Martes, 17.10.2017 - 10:22 h

El Reino Unido vota en referéndum abandonar la Unión Europea

Tras el recuento de los votos, la opción del Brexit consiguió un respaldo del 51,9% de los electores, frente al 48,1% que optó por la alternativa de la permanencia.

Cameron dimite y abandonará su cargo antes de final de año. Se abren ahora tres frentes para el Reino Unido: uno con sus socios europeos, otro con Escocia y otro con Irlanda del Norte. 

El Reino Unido vota a favor de abandonar la UE

Terremoto en la Unión Europea. Los británicos han votado en referéndum a favor de abandonar la Unión Europea. El 'Leave' -abandonar la Unión Europea- logró el 51,9% de los votos, frente al 48,1% del 'Remain', una ventaja de más de 1,2 millones de votos. La decisión abre un proceso sin precedentes en la Unión EuropeaLa consecuencia política inmediata fue la dimisión del primer ministro David Cameron, que dejará el puesto antes de final de año. Habrá nuevas elecciones. Cameron apostó personalmente por la organización del referéndum para zanjar las divisiones que la UE creaba en su Partido Conservador, pese a estar a favor de seguir en el bloque.Por su parte, el líder antieuropeísta británico Nigel Farage  publicó en twitter un mensaje en el que aseguraba "lo hemos hecho" y agradecía a sus votantes el apoyo recibido en los últimos meses. We have done it! #IndependenceDayhttps://t.co/C96aoqlnpM— Nigel Farage (@Nigel_Farage) 24 de junio de 2016A Reino Unido, le espera un incierto futuro Al Gobierno británico se le abren ahora tres frentes: uno con sus socios europeos, con los que tendrá que negociar los términos de la salida del bloque, otro con Escocia, cuyos independentistas podrían reclamar otro referéndum de independencia para poder seguir en la UE, y en Irlanda del Norte, donde la restauración de las fronteras con el vecino europeo, Irlanda, podría amenazar el proceso de paz.El país comenzará ahora complicadas negociaciones con la UE, que podrían extenderse dos años como máximo, y en las que se decidirían las condiciones de acceso de Londres al mercado único.Escocia, las grandes ciudades, los pequeños territorios como Gibraltar o las islas convertidas hace décadas en paraísos fiscales dieron una clara tendencia favorable a la permanencia, incluso con dígitos más elevados de lo que se esperaba.Pero lo mismo sucedía con regiones enteras del centro y el sur de Inglaterra, que arrojaban resultados rotundamente antieuropeístas, y sobre todo, superiores en movilización.Londres, Glasgow y Aberdeen votaron SI a Europa 

Londres votó por Europa, y lo mismo sucedió con la escocesa Glasgow, con Aberdeen o Liverpool. Pero el puerto de Dover, ciudades de raigambre obrera como Blackpool, localidades históricas como Hastings, votaron en contra.Frente a los territorios que se han beneficiado de décadas de apertura al mundo, localidades del interior del país y puertos pesqueros daban un rotundo 'no' al statu quo y apostaban por romper los vínculos de más de 40 años con la UE.

Ahora en portada

Comentarios