Lunes, 24.06.2019 - 16:32 h
Una creación de Clare Waight Keller

Meghan no supera a Kate: un vestido discreto y clásico para alejar la polémica

Givenchy firma el vestido de novia del año, una creación que no arriesga en detalles y se caracteriza por su sencillez y elegancia.

Meghan Markle
Meghan a su llegada a la Capilla de San Jorge / EFE

Se desveló el secreto mejor guardado de la boda más mediática del año en el ámbito de las casas reales europeas. Este sábado, el príncipe Harry de Inglaterra, hijo pequeño de la fallecida Lady Di, se ha casado con la actriz estadounidense Meghan Markle. Una boda que ha paralizado Reino Unido y que ha venido envuelta por la polémica por los problemas familiares de la novia, que han aflorado en la última semana.

Si bien, a pesar de que el padrino causó baja en el último momento y tuvo que ser sustituido por el príncipe Carlos, la boda al fin se ha celebrado y hemos podido descubrir cómo es el vestido de la novia, uno de los puntos más importantes de cualquier boda. Un vestido que, dentro de ser espectacular, nos ha dejado algo fríos. 

Aunque todos apostábamos por la marca Ralph&Russo para crear el vestido de novia del año -algo que había adelantado Daily Mail-, al final Meghan ha tirado de clasicismo y ha elegido a la diseñadora británica Clare Waight Keller, que no es otra que la directora creativa de Givenchy, una de las casas de moda francesas más míticas.

De este modo, la actriz ha optado por lo clásico y discreto al elegir a una firma que se caracteriza por la elegancia y atemporalidad de sus piezas. El vestido, blanco impoluto, tiene una gran cola de cinco metros, una composición floral bordadas en tres dimensiones y líneas muy marcadas en el escote, en forma de barco, y en el pecho. Lleva las famosas mangas francesas y es entallado hasta la cadera.

Meghan Markle
La cola del vestido mide cinco metros / EFE

El peinado de Meghan consiste en un discreto moño bajo y una espectacular tiara que acapara todo el protagonismo. Por último, y como manda la tradición, iba tapada con un velo también bordado. Un vestido de ensueño pero que nos ha dejado con ganas de más. Sobre todo, porque todavía tenemos muy frescas en la memoria las imágenes de la boda del príncipe Guillermo con Kate Middleton.

La ahora Duquesa de Cambridge arriesgo más que Meghan y lució un espectacular Alexander McQueen con escote corazón y mangas de encaje que hizo las delicias de todos los presentes y del mundo entero. Un vestido que ha pasado a la posteridad y que es totalmente distinto al de la esposa del príncipe Harry, que parece haber querido optar por la discreción para disipar toda la polémica que viene viviendo en las últimas semanas.

Sea como sea, Meghan lucía preciosa, tal y como su ya esposo le ha dicho cuando ha llegado al altar acompañada del padre de éste. Según The Telegraph sus palabras han sido: "You look amazing" ("Estás increíble"), con las que dejaría claro que para él es la novia más bonita que ha visto en su vida.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios