Jueves, 23.11.2017 - 14:33 h

El huracán Irma arrasó tanta vegetación que cambió el color de las Islas Vírgenes

El Observatorio de la Tierra de la NASA publica unas imágenes donde, desde el espacio, se aprecia lo devastador que ha sido Irma, el huracán más potente del Atlántico

La vegetación de islas como Barbuda y San Martín fue arrancada bruscamente y las hojas de los árboles que hayan resistido han sido secadas por la sal de las olas de once metros.

Te interesa leer: Así ha seguido la Nasa la evolución del huracán 'nuclear' Irma desde el espacio

Islas del Caribe arrasadas por el huracán Irma

El extremadamente peligroso huracán Irma ya es una tormenta tropical. Atrás deja 100.000 millones de dólares en pérdidas y una estela mortal (más de 40 víctimas) en su paso por el Caribe y el sur de EEUU.

El peor huracán nacido en el Atlántico golpeó sin piedad con vientos sostenidos de casi 300 km/h y a medida que las nubes se alejaban de lugares como las Islas Vírgenes, la destrucción se hizo evidente incluso desde el espacio.

El Observatorio de la Tierra de la NASA publica unas imágenes de cómo varias islas han perdido hasta su color. Del verde de la vegetación han pasado a ser marrones. Nada ha quedado en ellas. Irma azotó a las Islas Vírgenes más septentrionales en la tarde del 6 de septiembre con categoría 5, con un viento sostenido de 295 kilómetros por hora. 

Las islas de Barbuda y San Martín fueron las más afectadas. La vegetación tropical pudo ser arrancada por los fuertes vientos de la tormenta, dejando al satélite Landsat8 vistas de un terreno desnudo. La sal también puede contribuir a esta imagen dantesca. Las olas de once metros han podido cubrir las hojas de sal y desecarlas. 

Provocó un éxodo sin precedentes en Estados Unidos

En el Caribe, los residentes tratan de retornar a la normalidad pese a los enormes daños de infraestructura, mientras Estados Unidos, Francia, Holanda y Reino Unido buscan ayudar a sus territorios de ultramar, gravemente afectados.

Unos 6,3 millones de personas en el sureste de Estados Unidos fueron ordenados a evacuar por este huracán, que provocó uno de los mayores éxodos de la historia del país.

El presidente Donald Trump, que prometió viajar a Florida "muy pronto", aprobó la declaración de catástrofe natural para desbloquear fondos federales de ayuda a los damnificados.

Ahora en portada

Comentarios