Lunes, 18.11.2019 - 18:43 h

Rompuy advierte que las relaciones con Kosovo son cruciales para entrada de Serbia a la UE

Belgrado.- El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, advirtió hoy de que una mejora de las relaciones entre Serbia y Kosovo será clave para que Belgrado avance hacia el estatus de país candidato a la Unión Europea (UE).

Rompuy advierte que las relaciones con Kosovo son cruciales para entrada de Serbia a la UE

Belgrado.- El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, advirtió hoy de que una mejora de las relaciones entre Serbia y Kosovo será clave para que Belgrado avance hacia el estatus de país candidato a la Unión Europea (UE).

"Sabemos cuán delicada es la cuestión de Kosovo para Serbia. Pero también es verdad que la estabilidad en los Balcanes es un objetivo crucial de la UE, y la situación de las relaciones Belgrado-Pristina es un motivo de preocupación", dijo.

Van Rompuy habló hoy en Belgrado en el marco de un foro académico sobre el camino europeo de Serbia, un país balcánico que aspira a obtener el estatus de candidato antes de que termine el año.

Reconoció que Serbia ha dado un progreso "extraordinario" en su vía hacia la UE en los últimos tres años, pero advirtió de que todavía queda mucho por hacer en las reformas.

En ese sentido, instó a las autoridades serbias a que se mantengan "firmes y persistentes" en su orientación europeísta.

Por su parte, el presidente serbio, Boris Tadic, declaró que Serbia espera obtener este año el estatus de candidato y la fecha de inicio de las negociaciones.

Pidió que "Serbia sea tratada por igual que otros países" aspirantes al ingreso en el club comunitario, en referencia a Montenegro, Macedonia y Albania, los otros tres países balcánicos que también aspiran a entrar en la UE.

Tadic reconoció que Serbia es consciente de que no puede entrar en la UE si no hay una solución para Kosovo, a la vez que señaló que esa solución debe ser "realista", aceptable para todos, "y no que una parte lo obtenga todo y la otra lo pierda todo".

Kosovo, una antigua provincia serbia habitada por una mayoría albanesa, proclamó en 2008 su independencia, que Belgrado sigue sin reconocer, a diferencia de la mayoría de los países de la UE.

Eso sí, cinco países comunitarios, entre ellos España y Grecia, le niegan a Kosovo el reconocimiento al igual que otras potencias como China, Brasil e India.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING