Domingo, 18.11.2018 - 07:53 h
Alguno por menos de 30.000 euros

Descapotables de techo rígido para darse un capricho y no gastarse una fortuna

Desmontable o retráctil automática, una capota metálica puede mejorar la habitabilidad de un descapotable. La última novedad es el Jeep Wrangler.

La capota rígida retráctil del Mercedes-Benz SLC se ha ajustado para que pueda plegarse o desplegarse a velocidades de hasta 40 Km/h.
La capota rígida retráctil del Mercedes-Benz SLC se ha ajustado para que pueda plegarse o desplegarse a velocidades de hasta 40 Km/h.

El tipo de capota constituye un criterio relevante a la hora de adquirir un vehículo descapotable. Aunque las de lona han mejorado mucho con los años, las metálicas retráctiles aportan en ciertas ocasiones una mayor comodidad de uso. Algunas de sus ventajas, según el modelo, son que filtran mejor los ruidos externos y hacen más agradable el habitáculo en las estaciones más frías.

También tienen ciertos inconvenientes, como que se tarda más tiempo en quitar y poner la capota o un precio mayor que los de techo textil. A pesar de ello, el rango de precios aún es amplio. En él se encuentran opciones de menos de 30.000 euros, con dos o cuatro plazas y de caracteres diversos, desde los más confortables para viajar hasta otros más deportivos o incluso un todoterreno.

Citroën E-MEHARI
Opción que presenta Citroën a buen precio.

En junio de 2018, Citroën introdujo varias modificaciones en la gama del E-MEHARI, su modelo eléctrico descapotable. Una de ellas fue añadir una versión con techo duro. Su precio es de 24.936 euros, 1.230 más que la de techo de lona. Al igual que este, se compone de dos partes: una para las plazas anteriores y otra para las posteriores. Va asociado a dos cristales laterales y otro trasero practicable.

El nuevo E-MEHARI también está mejor equipado que antes. Ahora lleva de serie airbags frontales y laterales, un limpiaparabrisas adicional, cierre centralizado, dos fijaciones ISOFIX para sillas infantiles, detector de presión de los neumáticos o nuevos asientos delanteros con una función que facilita el acceso a la segunda fila. Conserva el motor eléctrico de 68 caballos de potencia.

Mazda MX-5 RF
La opción más atractiva calidad-precio de Mazda en descapotables.

La carrocería RF del modelo japonés se lanzó en 2016 y se caracteriza por su capota rígida retráctil de accionamiento eléctrico. La apertura y el cierre tardan trece segundos en realizarse, en parado o a no más de 10 Km/h. El volumen del maletero es tres litros inferior -127- al del MX-5 con techo de lona, independientemente de si el techo está recogido o instalado.

El MX-5 RF que se vende desde septiembre de 2018 es una actualización del modelo anterior. Afecta al diseño del parachoques posterior, al estilo de las llantas, a la pantalla de la instrumentación, al volante -ahora regulable en profundidad-, a los motores -siempre de gasolina y ambos más potentes, con 132 y 184 CV- y al equipamiento. Los precios parten de los 25.320 euros.

Mercedes-Benz SLC
Mercedes-Benz ha reducido este año las versiones del SLC a dos de gasolina, eliminando la de gasóleo.

El descapotable biplaza del fabricante de Stuttgart pasó a llamarse SLC en lugar de SLK en 2016, coincidiendo con el vigésimo aniversario del modelo. El nuevo nombre representó una de las alteraciones que sufrió el vehículo en esta puesta al día estética, mecánica y de equipamiento. La capota rígida retráctil se ha ajustado para que pueda plegarse o desplegarse a velocidades de hasta 40 Km/h.

La capacidad del maletero oscila entre los 335 y los 225 litros en función de la posición del techo. Mercedes-Benz ha reducido este año las versiones del SLC a dos de gasolina, eliminando la de gasóleo. Son la SLC 200 de 184 CV y la AMG SLC 43 de 390 CV. El cambio es automático en cualquier caso. Las tarifas arrancan en 49.698,24 euros.

Jeep Wrangler
Jeep Wrangler.

Vehículo todoterreno, descapotable y con techo rígido es una combinación cada vez más rara en el mercado. Pero todavía es posible encontrarla en el Jeep Wrangler, cuya nueva generación acaba de llegar a España. En su carrocería corta, el modelo recién lanzado cuenta con la posibilidad de tener cubierta metálica desmontable -de forma manual- para el habitáculo. Se divide en dos partes sobre los ocupantes delanteros y otra que protege la zona posterior.

Frente al anterior Wrangler, el nuevo adelgaza 90 kilogramos gracias al mayor uso de aluminio, resulta más cómodo sobre el asfalto sin olvidarse de mejorar la conducción fuera de él y estrena faros LED o detector de obstáculos en ángulo muerto en su equipamiento. Se puede pedir ya en los concesionarios desde 50.000 euros con un motor de gasolina de 272 CV u otro diésel de 200, ambos con cambio automático y tracción 4x4.

BMW Serie 4 Cabrio
BMW Serie Cabrio

La Serie 4 Cabrio de BMW continúa desmarcándose de sus rivales, el Audi A5 Cabrio y el Mercedes-Benz Clase C Cabrio, al apostar por la capota metálica. Según datos oficiales, necesita aproximadamente veinte segundos para abrirse o cerrarse. Puede hacerlo en marcha, pero siempre que no se superen los 18 Km/h. Esta carrocería tiene espacio para cuatro personas y su maletero ofrece un volumen de 370 litros cuando está vacío o 220 si la capota está guardada.

La relación de variantes, con precios desde 51.400 euros, no tiene nada que envidiar a la de la Serie 4 Coupé. Motores de gasolina de entre 184 y 326 CV o diésel de 190 a 313 CV, cambio manual o automático e incluso tracción total en algunas de ellas. En 2017, BMW renovó la imagen y la dotación del modelo. Además, aumentó la firmeza del chasis y, en el caso del Cabrio, mejoró el aislamiento acústico del techo.

Ahora en Portada 

Comentarios