Lunes, 21.01.2019 - 19:44 h
Mucha tensión en Barcelona

La operación fracasada de los CDR para sabotear el cónclave de los ministros

Desde diversos sectores soberanistas se habían hecho llamamientos a evitar que se reprodujeran imágenes de altercados.

Concentración de los CDR contra el Consejo de ministros en Barcelona
Los CDR volvieron a protagonizar una nueva jornada de altercados. / Ep

Los Comités de Defensa de la República (CDR) coparon el protagonismo en las movilizaciones en Barcelona ante la presencia del Gobierno en la Ciudad Condal, en las que han vuelto a chocar con los Mossos d'Esquadra, si bien no pudieron impedir que se celebrara con normalidad la reunión del Consejo de Ministros en la Llotja de Mar.

Después de los enfrentamientos de los CDR con los Mossos que protagonizaron el pasado 6 de diciembre en Girona y Terrassa (Barcelona), desde diversos sectores soberanistas se habían hecho llamamientos para evitar que se reprodujeran las imágenes de altercados y cargas policiales entre activistas independentistas y agentes de la policía catalana. Finalmente, sí hubo choques, concentrados a lo largo de la mañana, aunque sin afectar a la reunión del Gobierno de Pedro Sánchez. Ya por la tarde tuvo lugar la manifestación unitaria soberanista, con cerca de 40.000 asistentes según la Guardia Urbana, que transcurrió con tranquilidad.

Desde primera hora de la mañana, los CDR cortaron el tráfico en más de una veintena de tramos de carretera en diferentes puntos de Cataluña, si bien los momentos de mayor tensión se vivieron en las movilizaciones convocadas en la capital catalana, en protesta por el Consejo de Ministros, que coincidía con el primer aniversario de las elecciones catalanas convocadas por el Gobierno de Mariano Rajoy en aplicación del artículo 155 de la Constitución. Poco después de las 8.30 horas, tres "columnas" de activistas de los CDR partieron desde diferentes puntos del centro de la ciudad, con intención de dirigirse hacia la Llotja de Mar para rodear el edificio donde iba a reunirse el Gobierno.

Sin embargo, el fuerte dispositivo policial planificado para blindar el Consejo de Ministros impidió a los manifestantes acercarse a los aledaños de la Llotja de Mar, por lo que dos de las 'columnas' de los CDR se desviaron del recorrido previsto. Centenares de activistas, parte de ellos con pasamontañas, cortaron por unas horas la Ronda Litoral, mientras la tensión iba en aumento en la zona de Drassanes, donde se dieron los primeros incidentes, en los que los CDR montaron barricadas con vallas y contenedores en mitad de la calle, a la vez que arrojaban botes de humo y piedras a los Mossos, que realizarono algunas cargas.

La tensión también crecía en via Laietana, donde se iban concentrando centenares de activistas, que tampoco pudieron sobrepasar el cordón policial que les cortaba el paso hacia la Llotja de Mar. En total, los Mossos detuvieron a trece personas en los disturbios de los CDR, diez de ellos en Barcelona y otros tres en el corte de la autopista AP-7 en l'Ampolla (Tarragona).

Según han informado fuentes policiales, siete de los detenidos han sido arrestados por los incidentes en Drassanes, y otro a primera hora al intentar saltar el cordón policial en Via Laietana con material para elaborar un artefacto incendiario. Simultáneamente, Òmnium Cultural ha celebrado un Consejo Popular de Ministros, alternativo al del Gobierno central, con asistencia de representantes políticos y de entidades sociales, y en el que el vicepresidente de la entidad convocante, Marcel Mauri, advirtió a Sánchez de que hay una "mayoría social" a favor de un referéndum en Cataluña: "Usted tiene un problema y se llama 80%". La portavoz del Govern, Elsa Artadi, destacó que la "inmensa mayoría" de las protestas fueron cívicas y condenó los actos violentos que produjeron "en algunos momentos" de la mañana, en los que se vieron involucrados encapuchados que no descartaron que podían ser infiltrados.

Por la tarde, unas 40.000 personas, según la Guardia Urbana, participaron en la manifestación unitaria del independentismo por el centro de Barcelona, que transcurrió sin incidentes y finalizóo con la lectura de un manifiesto en el que se anunciaba un nuevo "ciclo de movilizaciones" para "derribar el régimen del 78" y ejercer el derecho de autodeterminación contra la "represión". Mientras tanto, un centenar de personas protagonizó una manifestación impulsada por la ultraderechista Plataforma per Catalunya, entre otras entidades, en defensa de la unidad de España, que partía desde la plaza Artós de Barcelona bajo el título "La marcha de los catalanes leales".

Ahora en Portada 

Comentarios