Sábado, 18.11.2017 - 11:17 h

Kiko Rivera como salvavidas: así Telecinco intenta frenar los datos preocupantes de GH

Kiko Rivera en Gran Hermano
Kiko Rivera, muy cómodo.

Los datos son preocupantes. El último jueves, Gran Hermano ha tocado fondo con un pobre 13,9 por ciento de cuota de pantalla. El reality de los realities sufre una crisis de audiencias evidente. De hecho, en esta edición, no está nutriendo de contenido el resto de programas de la cadena, como antaño. El Programa de Ana Rosa (ahora más centrado en actualidad política), Sálvame o Cazamariposas buscan otros temas de debate ante la falta de gancho de las tramas que surgen dentro de la casa de Guadalix. 

Así que desde Telecinco intentan poner remedio a este desaguisado y prueban ideas con la pretensión de frenar la tendencia de pérdida de interés por la edición número 18 de Gran Hermano. Un formato estandarte de la programación de Mediaset, pues, además de generar conversación en todos sus magacines, es capaz de rellenar varios prime time de la cadena a prácticamente el mismo coste.

Mucho contenido con una sola inversión: mismo decorado, mismos platós, mismos protagonistas... Sin embargo, esta táctica ya no sostiene varios programas en la misma semana. GH18, conocido como Gran Hermano Revolution, sólo aguanta el tipo (y poco) en la edición de los jueves. Incluso el debate de los domingos -que siempre fue infalible- ha sido relegado al late night para protegerlo de sus malas cuotas de pantalla. A las 12.30, tras una película, ha arrancado anoche.

En la cadena y la productora Zeppelin necesitan un buen giro de guion dentro de la casa. Y, mientras llega, han decidido ir a un clásico: introducir a un personaje folclórico-popular en la casa. Kiko Rivera ha sido el mediático golpe de efecto elegido.

Kiko Rivera en 'GH Revolution'.
Kiko Rivera toca la campanilla durante su aparición este domingo en  'GH Revolution'.

A su lado, también han entrado Carlos Lozano y Alyson Eckmann. Tres personajes populares, que ya participaron en ediciones vips del reality, vuelven para, en principio, jugar en la prueba semanal del programa: son los huéspedes de un "hotel" que manejan los propios concursantes. Esta prueba es la excusa para que sucedan situaciones y conflictos en la convivencia.  Y Kiko, Carlos y Alyson tendrán un plan aprendido para dar un poco de vidilla a una casa en la que todo parece ya visto antes.

Aunque da la sensación de que ni con esas Gran Hermano 18 resurgirá, pues el espectador de esta cadena ya está inmune a reapariciones estelares de famosos como cebo para llamar la atención. Telecinco y GH necesitan tomarse un descanso. Pero Telecinco no puede parar la máquina, ya que ha construido su estructura de programación con una cartera de realities que van pasándose el testigo cada trimestre.

De esta forma, la cadena no pierde a su base de dos millones de fieles espectadores que casi nunca cambian de canal. Por tanto, después del GH original, volverá de nuevo GHVIP. Dicen que será con una edición de parejas de famosos para intentar conquistar a un público más masivo que los fans del programa. Ya se sabe, en la tele-realidad es rizar el rizo o aburrir.  Y, este domingo, a eso de las 2:30 de la madrugada, Jordi González ha recordado que, sorpresa, esta semana, habrá otro especial de GH, "Gran Hermano: última hora", para rellenar el access prime time y el late night de la noche del martes, tras los malos resultados de la telecomedia Ella es tu padre. Telecinco no puede vivir sin su reality estrella, el problema es que la audiencia ya sí puede vivir sin su GH.

Ahora en portada

Comentarios