Santalices promoverá que la "agenda de los diputados" sea pública para los ciudadanos y se conozca con quiénes se reúnen

Santalices promoverá que la "agenda de los diputados" sea pública para los ciudadanos y se conozca con quiénes se reúnen

El presidente de la Cámara retomará la jornada de puertas abiertas y propone que los diputados ejerzan de guías y aprendan primeros auxilios

Percibe que la marcha de Beiras frenó la "sobreactuación política" y se resiste a creer que Feijóo no opte a un cuarto mandato: "Ya veremos"

Profundizar en la transparencia y en la participación ciudadana es una de las prioridades de la X Legislatura para el presidente del Parlamento de Galicia, el popular Miguel Santalices. Con tal fin, entre otras medidas, promoverá que la agenda institucional de todos los diputados "sea pública" para los ciudadanos, de forma que se conozcan sus actividades ligadas a la Cámara y con quiénes se reúnen.

En una entrevista con Europa Press, el jefe del Legislativo ha reivindicado la "importancia" de pasos dados en transparencia, como publicar los bienes de los parlamentarios. Ahora, ha avanzado su intención de que la "agenda de los diputados" sea pública. De hecho, ya lo ha planteado a los grupos "como línea de trabajo" y augura "acuerdo".

"Creo que puede ser positivo y que habrá futuro acuerdo con todo el mundo", ha confiado, a la espera de concretar por qué vía se dará a conocer esta información a la sociedad. La web institucional podría ser una opción, aunque el "mecanismo" está por determinar y de ello se encargarán la Asesoría Xurídica de la Cámara y los técnicos.

Entre sus intenciones, está también la de hacer público el detalle de las votaciones en la Cámara y el sentido del voto de cada diputado. Además, para mejorar la participación, ha pedido la "implicación de todos los diputados". "Nadie mejor que nosotros para abrirnos a la sociedad y para divulgar lo que es el Parlamento", ha reflexionado.

Su propuesta es que los diputados ejerzan de "guías" y contribuyan a "enseñar" el Pazo do Hórreo en las visitas. En la misma línea, aunque todavía no ha tenido "tiempo", prevé "retomar" las jornadas de puertas abiertas en la Cámara, suspendidas en el pasado mandato en un escenario en el que habían aumentado las protestas sociales.

Asimismo, tiene intención de que el Parlamento sea el que "tome la iniciativa" y se ponga en contacto con colectivos y organizaciones para trasladarles la información necesaria y pedir sugerencias en relación a las leyes e iniciativas a debate.

SALUD Y ARTE, EN SU CARTERA DE PROPUESTAS

En su cartera de propuestas está también la salud e idea promover "un curso de resucitación" (reanimación ante una parada cardiorrespiratoria) en el que cuenta con que participen los trabajadores del Pazo do Hórreo y confía en que también los diputados. A su juicio, dados los actos en los que participan los parlamentarios, resulta clave que aprendan primeros auxilios y, llegado el momento, puede contribuir a "salvar vidas".

Con el "despacho abierto" a analizar cualquier cuestión en positivo, como la puesta en marcha de una guardería en la Cámara, y amante del arte, destaca la importancia de preservar y promocionar la pinacoteca del Pazo do Hórreo, con obras de artistas gallegos. Partidario de "ordenar lo que hay", cree que habilitar una "sala representativa" podría ser una opción a estudiar.

MENOS "SOBREACTUACIÓN Y MÁS "REFLEXIÓN"

En su sexta legislatura, el parlamentario con más experiencia de los 75 del arco parlamentario de O Hórreo --aunque "no el más viejo", subraya-- echa la vista atrás y rememora momentos buenos y otros no tan "dulces". En el primer cajón guarda su elección como presidente y una actuación musical que le "emocionó" al recordarle a su tío abuelo.

Pero también recuerda como un instante de "máxima tensión" el desmayo de Manuel Fraga, entonces presidente de la Xunta, en 2004. "Yo sabía lo que otra mucha gente no: que Fraga tenía un marcapasos", rememora, tras situar también como "muy mal momento" su primera intervención como diputado, en la que le pudieron los "nervios".

Él asegura que, pese a la veteranía, mantiene el "miedo escénico" en su papel como jefe del Legislativo y que reflexiona cada paso. Ante la efeméride de los 35 años del Parlamento gallego y el hecho de que las referencias de los discursos apunten siempre al pasado como referente de consenso, cree que este mandato empieza bien para el diálogo.

"Yo percibo que hay un cambio en la forma de debatir. Tenemos unos parlamentarios muy reflexivos", ha aseverado, para añadir, cuestionado acerca de si la marcha del histórico Xosé Manuel Beiras favorece el consenso, que considera que su abandono de la primera línea "hizo no tener una sobreactuación política sobre los temas que se tratan".

"No percibo que haya diputados pendientes de querer hacer una sobreactuación política en un momento determinado y eso claro que ayuda en un debate. Ahora, cada persona tiene su carácter y yo lo respeto", ha subrayado, para añadir que, del otro lado, la responsabilidad de quien dirige el debate es "saber como controlar la situación" para evitar, llegado el caso, "una tensión" innecesaria.

"YO NO SOY MODISTO"

Al margen del portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, con quien le une "una gran amistad", Santalices ha asegurado tener "empatía" como los otros tres portavoces de la oposición --Luís Villares (En Marea), Xoaquín Fernández Leiceaga (PSdeG) y Ana Pontón (BNG)--. Ha minimizado también la polémica a raíz del cambio de locales entre En Marea y BNG.

"Fue una polémica mediática, pero no hubo un problema real, se hizo bastante coordinadamente", ha defendido, para añadir que, aunque el cambio ha ido acompañado de "pequeñas obras y ajustes", la repercusión económica no es "nada significativa". En cuanto a si se nota la diferencia entre Villares y sus compañeros, más experimentados, ha subrayado puede percibirse "en la forma de exposición", pero "las cuestiones de fondo vienen bien presentadas en los tres grupos".

En cuanto a su observación sobre la ropa de los diputados, ha explicado que nunca quiso juzgar si iban bien o mal vestidos. "No soy modisto. De hecho, creo que se puede ir más elegante sin corbata que con ella", ha esgrimido, antes de descartar la regulación de un código de vestimenta. "Me refería más al decoro; lo que pido es que haya decoro y que nos respetemos todos", ha argumentado.

En cuanto a la recuperación del salario de los diputados, después de que el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, apuntase que sería "lógico" que se procediese a ella igual que se hizo en el Gobierno, ha recordado que hubo "un acuerdo unánime" en la Cámara para mantener las retribuciones sin variación y que ni está "sobre la mesa" ni sería "adecuado" un cambio.

"BALTARISTA" Y DEFENSOR DE UN CUARTO MANDATO DE FEIJÓO

Tampoco está "sobre la mesa" el recorte de diputados que su partido planteó en el pasado mandato. "Hubo un intento y visto el nivel de desacuerdo que había, cayó por sí solo. Creo que estamos bien así", ha remarcado este ourensano de "centro", quien, con orígenes galleguistas y cristianos, define el gallego como "su pasión" y quiere "consolidar" el portal legislativo de la Cámara en esta lengua.

Partidario de que Manuel Baltar siga al frente del PP y de la Diputación de Ourense porque "no se pueden hacer condenas a priori", reconoce lo "mucho" que "aprendió" del padre, José Luis Baltar. "Si 'baltarismo' es una forma de entender la política como cercanía, soy 'baltarista'", ha sentenciado, antes de reivindicar que también es "la persona que más tiempo lleva" con Alberto Núñez Feijóo, ya que se conocieron en los 90 cuando ambos ocupaban cargos de gestión sanitaria.

Quizás por ello, aunque Feijóo ha dicho que no habrá cuarto mandato, Santalices se resiste a creerlo y desearía que el líder del PPdeG pueda cambiar de opinión. "Ya veremos, no lo tengo claro. Es un hombre joven, esta legislatura será muy provechosa y creo que, llegado el momento, volveremos a hacer mucha presión sobre él", ha zanjado.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios