Jueves, 23.11.2017 - 16:02 h

'Cómo lo ves', la oda al debate vacío y superficial de Televisión Española

Carlos Herrera presentando 'Cómo lo ves'
Carlos Herrera en el arranque de 'Cómo lo ves'

El debate ha regresado a La 1 de la mano de Cómo lo ves. Un nuevo formato de entretenimiento presentado por Carlos Herrera. Porque, que nadie se engañe, Cómo lo ves no es un espacio informativo con trasfondo para llegar a reales puntos de encuentro e incorporar un aprendizaje gracias a argumentos de expertos en la materia. No, Cómo lo ves se trata de un ring de titulares superficiales para entretener y, si se puede, evadir sin hacer pensar mucho al espectador.

De hecho, la multitud de contenidos de debate del primer programa han sido tratados con un enfoque frívolo: ¿qué le transmite la bandera de España?, ¿qué ciudad le gustaría que fuera la capital española?, ¿perdonaría una infidelidad?, ¿qué hará Puigdemont ante la pregunta del Gobierno?, ¿por cuánto dinero posaría usted desnudo en una revista?, ¿es lo más incívico orinar en la calle?. Batiburrillo de temas de diferente calado. Se pasa del procés de Cataluña al dilema de pensar en otra persona "mientras haces el amor con tu pareja".

Pregunta del programa 'Cómo lo ves'
Pregunta del programa 'Cómo lo ves'

Cuestiones que retrotraen a otra época televisiva ya superada. Dignas de Canal 9 en los noventa, en la era de Tómbola y Parlé Vosté, calle vosté. Sólo falta por el plató la visita de Cristina Tárrega. En ese sentido, alguno de los contenidos también recuerdan al lenguaje del formato de Telecinco Mad in Spain, que se probó en la misma noche de los domingos este pasado verano sin éxito.

Pero, a diferencia de Mad in Spain, Cómo lo ves se centra en la participación del público a través de una aplicación. Además, incorpora conexiones en directo con diferentes familias que opinan como si estuvieran en el bar de la esquina. Puro costumbrismo.

Todo en un programa que abarca mucho: cada debatillo dura poco tiempo. Pasa muy rápido y va a otra cosa. Sin ningún concepto, se va cambiando de tema de tertulia con temáticas inconexas. Un error, pues el espacio, más de una hora y media, cuenta con la duración suficiente para organizar sus trifulcas con un hilo argumental más armado que otorgue más empaque al show. Porque Cómo lo ves es un show.

El show business no es malo en televisión, tampoco en una televisión pública, pero el problema es cuando es vacío. Y Cómo lo ves, en su primera edición, es un formato vacío que, en 2017, no aporta nada en una televisión pública con una audiencia que espera algo más que argumentos manidos y lugares comunes. 

A su favor, Cómo lo ves ha logrado reunir a invitados que no frecuentan plató, menos si se trata de programas de estas características. Pepe Navarro, Isabel Gemio, Nuria Roca han destacado en una noche en la que también Cómo lo ves ha contado con César Cadaval (de Los Morancos), Santiago Segura y Carmen Lomana, que no ha defraudado en clichés de su personaje de simpática señora rica.

En este poder de convocatoria está claro que ha ayudado el maestro de ceremonia de Cómo lo ves, Carlos Herrera, que ha dado cierto caché para vender un programa que sin un nombre destacado como presentador habría pasado completamente desapercibido.

Herrera, como experto en esto de la comunicación, sale ileso del formato: reparte juego bien, se mantiene en su papel de moderador e incluso se ríe con ironía de algunos de los debates, que no se sostienen a estas alturas del cuento. Lo hace como si estuviera en la radio "picando" al sobreactuado experto en protocolo Josemi Rodríguez-Sieiro. Pero ni con esas, porque Cómo lo ves no es un programa consciente de su tiempo. Es un mero entretenimiento para no pensar demasiado.

Ahora en portada

Comentarios