Nuevos avances 

El CSIC descubre nuevas mutaciones en un gen que degeneran en tipos de cáncer

El informe, dirigido por Amancio Carnerero, ha encontrado una variación oncogénica que se repite en diferentes tumores humanos.

Sherwin Hall era padre de sus hijos y falleció por un cáncer.
El CSIC descubre nuevas mutaciones en un gen que degeneran en tipos de cáncer. 
Canva.

El CSIC avanza en la investigación contra el cáncer. El grupo de 'Biología molecular del cáncer', que pertenece al Instituto de Biomedicina de Sevilla, ha encontrado y descrito nuevas mutaciones del denominado gen 'Espinofilina', un supresor de tumores involucrado en la progresión de muchos tipos, que incrementan su malignidad. Según comunica en una nota, el informe dirigido por Amancio Carnerero (investigador del CSIC) ha encontrado una mutación oncogénica de este gen que se repite en diferentes tumores humanos, llamada SPN-A566V, que afecta a la capacidad de la enzima fosfatasa PP1 para desfosforilar (extraer un grupo fosfato) la proteína retinoblastoma.

El efecto de la mutación SPN-A566V es también aumento de células madre tumorales afectando al cáncer de mama. Las células con esa anomalía expresaron niveles más altos de ARN mensajero de algunos genes relacionados con la pluripotencia de células madre, por lo que podría haber una conexión entre el ciclo celular y la biología de las células madre a través de su regulación por PP1-SPN, según informa Efe. 

Así, los investigadores concluyen que "mutaciones de Espinofilina en tumores humanos que promueven las propiedades tumorigénicas y de pluripotencia aumentando la malignidad de los tumores". Eva M. Verdugo, primera autora del trabajo e investigadora, ha rematado que "la alteración de la actividad de la Espinofilina por la mutación es esencial para mejorar la tumorigénesis aumentando el conjunto de células madre del cáncer, contribuyendo al final a metástasis y resistencia en los tumores".

También, los científicos del Grupo de Química Biológica de la Universidad de La Rioja (UR) han presentado una investigación, realizada gracias a una beca predoctoral, que supone un paso más en la investigación española en la lucha contra el cáncer. Los primeros resultados en ratones son prometedores con un 93% de efectividad. Se trata de una vacuna preclínica y terapéutica que pretende destruir tumores cancerígenos y estimular al sistema inmune. Aún no es efectiva en humanos, se prevé que lo sea en, al menos, 15 años.

La investigación, cuyos resultados se han presentado este lunes en una rueda informativa online y que recoge Efe, ha sido posible gracias a una beca predoctoral concedida por la Asociación Española Contra el Cáncer en La Rioja a la investigadora Iris Bermejo, quien ha desarrollado este avance científico bajo la dirección de Jesús Manuel Peregrina y Francisco Corzana, de este grupo de la UR.

Mostrar comentarios