El Parlamento rechaza el plan

La libra se enfrenta a su encrucijada: hay temor a un desplome si May se queda sola

El Parlamento ha vuelto a dar la espalda a May y rechaza su nuevo acuerdo con Bruselas votará mañana si va hacia el Brexit desordenado

La libra, ante una encrucijada por el Brexit
La libra, ante una encrucijada por el Brexit

La libra se enfrenta a la mayor encrucijada desde que el Reino Unido se decantó por el Brexit en el referéndum celebrado en junio de 2016. Ahora ha llegado la hora de la verdad y la moneda británica se está viendo envuelta en una vorágine de volatilidad que, eso sí, se mantiene en zona de máximos de 22 meses en su cruce frente al euro (1,17). La reacción inicial ha sido bajista -hasta 1,158 euros por libra- al rechazo del Parlamento, pero la debilidad de la posición del Gobierno May hace extremar la cautela del mercado ante la posibilidad de elecciones en Reino Unido. Lo que suceda con la libra esterlina será esencial para la economía española: somos el país más expuesto en términos de empresa dentro del euro y aquél en el que las compañías con más peso del Ibex 35 tienen un porcentaje mayor de sus ingresos con origen allí.

El mercado tiene claros, en principio, los dos caminos que la libra puede seguir en adelante. El más optimista apostaba por un 'sí' del Parlamento británico esta tarde al acuerdo logrado por Theresa May y Bruselas. La primera ministra y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, firmaron el lunes por la noche un nuevo pacto para incluir garantías legalmente vinculantes al acuerdo de salida de la Unión Europea en relación a la frontera irlandesa, tal y como había encargado a May el Parlamento británico.

El nuevo texto no aporta muchas novedades pero sí una 'salida digna' a los diputados que se pronunciaron en contra el pasado mes de enero, en opinión de IG Markets. De producirse este escenario, los expertos de Monex Europe calculan que la libra podría revalorizarse otro 2,6% en su cambio frente al euro, hasta las 1,20 unidades; y un 2,4% adicional en relación al billete verde, lo que situaría la libra por encima de 1,35 dólares.

La segunda opción, que es la que se descuenta en buena medida en el mercado, apunta a un rechazo del Parlamento a la nueva hoja de ruta de May. En ese caso, la Cámara deberá decidir mañana si opta por una salida de la UE sin acuerdo, el llamado Brexit duro. De decantarse por esta vía (que ha ido perdiendo peso conforme avanza el tiempo) los expertos dan por hecho un desplome de la libra.

Raúl Álvaro y Antonio Castelo, de iBroker, consideran que este poco probable escenario llevaría de inmediato a la libra a hundirse más de un 8% a niveles de entre 1,21 ó 1,20 dólares casi con total seguridad, desgastando también mucho al euro. Sin embargo, si los diputados se pronuncian también en contra de una marcha forzosa, el próximo jueves votarían para retrasar la fecha de salida, prevista inicialmente para el 29 de marzo. Es decir, votarían por una extensión del Artículo 50.

En cualquier caso y ya en el medio plazo, un 'divorcio' de Reino Unido, aún siendo por las buenas y según el calendario previsto, será negativo para la economía del país y para su moneda. José Manuel Pazos, de Omega IGF, apunta a La Información que al no estar muy sobrevalorada no existe un riesgo de que se produzcan fuertes caídas, al menos en un horizonte de meses. Pazos advierte de que lo que ahora debería evitar Londres es que toda solución intermedia pueda dar lugar a una crisis de gobierno mayor.  

las claves

¿Y si Londres se encamina a un nuevo referéndum?

Desde luego que habría que ver los términos en los que se alcanzaría un acuerdo, pero desde iBroker consideran que los mercados financieros entenderían que favorecer el “Remain”, previsiblemente después de celebrar un nuevo referéndum, de entrada sería bueno… aunque evidentemente tendrían que tenerse en cuenta las condiciones de la consulta… y los resultados de la votación final. 

¿Por qué son claves las novedades pactadas anoche por May y Juncker?

Los analistas de Bankinter ponen en valor que May lograse anoche in extremis arrancar a Bruselas un cambio importante en relación al acuerdo de enero: ahora la conocida como "cláusula de salvaguarda" pasaría a ser temporal, evitando que haya una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte (backstop) mientras se negocia un acuerdo de libre comercio.

Esto "aumenta la probabilidad de un Brexit en plazo con una cláusula backstop temporal", añaden. Es decir, que nada cambiará en el comercio de mercancías (aunque sí en la movilidad de personas y capitales) mientras no se firmen acuerdos comerciales alternativos.

Los jubilados británicos en España, en vilo

Los expertos insisten en que la libra, que se ha apreciado un 4,8% contra el euro en 2019, seguirá cotizando al alza la eliminación del riesgo de un Brexit sin acuerdo, sostienen desde Renta 4. Esto no solo es importante para las empresas. En nuestro país vive el mayor grupo de británicos expatriados de toda la Unión Europea, más de 300.000 personas. Según Eurostat, su número se ha duplicado en la última década. Esta población teme que la salida de Reino Unido de la Unión les deje sin asistencia médica gratuita y sin la actualización de sus pensiones. 

Ahora en Portada 

Comentarios