Miércoles, 20.11.2019 - 02:24 h
"El Parlamento no ha sido suspendido"

El Supremo declara ilegal y sin efecto la suspensión del Parlamento británico

El Alto Tribunal considera que no es un mecanismo normal de la Cámara de los Comunes y señala a Boris Johnson como responsable.

Boris Johnson, en el Parlamento
El Supremo de Reino Unido declara ilegal la suspensión del Parlamento británico. / EFE

El Tribunal Supremo de Reino Unido (equivalente al Tribunal Constitucional español) ha declarado "ilegal" la suspensión del Parlamento británico orquestada por Boris Johnson el pasado agosto y refrendada por la Reina. Además, ha dejado "sin efecto" la decisión del primer ministro, al que acusa de estar detrás de un procedimiento que no corresponde a la Cámara de los Comunes, sino que ha sido impuesto "desde fuera". Así, emplaza a John Bercow, Mr. Speaker del Parlamento, a que tome la decisión que considere oportuna para reabrir la cámara.

Bercow apenas ha tardado unos minutos en responder, celebrando la decisión del Tribunal Supremo e instando a los comunes a retomar la actividad parlamentaria "sin más demora". Por su parte, Jeremy Corbyn, líder de la oposición, ha exigido a Boris Johnson que se replantee su situación como primer ministro, después de haberse frustrado tanto su plan de ejecutar con o sin acuerdo el Brexit el próximo 31 de octubre y de que hoy se haya puesto fin a una suspensión parlamentaria claramente irregular.

En su sentencia, el Supremo explica: "Esta prolongada suspensión de la democracia parlamentaria tuvo lugar en circunstancias bastante excepcionales: el cambio fundamental que debía tener lugar en la Constitución del Reino Unido el 31 de octubre. El Parlamento, y en particular la Cámara de los Comunes, como representantes electos del pueblo, tiene derecho a una voz sobre cómo se produce ese cambio. El efecto sobre los fundamentos de nuestra democracia fue extremo".

Y continúa: "No se ha presentado ninguna justificación para tomar medidas con un efecto tan extremo ante el tribunal. La única evidencia de por qué fue tomada es el memorándum de Nikki da Costa del 15 de agosto. Esto explica por qué sería deseable celebrar el Discurso de la Reina para abrir una nueva sesión del Parlamento el 14 de octubre. No explica por qué era necesario detener los asuntos parlamentarios durante cinco semanas antes, cuando el período normal necesario para prepararse para el discurso de la Reina es de cuatro a seis días".

En este sentido, añade: "No discute la diferencia entre suspensión y disolución. No analiza el impacto de la suspensión en los procedimientos especiales para examinar la legislación delegada necesaria para lograr una retirada ordenada de la Unión Europea, con o sin un acuerdo de retirada, el 31 de octubre. No discute qué tiempo parlamentario se necesitaría para garantizar la aprobación parlamentaria de cualquier nuevo acuerdo de retirada, como lo requiere la sección 13 de la Ley de la Unión Europea (Retirada) de 2018".

Y apunta directamente a Johnson: "La Corte está obligada a concluir, por lo tanto, que la decisión de aconsejar a Su Majestad que prorrogue el Parlamento fue ilegal porque tuvo el efecto de frustrar o impedir la capacidad del Parlamento para llevar a cabo sus funciones constitucionales sin una justificación razonable".

La siguiente y última pregunta, por lo tanto, es cuál es el efecto legal de esa conclusión y, por lo tanto, qué recursos debe otorgar el Tribunal. La Corte ciertamente puede declarar que el consejo fue ilegal. La Casa Interior fue más allá y declaró que cualquier prórroga resultante era nula y sin efecto. El Gobierno argumenta que el Interior no pudo hacer eso porque la prórroga fue un "procedimiento en el Parlamento" que, según la Declaración de Derechos de 1688, no puede ser impugnado ni cuestionado en ningún tribunal".

En este sentido, continúa: "Pero está bastante claro que la prórroga no es un procedimiento en el Parlamento. Se lleva a cabo en la cámara de la Cámara de los Lores en presencia de miembros de ambas cámaras, pero no es su decisión. Es algo que se les ha impuesto desde afuera. No es algo sobre lo que los miembros puedan hablar o votar. No es el negocio central o esencial del Parlamento lo que protege la Declaración de Derechos. Todo lo contrario: pone fin a ese negocio central o esencial".

"Este Tribunal ya concluyó que el consejo del Primer Ministro a Su Majestad era ilegal, nulo y sin efecto. Esto significa que la Orden en Consejo a la que condujo también era ilegal, nula y sin efecto y debería ser anulada. Esto significa que cuando los comisionados reales entraron en la Cámara de los Lores fue como si entraran con una hoja de papel en blanco. La prórroga también fue nula y sin efecto. El parlamento no ha sido suspendido. Este es el juicio unánime de los 11 jueces", confirma.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING