LAS ‘ZONAS MUERTAS’ DEL OCÉANO PUEDEN AMENAZAR A LOS ARRECIFES DE CORAL EN TODO EL MUNDO

MADRID|
Las áreas marinas llamadas ‘zonas muertas’, que tienen bajo oxígeno y frenan la vida bajo el agua, amenazan a cientos de arrecifes de coral en todo el mundo, lo que se añade a los peligros reconocidos del calentamiento y la acidificación de los océanos.Así lo aseguran seis científicos de instituciones de Panamá, Estados Unidos y Alemania en un estudio publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, que observaron una enorme mortalidad de arrecifes de coral en la costa caribeña de Panamá y sospecharon que fue causada por una ‘zona muerta’ en lugar de la subida de temperaturas o la acidificación marina.“El calentamiento de los océanos y la acidificación son reconocidos como amenazas globales para los arrecifes y requieren soluciones a gran escala, mientras que las nuevas amenazas a los arrecifes de coral causadas por las zonas muertas están más localizadas”, apunta Andrew Altieri, científico del Instituto Smithsonian de Investigación Tropical (Panamá).En septiembre de 2010, los arrecifes de coral situados en la bahía de Almirante (provincia de Bocas del Toro, en Panamá) mostraron signos severos de estrés. Además de que los corales se volvieron blancos y moribundos, lo que es típico durante los episodios de decoloración asociados al calentamiento de los océanos, había otras pistas que sugerían que pudo deberse a algo más que las altas temperaturas.De hecho, los investigadores encontraron abundantes capas de cieno bacteriano y cadáveres de cangrejos, erizos de mar y esponjas estaban esparcidos por el fondo del océano. Aún más extraño, había una línea de profundidad clara por encima de la cual los arrecifes parecían estar sanos y por debajo no. Incluso las colonias individuales de corales se extendían a ambos lados de la línea estaban bien por encima y morían por abajo.CALIDAD DEL AGUALos científicos midieron varios aspectos de la calidad del agua y hallaron niveles extremadamente bajos de oxígeno en las aguas más profundas, en contraste con los altos niveles de oxígeno en las aguas poco profundas, donde los corales seguían sanos, lo que indicaba que abajo había una ‘zona muerta’.Esas ‘zonas muertas’ pueden ser comunes en los trópicos, pero en su mayor parte no han sido documentadas. “El número de zonas muertas actualmente en nuestro mapa del mundo es 10 veces más alto en las zonas templadas que en los trópicos, pero muchos biólogos marinos trabajan en universidades de Europa y de Norteamérica, y tienen más probabilidades de encontrarlas cerca de casa”, apunta Altieri.En este sentido, Nancy Knowlton, del Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsonian y coautora del estudio, señala que “las zonas muertas pueden estar infravaloradas por un orden de magnitud”, puesto que por cada una que se ha detectado en los trópicos probablemente existen 10, con lo que “nueve todavía no se han identificado”.Los investigadores encontraron 20 casos en los que las ‘zonas muertas’ estaban implicadas en la mortalidad en masa de los arrecifes de coral en todo el mundo. "La hipoxia (bajo nivel de oxígeno) ni siquiera se menciona en varias de las revisiones académicas más importantes de las amenazas a los arrecifes de coral y rara vez se discute en las reuniones científicas", añade Altieri, quien precisa: "Aún peor, muchos esfuerzos de seguimiento de arrecifes de coral no incluyen la medición de los niveles de oxígeno, lo que hace casi imposible identificar el bajo nivel de oxígeno como la causa de la mortalidad masiva de coral".Por ejemplo, la causa de una mortalidad en masa de 2016 en los arrecifes de los jardines marinos de flores en el Golfo de México sigue siendo poco clara, pero algunas de las fotografías parecen sorprendentemente similares a lo observado en Panamá.