Sábado, 26.05.2018 - 21:45 h

El Popular dio créditos para elecciones a PP, PSOE y Cs en plena crisis del banco

El quebrado Banco Popular dio créditos a PP, PSOE y Ciudadanos para sufragar los gastos de la última campaña electoral. Lo hizo en plena crisis de la entidad.

El presidente del Tribunal de Cuentas califica de "grave problema" el excesivo endeudamiento financiero de los partidos políticos para sufragar los gastos electorales.

Santander hereda 40 créditos de 16 millones que el Popular dio a PP y PSOE.

El Popular dio créditos a PP, PSOE y C's en plena crisis del banco

El quebrado Banco Popular fue el banco que facilitó una parte importante de la financiación para la última campaña electoral a tres de las cuatro principales formaciones parlamentarias, véase PP, PSOE y Ciudadanos (Podemos no recurre a los bancos). Fuentes de la cúpula popular y de la formación naranja confirman que trabajar con la entidad era una práctica habitual de todos los partidos políticos, a excepción de la formación morada, en cada campaña electoral.

La compañía que entonces presidía Ángel Ron no puso pegas a dar créditos a partidos políticos, préstamos que sirvieron para pagar los mítines, las papeletas y los desplazamientos de los líderes durante la campaña del 26J. Así consta en las cuentas de resultados de PP, PSOE y Cs. Todo ello ocurría mientras la situación de la entidad no era la más boyante, con una ampliación de capital en marcha que ya buscaba fortalecer el balance y cuando los problemas del banco comenzaban a ser visibles.

Te interesa: La sede de 120.000 m2 del Popular que costó 144 millones y murió antes de nacer

Así, en las elecciones del 26-J, el PP recibió cinco créditos del Banco Popular de los que, a cierre de 2016, todavía había un saldo pendiente de 7.115.451,11 euros. El principal préstamo fue el que solicitó la dirección nacional del partido y del que todavía quedan por devolver 6.869.465,88 euros. A este hay que sumar los concedidos a la coalición del PP con Foro Asturias (58.578,10 euros), con las Asambleas Municipales de Fuerteventura (5.012,33 euros), con el PAR (86.186,53 euros) y con UPN (96.208,27 euros).

El PP ya trabajó con el Popular en las elecciones municipales de 2015, cuando la entidad le concedió un crédito que a 31 de diciembre de 2016 tenía un saldo de 10.274.374,14 euros. También llegaron a un acuerdo en las catalanas (todavía quedan por devolver 715.265,82 euros) y en las andaluzas, con una operación pendiente de 23.275,96 euros, tal y como consta en el informe de gestión de Génova.La delicada situación financiera del PSOE

El PSOE, por su parte, también recurrió a los bancos para financiar su campaña del 26J y el Popular se encuentra entre ellos, aseguran las citadas fuentes, si bien los socialistas no detallan cuál es su nivel de endeudamiento con la entidad. No obstante, el Tribunal de Cuentas sí especifica en su Informe de fiscalización relativo a los comicios de hace un año que Ferraz contrató tres préstamos por un total de 8,6 millones de euros (7.445.264,30 del PSOE nacional, 795.000 euros del PSC y 361.000 euros de su entonces aliado Nueva Canarias).

Estos créditos han generado para el PSOE una situación delicada, ya que a 31 de diciembre de 2016 el partido dirigido por Pedro Sánchez tenía deudas con los bancos por un valor de casi 40 millones de euros: 23,5 a largo plazo y 16,2 a corto.

Ciudadanos, por su parte, también recurrió al Banco Popular para conseguir financiación en la última campaña electoral, según admite un dirigente de la formación naranja. En concreto, los préstamos ascendieron a 5.511.478,04 euros, tal y como consta en las cuentas del partido presidido por Albert Rivera. Una suma alta, pero menor a los créditos que solicitaron el 20D, que llegaron a los 7,6 millones de euros.Tirón de orejas a las operaciones de endeudamiento

El Tribunal de Cuentas ha alertado sobre este peligroso sistema de financiación de los partidos políticos. Lo califica como un "grave problema" y ha pedido que se reduzca este endeudamiento en las próximas citas con las urnas. Lo hace en su Informe de fiscalización relativo a las elecciones de junio de 2016, cuando las formaciones políticas utilizaron un total de 45 millones de euros en recursos financieros. De esa cifra, 23 procedían de créditos bancarios.

"El problema de la solvencia es cuando un partido tiene éxito electoral, Entonces, por decirlo de una manera muy gráfica, siempre va a estar en una situación de solvencia financiera o patrimonial, porque siempre va a tener recursos crecientes desde el punto de vista de las aportaciones públicas que recibe (...) ¿Cuáles son las circunstancias que de pronto se producen en determinados partidos? Que se encuentran ante una disminución brusca de sus resultados electorales y entran en una situación de falta de solvencia financiera, de falta de solvencia patrimonial, y esa situación de falta de solvencia patrimonial es la que yo creo que resulta altamente desaconsejable", afirmó Ramón Álvarez de Miranda, presidente del Tribunal de Cuentas, en su comparecencia en el Congreso del pasado 12 de junio.

Respecto a la refinanciación de los créditos, el Tribunal de Cuentas es tajante: "Yo entiendo que normalmente cuando se refinancia se incrementa la deuda y, por lo tanto, hay que volver a esa situación de solvencia patrimonial. Refinanciaciones de deuda en situaciones de insolvencia patrimonial creo que deberían estar muy controladas para impedir ahondar en situaciones que no son deseables para el funcionamiento de los partidos", señaló Álvarez de Miranda en sede parlamentaria.

Ahora en portada

Comentarios