Lunes, 20.05.2019 - 09:12 h

25 años después de la masacre de Tiananmen, los jóvenes tienen amnesia

  • Veinticinco años después, los responsables de las matanzas están muertos y los líderes en exilio. En la calles, los jóvenes tiene amnesia y la masacre ni se recuerda ni conmemora.
  • China tiene actualmente una influencia en el mundo incomparablemente superior a la que ejercía en 1989: su economía se multiplicó por 30.
Se cumplen 25 años de Tiananmen

Veinticinco años después de la represión de la plaza Tiananmen, Pekín ha pasado ser un país mediocre a una superpotencia, a medida que los temas relativos a los derechos humanos se han ido dejando de un lado. Tras el ataque lanzado por el ejército contra los estudiantes que ocupaban la céntrica plaza pequinesa, que dejó un saldo de centenas de muertes en la noche del 3 al 4 de junio de 1989, las potencias se escandalizaron y comenzaron un periodo de acusaciones a China con la violación de derechos humanos como bandera. Unas acusaciones que medio siglo después apenas se escuchan.

Cada cuatro junio, las potencias occidentales publican reportajes, emiten especiales y entrevistan a los disidentes chinos para dar voz a los protagonistas mientras que en el gigante asiático predomina el mutismo. Los responsables de las matanzas están muertos y los líderes estudiantiles que protagonizaron las masacres en exilio. En la calles de Pekín, los jóvenes tiene amnesia y la masacre ni se recuerda ni conmemora.

Lee, artista de 31 años, explica a www.lainformacion.com que lo único que recuerda es la cara de miedo de su primo, al llegar a casa. Ella solo tenía seis años y ere muy pequeña para entender lo que pasaba. Añade que no cree que vuelva a pasar algo similar en Pekín. Asegura que los medios oficiales no publican información sobre lo sucedido pero las redes sociales burlan la censura para homenajear a los caídos en la primavera china.

China tiene actualmente una influencia en el mundo incomparablemente superior a la que ejercía en 1989: su economía se multiplicó por 30, en la medida en que el país se fue convirtiendo en una plataforma para la fabricación a bajo costo de productos manufacturados.

Desde que el presidente Xi Jinping asumió su cargo, el año pasado, China multiplicó sus reivindicaciones marítimas ante sus vecinos, y se procura la opinión y la incidencia del país en temas tan disímiles como la economía mundial, el cambio climático, Corea del Norte, Irán o Sudán.¿Qué reclamaban los manifestantes de Tiananmen?

Hace hoy 25 años, el Ejército Popular de Liberación (ELP) entró en la plaza Tiananmen para desalojar a los manifestantes que ocupaban la plaza. Los tanques y soldados aplastaron las protestas que terminaron con centenares de muertos y miles de detenidos. ¿Qué pedían los manifestantes?

Los estudiantes reclamaban transparencia, reformas económicas y fin a la corrupción. Los estudiantes, que tomaron la mítica plaza, exigían libertad de prensa y una mejora de la situación económica. El Partido Comunista Chino (PCC) ha conseguido instuarar en un cuarto de siglo el silencio absoluto en la China continental sobre la represión de la plaza Tiananmen y una parte de los jóvenes no sabe ni que existió.¿Es posible un Tiananmen hoy?

Del 4 de junio de 1989 al 4 de junio de 2014 han pasado 25 años. Un cuarto de siglo en el que China se ha transformado. De una economía agraria y sociedad rural ha pasado a convertirse en la segunda potencia económica. De una pueblo rural que vive en el campo, se calcula que 60 por ciento de los casi 1.400 millones de chinos residirán en ciudades en 2020, un 8 por ciento más que en la actualidad. En estas ciudades viven los nuevos jóvenes ricos, que distan mucho de los que protagonizaron la primavera china.

Dos palabras dominan la rutina de los jóvenes chinos: gaokao y yuan. La primera hace referencia al Examen Nacional de Ingreso y Admisión en las Universidades Superiores y la segunda es el nombre de su moneda, que ya se encuentra entre las diez divisas más utilizadas en las transacciones comerciales internacionales. China en el siglo XXI es la segunda economía del mundo y su sociedad se parece poco a la de la Revolución cultura de Mao.

Una nueva generación de jóvenes chinos, nacidos entre los años 80 y 90 y que ahora tienen entre 15 y 30 años, son la nueva cara del país. Crecieron entre ideas comunistas y aspiraciones capitalistas y ahora escriben el futuro de un país que a cambio del silencio ofrece ciertas libertades.

A los jóvenes chinos les gusta acudir a las cadenas de comida rápida, tipo Kentucky Fried Chicken. Recorre las arterias comerciales ojeando los escaparates de las exclusivas marcas occidentales. Zara, una de ellas. El grupo textil cuenta con casi 400 estancamientos en el gigante asiático que ya es su segundo mayor mercado, solo superado por España.

Las tradiciones más consumistas de la sociedad occidental se han trasladado al país. Tradiciones para las que es indispensable tener la cartera llena de yuanes. La última, que año tras año pega con más fuerza es el el Single's Day o Día de los solteros. Este día se producen grandes ofertas comerciales con la intención de animar a las personas que no encuentran pareja y, con el paso de los años, el Single's Day se ha convertido en el día del ultra-consumismo por antonomasia en China, superando incluso las cifras de su homólogo americano, el Cyber Monday. En 2013 los solteros chinos se gastaron 5.800 millones de euros, cifras que superan por un amplio margen a las del Cyber Monday de 2012.

Es el caso de Erica Lee, una joven china, que al igual que otras muchas jóvenes tiene un nombre occidental, habla perfectamente inglés y siente admiración por la cultura americana. Música de profesión recuerda los estrictos exámenes y controles que superó durante su formación para ser profesional.

Desde muy pequeña se preparó para el examen Gaokao en su escuela de Guangdong. Luego se trasladó a la capital cultural de China, Shanghái donde estudió en prestigiosos Conservatorio de Música de Shanghai. El camino fue duro. Jornadas de estudio de 7 de la mañana a 10 y mucha presión. La política del hijo único en China obliga a los jóvenes a trabajar incesantemente.

Los jóvenes chino son conscientes de que el "Gao Kao" puede cambiar su destino. Si vienen de una familia pobre, pueden encontrar un buen trabajo y cambiar su condición. Del GaoKao depende que en el futuro sean uno de los 2,7 millonarios que atesoran un patrimonio superior a los seis millones de yuanes. Viajes y educación son los principales gastos que tienen los cada vez más numerosos ricos chinos que no quieren saber nada de Tiananmen.

Ahora en Portada 

Comentarios