Lunes, 23.09.2019 - 09:59 h

“No quiero ser la próxima en morir en Yemen”, dice Yara, de 10 años, en un vídeo

Tras 18 meses de conflicto, la pequeña Yara ha grabado un vídeo en su casa para contar el sufrimiento del pueblo yemení, al tiempo que implora el cese de los bombardeos en su país.

Desde marzo de 2015, el conflicto se ha ido extendiendo y los combates se han propagado por todo el país. Se cometen crímenes de guerra y abusos contra la población.

Yara, una niña yemení de diez años

Yara tiene solo 10 años, pero sus ojos han visto demasiado sufrimiento, muerte y dolor en él último año y medio. Reside en Sana, capital de Yemen, país en el que se libra una guerra civil desde marzo de 2015. Desde entonces, con solo ocho años y medio, la pequeña Yara escucha los bombardeos y oye los cazabombardeos sobrevolando la ciudad que le roban el sueño día tras día.

Tras 18 meses de conflicto, la pequeña Yara ha decido grabar un vídeo en su casa para contar el sufrimiento del pueblo de Yemen, al tiempo que implora el cese de los bombardeos en su país. Arranca la grabación, en inglés, recordando el primer día de guerra: “mi madre me dijo que la guerra contra Yemen había empezado y que la gente está muriendo y perdiendo su trabajo. Mi padre también ha perdido su trabajo”, asegura en el vídeo.

Continúa hablando ante la cámara en un cuarto, desnudo, sin a penas decoración: “No quiero ser el siguiente en morir. Quiero vivir, quiero se un doctor o ingeniero. Quiero crecer y ser algo importante en este mundo”.

Este verano se suspendieron los bombardeos, coincidiendo con una tregua firmada entre las dos partes, la coalición internacional dirigida por Arabia Saudí contra el grupo armado de los huzíes en Yemen. Con la reanudación del conflicto, desde el mes de agosto, la ciudad en la que vive la pequeña Yara está siendo continuamente bombardeada por la Coalición, apoyada por EEUU. Por eso, la niña de diez años pide “a los países” que dejen de atacarles, en referencia EEUU y Arabia Saudí.

Este conflicto civil se ve diferente en función de la localidad en la que se resida. Por ejemplo en la ciudad de Taiz, los huzíes -que gobiernan la capital, Sana- son vistos como los agresores. Aquí, la Coalición árabe apoya a los rebeldes que luchan contra los huzíes.10.000 muertos desde marzo de 2015

Desde marzo de 2015, el conflicto se ha ido extendiendo y los combates se han propagado por todo el país. En todo Yemen se cometen crímenes de guerra y terribles abusos contra los derechos humanos, lo que está causando insoportables sufrimientos a la población civil. Alrededor de 10.000 personas ha muerto desde el estallido de conflicto en el país, según la ONU.

La pequeña Yara recuerda el día que empezó la guerra civil en su país. Era la noche previa a la fiesta de fin de curso en su escuela Sanaa British School, “estaba entusiasmada por atender a la fiesta, pero desafortunadamente nunca empezó”, explica en la grabación. Su escuela no volvió a abrir.

“Mi madre me dijo que la guerra contra Yemen había empezado”, explica. Ahora toda la familia vive pendiente de los bombardeos. “Dormimos en una habitación en el sótano, con una mochila preparada con dinero y nuestros pasaportes, por si tenemos que salir de país”, concluye.

Ahora en Portada 

Comentarios