El cardenal Barragán denuncia que la Iglesia sufre aún hostilidad en México

El cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, exministro de Sanidad del Vaticano, ha denunciado que una "amplia franja" del poder en México sigue mostrando hostilidad a la Iglesia, "ya que teme que interfiera en sus asuntos y llega, incluso, a falsear el número de católicos en el país".

Ciudad del Vaticano, 3 abr.- El cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, exministro de Sanidad del Vaticano, ha denunciado que una "amplia franja" del poder en México sigue mostrando hostilidad a la Iglesia, "ya que teme que interfiera en sus asuntos y llega, incluso, a falsear el número de católicos en el país".

Lozano Barragán hizo esa denuncia en declaraciones al diario vespertino de la Santa Sede, L'Osservatore Romano, que las publica hoy y en las que el prelado comenta el reciente viaje de Benedicto XVI a México y la situación del país.

La fotografía que hace Lozano Barragán de la realidad mexicana, según el diario vaticano, es la de un país "vivo y con una fe genuina, pero que corre el riesgo de quedar atrapado por la ola de violencia sin precedentes que atraviesa México, que le puede llevar a una deriva muy peligrosa".

"Y la iglesia, único baluarte, sigue obligada a quedar al margen, a pesar de las aperturas de los últimos años", añade el diario.

A este respecto, el cardenal mexicano jubilado señala que aunque las relaciones entre la iglesia y el Estado han mejorado, "no se puede decir que todo haya llegado a un buen fin".

El purpurado subrayó, como ejemplo, que ha sido concedida la libertad de culto, pero sólo en las iglesias y que para los testimonios públicos es necesario pedir permiso cada vez que se vaya a celebrar un acto de ese tipo.

"El nudo crucial sigue siendo en el de la educación. Por desgracia hay una amplia franja del poder que aún hostiga a la Iglesia. Están en juego demasiados intereses, también masónicos, que empujan hacia otras vertientes", afirmó.

Lozano Barragán incluyó entre esas "vertientes", el reconocimiento de las parejas de homosexuales y el aborto libre, entre otras.

Según el cardenal, entre el 97 y 98 por ciento de la población mexicana es católica, pero las estadísticas oficiales "se quedan en el 80-85 por ciento".

Para llegar a esos datos a la baja, no se tiene en cuenta -agregó- a los niños menores de siete años y así, "con esos datos falsificados, se intenta frenar el desarrollo de la Iglesia".

Sobre el viaje de Benedicto XVI y los cientos de miles de personas que le recibieron por las calles de León y Guanajuato, Lozano Barragán dijo que no le sorprendió ese gran recibimiento, pero reconoció que la acogida fue mucho más allá de sus expectativas.

"Nunca se había visto tanta gente junta, en varias filas, a los dos lados de los 35 kilómetros de carreteras desde el aeropuerto de Guanajuato al Colegio de Miraflores (donde se hospedó el papa, en la ciudad de León). Increíble también para nosotros, los mexicanos", afirmó.

Lozano Barragán destacó que ha notado en México una "atmósfera de renovada esperanza" y que lo que más le llamó la atención fueron los jóvenes.

El purpurado denunció el peso de la violencia existente en México debido al narcotráfico, que ha generado también -dijo- un sofisticado tráfico de armas.

Según Lozano Barragán se ha generado un sistema criminal de estilo mafioso, "que alarga sus tentáculos donde puede ganar".

Para luchar contra ello, el cardenal dijo que es necesaria prevención y educación y formar a las nuevas generaciones en valores morales, "y la Iglesia en este campo puede prestar una gran ayuda", aseguró.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios