Martes, 26.03.2019 - 10:09 h
Telediaria

La diferencia decisiva entre el directo en Youtube de 'GH VIP' y 'OT': el cambio de un paradigma

Esta temporada, Gran Hermano VIP se ha abierto a la emisión en directo desde Youtube de su canal 24 horas. La televisión de hoy ya no sólo puede esperar a que la audiencia encienda el mando a distancia de su aparato receptor y necesita acudir a las plataformas en las que están otros públicos. Así se abre un nuevo escaparate del contenido televisivo desde el que se genera una poderosa conversación social que otorga notoriedad al programa e intenta arrastrar a un tipo de audiencia que está en las redes y no en las cadenas tradicionales, ni siquiera en sus páginas webs.

Como consecuencia, Telecinco no podía dar más la espalda (como venía haciendo) a este nuevo universo en el que se amplifica el impacto empresarial de la emisora. Menos aún con GH VIP.  La cadena ha enseñado la patita de su reality en Youtube  y con buen rendimiento. De hecho, esa retransmisión de la casa de Guadalix mantiene un público fiel en tiempo real, que ronda entre los 20.000 visionados en directo.

Estar en Youtube es más fundamental de lo que parece para el porvenir de GH. Desde sus inicios, el éxito del reality se sostiene en que el espectador siente que tiene todo el poder sobre lo que ve por la tele. El público decide el futuro de los participantes y, sobre todo, cuenta con más información de la convivencia que los propios concursantes. La audiencia interioriza ser una especie de narrador omnisciente y, ahora, esa fundamental sensación se amplifica gracias a Youtube y las redes sociales, pues en estas plataformas el usuario puede rebobinar e incluso capturar el momento.

El propio público puede resumir el programa, compartirlo en sus perfiles personales y no hay margen para que la cadena manipule tramas. El espectador lo ve todo, lo especula todo y amplifica todo el contenido que se está desarrollando en la casa. La suma de la esencia tradicional de Gran Hermano y las redes es, por tanto, infalible.

Pero, por primera vez, dos grandes reality show están compitiendo en directo en Youtube. Gran Hermano se ha sumado a lo que empezó OT 2017, y OT 2018 ya ha comenzado. GH ya tiene que compartir rivalidad de emisión online en Youtube. Son dos productos complementarios, pero ya ha nacido una nueva competencia, una nuevo medidor de audiencias, ¿quién logra más público en el directo de Youtube? 

En los primeros días, Operación Triunfo ha ganado en seguimiento en tiempo real a Gran Hermano. Es lógico, el talent show de TVE y Gestmusic ha sido pionero, ha sabido alimentar muy bien de contenido propio las redes sociales durante la espera de la nueva etapa y ha generado una fuerte corriente expectación por su regreso.

Pero, además, Operación Triunfo tiene un elemento del que no dispone GH: su emisión en directo en Youtube está organizada, a diario, como un buen canal tradicional de televisión, que va marcando citas semanales estables que el espectador interioriza: conoce a qué día y a qué hora se producen.

Operación Triunfo es una escuela -pensada para la tele- en la que los alumnos están realizando clases y actividades que son fáciles de seguir por una audiencia generalista. Es sencillo aprender con las chicas y chicos y está muy bien explicado en qué momento sucede cada "asignatura" o acontecimiento. Prácticamente todas las horas de emisión tienen un objetivo definido en un calendario escolar. Y esa característica decisiva de crear citas no existe en el ADN del directo de Gran Hermano. La casa de Guadalix no cuenta con una parrilla de quehaceres diarios que fomentan una rutina en el ojo del espectador y se basa en una convivencia imprevisible, con alguna que otra prueba, pero que no está marcada con horarios de "programación" diaria en el cuadro de descripción que se encuentra bajo la señal que retransmite el reality en Youtube.

Porque una de las grandes e inteligentes innovaciones de OT 2017 fue incorporar, en la caja que está justo debajo de la emisión en directo de Youtube, una sencilla lista de programación con los horarios de todo lo que sucederá en esa jornada en la Academia. Horarios que, como una cadena de televisión normal, se recalcan también en el streaming con grafismos que entran en pantalla a modo de promociones y recordatorios.

OT programación
Una programación bien estructurada que se resume así, a diario, en el recuadro de descripción del canal de Youtube.

El público organiza en su mente a qué hora es el reparto de temas de la próxima gala, sabe cuando son los ensayos, en qué momento sucederá el primer pase de micros. Y en los momentos cruciales la audiencia se dispara, porque el público recuerda el contenido clave que articula toda la convivencia. No hay escapatoria. Si ves el reparto de temas ya querrás descubrir cómo lo hacen en el primer pase de micros y como evolucionan en los posteriores. El usuario se queda enganchado en Youtube al crecimiento profesional y personal. El público va generando vínculos fuertes con su esfuerzo y sus ilusiones y las relaciones que van surgiendo de ese esfuerzo y sus ilusiones.

Al seguir con tanta pasión cada ensayo en la Academia, ese público de Youtube -que no suele ver demasiada televisión salta a la televisión- necesita ver el desenlace en el programa tradicional de TVE en prime time. Ahí surge la diferencia crucial entre GH y OT.

El canal de GH es una mirilla para que el espectador tenga el absoluto poder de conocimiento de las andanzas de los participantes, pero su emisión no tiene un recuadro de horarios que recuerda citas estables y, por tanto, es una retransmisión más plana. Lo que la impide crecer en audiencias en su versión online, pero sí propicia un (invisible) flujo de público hacia las galas tradicionales de Telecinco. Un público valioso, ya que no es fiel a Telecinco, un canal que ha optado por unos contenidos asentados en unos espectadores que están envejeciéndose pero que son los que más horas pasan delante del televisor y son imprescindibles para atesorar el liderazgo de los audímetros de siempre.

GH
Angel Garó con cara de aburrido.

En la emisión tradicional, el reality de Telecinco se mantiene con un liderazgo absoluto porque conecta con un amplio espectro de públicos y destaca con brío en las audiencias clásicas de la televisión en abierto.

En cambio, OT adelanta a GH con abrumadores picos de hasta más 200.000 visionados en tiempo real. Porque tiene bien marcada una rutina estable de citas semanales que sirven de eje de interés a una convivencia en la que nadie tiene tiempo a aburrirse -cosa que no siempre pasa en GH-. Picos de más 200.000 visionados es un dato vertiginoso, que la temporada pasada OT tardó en alcanzar y que en esta edición ha logrado desde el primer día, porque es un formato que ya ha fidelizado a un poderoso y rentable target joven. Ellos son ruidosos, fieles y consumen la televisión de otra forma. Son el futuro más próximo-casi ya presente- de una televisión que ha dejado de hacerse sólo para la televisión.

Ahora en Portada 

Comentarios