Lunes, 15.10.2018 - 11:14 h
Telediaria

No es tiempo para 'Cifras y Letras': la TV de hoy suspende en matemáticas

Basado en el programa francés Des chiffres et des lettres, creado por Armand Jammot, Cifras y Letras llegó a las sobremesas de La 2 en 1991. Y triunfó con Elisenda Roca al frente. Después se llevó a las cadenas autonómicas, también con buena acogida. En 2014, hubo un plan para recuperar este reputado formato. Pero uno de los responsables de la cadena que lo barajaba emitir propuso quitar la parte de números del concurso. "Las matemáticas no funcionan ya en televisión", sentenció.

¿Cifras y Letras sin cifras? ¿Cómo? Algo no hemos entendido… Las cadenas generalistas se han convertido en tan conservadoras que hasta tienen miedo a las matemáticas. Como a tantas otras cosas. En este caso, temen al cálculo mental, lo consideran más inalcanzable para el espectador. Porque, a la hora de promover un concurso, existe una cierta obsesión de que el espectador pueda jugar desde casa. Vamos, que las preguntas sean accesibles para todo el mundo.

Y, claro, las matemáticas no son el fuerte de la mayor parte de audiencia. Así que, por tanto, las pruebas con números escasean en los programas que buscan elevadas cuotas de pantalla y, para ello, preguntas aptas para casi todos los públicos. Sin embargo, aunque esta vertiente aspiracional de poder concursar desde el salón es importante, los mandamases de la televisión actual olvidan que en televisión también es crucial el asombro.

Saber y Ganar sí cuenta con una veterana prueba denominada ‘La Calculadora Humana’. Es uno de los retos más adictivos del programa y encaja a la perfección. Dura el tiempo necesario para que otorgue al concurso tensión sin que el juego pierda ni frescura ni interés. Y el espectador participa calculando a su manera. Aunque no de ni una.

Al final, aunque las matemáticas no sean nuestra asignatura favorita, no importan tanto las letras o las cifras. Simplemente, la calidad del gancho del formato. Y este es el valor que consiguió Cifras y Letras: un concurso que brillaba por sus pruebas pero, asimismo, por la forma en la que presentaba sus pruebas. Una escenografía vanguardista creada en los Estudios de Sant Cugat del Vallés con una realización con inventiva, ideada para atraer al espectador.

La pizarra de Cifras y Letras
La pizarra de Cifras y Letras.

Así este formato huyó de típicos cronómetros para reflejar el tiempo de cada prueba y apostó por unas imaginativas ilustraciones que iban completando su forma durante los segundos que faltaban para finiquitar el juego. Otra manera de plasmar el paso del tiempo. Otra manera de dejar atrapar la atención del público.

Las matemáticas nos cuestan más, pero pueden conquistar la curiosidad de la audiencia de la televisión. Sólo, como todo, es la forma de expresar la raíz cuadrada. 

Ahora en Portada 

Comentarios