Del 25 y el 15%, respectivamente

EEUU vuelve a la guerra: ahora impondrá aranceles al acero y el aluminio de la UE

La Comisión Europea denunciará al país norteamericano ante la OMC e impondrá medidas de "reequilibrio" para proteger su industria. 

Donald Trump lima asperezas con China
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / EFE

Estados Unidos inició hoy una guerra comercial con sus socios, aliados y competidores al anunciar el Departamento de Comercio la suspensión de la exención a la imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio de la Unión Europea, Canadá y México, una decisión que dispara las tensiones comerciales y anticipa represalias de sus socios.

"Hemos decidido no ampliar la exención para UE, Canadá y México, por lo que estarán sujetos a los aranceles del 25% y 10% al acero y el aluminio", indicó el secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, en conferencia telefónica con los periodistas horas antes del vencimiento del plazo anunciado.

Los aranceles entrarán en vigor este viernes, 1 de junio, la misma fecha en la que la Comisión Europea denunciará a Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio y además impondrá "medidas de reequilibrio" para proteger a su industria. "Estados Unidos no nos deja otra opción que proceder con una disputa ante la OMC y con la imposición de aranceles adicionales en una serie de importaciones de EEUU", anunció el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, en un comunicado.

La Unión Europea y Japón advirtieron conjuntamente que los aranceles a los coches y piezas de automóvil importados provocarán "turbulencias graves" en los mercados internacionales en caso de aplicarse. La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, y el ministro japonés de Economía, Comercio e Industria, Hiroshige Seko, indicaron en un comunicado que "podría conducir a la desaparición del sistema multilateral actual", basado en las reglas de la Organización Mundial del Comercio.

También el Gobierno de México anunció que responderá "ante los aranceles impuestos por Estados Unidos e impondrá medidas equivalentes a diversos productos como aceros planos (lámina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco", informó la Secretaría de Economía (SE) en un comunicado. Los aranceles mexicanos -que también contemplarán embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos y diversos quesos- se aplicarán "hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación".

Un portavoz del Gobierno británico declaró que el Reino Unido está "profundamente decepcionado" con la decisión de EEUU de suspender la exención de aranceles sobre el acero y el aluminio de la Unión. "El Reino Unido y otros países de la Unión Europea son aliados cercanos de Estados Unidos y deberían estar completa y permanentemente exentos de las medidas estadounidenses sobre el acero y el aluminio", señaló ese portavoz. "Estamos bailando al borde del precipicio", y esta situación "necesita mucho control para mostrar a Estados Unidos que se equivoca, que toma el mal camino y que es urgente buscar soluciones de fondo", declaró a la prensa el responsable francés de Comercio Exterior, Jean-Baptiste Lemoyne, en la reunión de la OCDE.

En Berlín, el Gobierno alemán expresó su rechazo a la decisión de EEUU y afirmó que la respuesta a ello procederá de una "Europa unida". "Nuestra respuesta al 'America First (Estados Unidos primero)' sólo puede ser la de 'Europa unida", aseguró en un comunicado el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, para añadir que la UE está "preparada" para reaccionar a ello con las "medidas adecuadas".

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo (PE), Antonio Tajani, también se mostró "decepcionado" y advirtió que la Unión Europea responderá con "todas las herramientas a su disposición". "Apoyamos a nuestros trabajadores e industria europeos y responderemos con todas las herramientas disponibles para defender nuestros intereses", afirmó Tajani en un mensaje en la red social Twitter.

La patronal europea del acero, por su parte, dijo que "la UE tiene que actuar rápidamente en su propio interés para defender el mercado interior (...) del impacto del acero desviado desde la frontera con EEUU hacia el mercado abierto de acero más grande del mundo: Europa", según el director general de Eurofer, Axel Eggert. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING