Navarra), pero con Sniace (Cantabria) han dado el primer portazo al sector.

Según Cogen, el nuevo marco regulatorio iba a provocar este ejercicio unas pérdidas en esta planta de Sniace de más de nueve millones de euros, en línea con las estimaciones hechas por de la Asociación Española de Cogeneración (Acogen). que ha mostrado su "preocupación" ante "el brusco e inesperado" ajuste propuesto en la retribución del sector, estimado por la patronal en unos 450 millones de euros y que llevará a las empresas, con sus presupuestos cerrados, a "'números rojos'".

Golpe a Torrelavega

Torrelavega se quedará sin 440 empleos dependientes de forma directa de la fábrica, un impacto de grandes dimensiones para la localidad cántabra. Tanto García Vallina como Revuelta perderán el dinero que pusieron en la compañía el pasado agosto tras comprar 244 millones de acciones a 0,1 euros cada una. La CNMV mantiene suspendida la cotización en bolsa de Sniace desde el miércoles a 0,046 euros después de que la compañía revelase los problemas críticos para afrontar su deuda como, según la prensa local, las nóminas de los trabajadores.

Sus acciones no volverán a cotizar si sigue adelante el proceso de concurso y liquidación de la empresa. Sniace emprendió un plan de transformación tras un cierre productivo de tres años y, después de superar en 2015 el concurso de acreedores que había presentado en 2013, volvió a cotizar en marzo de 2016 en la Bolsa española. Sus acciones se recuperaron animadas por los nuevos planes de producción de energía y el cambio de producto de celulosa hacia la pasta viscosa, con mayor salida comercial. Sin embargo, sus dos líneas de actividad se han sumido en los números desde el verano y han provocado el cierre.

En un comunicado enviado a la CNMV, Sniace reconocía la imposibilidad de hacer frente a la deuda con sus acreedores. "El consejo de administración, ante la imposibilidad de hacer frente a los compromisos de pago derivados del convenio de acreedores de Sniace y de sus dos sociedades participadas Celltech, S.L.U y Viscocel, S.L.U ha acordado proceder durante el día de mañana, a solicitar al juzgado la liquidación de las citadas compañías", sentenció.

Sniace tenía pasivos con acreedores que superan los 41 millones de euros. De enero a septiembre de 2019, sus últimas cuentas publicadas, la compañía registró unas ventas de 57,8 millones de euros, un 18% más que el año anterior, aunque seguía perdiendo dinero. Su ebitda (resultado bruto de explotación) era negativo (-3,7 millones) tras reducirse en un 18%, mientras que sus pérdidas netas se multiplicaron por cuatro (+327%), hasta los 11,3 millones de euros, según su informe financiero.

"Una vez se dicte por parte del juez competente el auto de liquidación, se producirán los efectos previstos en los artículos 145 y siguientes de la Ley Concursal, lo cual implicará para Sniace, entre otros, (i) la suspensión del ejercicio de las facultades de administración y disposición sobre su patrimonio; (ii) el nombramiento de administradores concursales; (iii) el vencimiento anticipado de los créditos concursales aplazados; y (iv) el inicio de las operaciones de liquidación", añade la empresa en despedida. Descanse en paz.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING