Lunes, 15.10.2018 - 19:50 h
Contra el lavado de dinero y el terrorismo

De Minority Report a Tokio 2020: Japón prueba un sistema para el 'pre-crimen'

Los presupuestos de 2019 de la Agencia de Policía Nacional recogen una partida de 1,1 millones de euros destinada a desarrollar un cerebro artificial.

Tom Cruise investiga el futuro en 'Minority Report' en LaSexta
Un agente especializado interpretado por Tom Cruise investiga un crimen futuro en 'Minority Report', estrenada en 2002 . / L.I.

En la película Minority Report, el agente John Anderton que interpreta Tom Cruise, cuenta con 36 horas para evitar un crimen que, según un sistema de pre-detección, cometerá él mismo. Ahora, lejos de la aventura futurista que dirigió el genial Steven Spielberg, la Policía y el Ejército japonés están probando de manera separada un sistema de inteligencia artificial capaz de detectar actividades sospechosas y amenazas.

Los presupuestos para 2019 de la Agencia de Policía Nacional recogen una partida de 144 millones de yenes (1,1 millones de euros) destinados a desarrollar un cerebro artificial, una maquina que pueda detectar por adelantado crímenes como el lavado de dinero, ataques terroristas en eventos públicos, y posibles atentados mediante el uso de vehículos.

El diario 'Mainichi' señalaba esta semana que, una vez desarrollado por completo, el nuevo sistema para predecir las infracciones a la ley se podría instalar a los largo de las prefecturas del país del sol naciente para hacer más efectiva su tarea policial.

La idea de la administración de Shinzo Abe no es solo fruto del visionado de películas de ciencia ficción en el país asiático. En la otra punta del mundo, según cuenta el 'South China Morning Post' (SCMP), se recoge el caso de la Policía de Chicago, en Estados Unidos, que dispone de un sistema para localizar posibles zonas de conflicto en la ciudad.

El proyecto nipón va muy en serio. Tiene un primer objetivo en el que analizará una enorme cantidad de datos que van desde el flujo de tráfico, el clima o la situación económica de cada distrito. Basándose en esos valores se decidirá a diario el envío de más o menos coches patrullas a velar por la seguridad en las distintas zonas de las ciudades en las que se implante.

Sigue el dinero

Por otra parte, el alcance del sistema quiere ser más ambicioso, ya que usará el algoritmo de Inteligencia Artificial para ser capaz de detectar movimientos financieros inusuales en la maraña de transacciones que se realizan a diario. El programa podrá acceder a datos tanto de instituciones financieras, como de compañías de tarjetas de crédito, haciendo especial hincapié en las llamadas 'cuentas durmientes', que reciban de pronto una importante cantidad de fondos, o se encuentren envueltas en numerosas transferencias internacionales en un período corto de tiempo.

Los datos que recoge el SCMP señalan que el pasado año las autoridades japonesas recibieron avisos sobre cerca de 400.000 transferencias 'cuestionables', en la lucha contra el lavado de dinero, lo que muestra el importante volumen del problema al que pretenden poner freno.

La tercera área en la que se centran los esfuerzos de desarrollo del programa japonés es la lucha contra el terrorismo, una preocupación marcada en rojo en la agenda del Ejecutivo del país que se prepara para acoger los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio.

Aunque quedan muy lejos en el tiempo las teorías formuladas en el siglo XIX por el italiano Cesare Lombroso, para la identificación de criminales por algunos de sus rasgos físicos, la idea nipona es conseguir un Gran Hermano capaz de escanear y efectuar el reconocimiento facial de un posible delincuente con un margen de acierto del 80%, basándose para ello en la detección de sus niveles de estrés, ira, y otros valores que indiquen que va a cometer alguna ilegalidad.

Dentro del ámbito militar, el Ministerio de Defensa quiere aprovechar el desarrollo de este cerebro artificial para detectar buques sospechosos o que puedan suponer una amenaza para el país, según recoge el diario 'Yomiuri'. La planificación oficial es que el sistema se encuentre operativo en 2021, es decir un año después de los primeros pasos japoneses en el mundo del pre-crimen.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios