¿Se acuerdan de Tsipras? Ahora Pablo Iglesias apoya a Mélenchon en Francia


¿Se acuerdan de Tsipras?...ahora Pablo Iglesias apoya a Mélenchon en Francia

¿Se acuerdan de Tsipras?...ahora Pablo Iglesias apoya a Mélenchon en Francia

Tsipras, Corbyn, Sanders y ahora...Mélenchon. Los mesías de Pablo Iglesias no dejan de crecer y cambiar. Si hace unos años el líder de Podemos mantenía un idilio con el griego Alexis Tsipras que le llevó hasta Atenas para participar en el cierre de campaña del partido heleno, este domingo el político español participará en el acto final de la campaña del francés Jean-Luc Mélenchon.

Atrás quedaron las muestras de cariño al dirigente griego en las que le pedía enérgicamente: “¡Espera Alexis que ya llegamos! ¡Espera que vamos a ser más fuertes!”. Ahora todo su apoyo es para el camarada Mélenchon, a quién entrevistó hace dos años en su programa Otra vuelta de Tuerka.

De esa charla conocemos algunas de las semejanzas entre ambos líderes: comparten su admiración por la revolución bolivariana y detestan el actual rumbo de la socialdemocracia. “Yo he aprendido mirando a Chávez. Estuve allí en su última campaña. Había miles y miles de personas apoyándole, con camisas rojas… Vi a pobres bien vestidos, bien alimentados, llenos de alegría. Aquello era un grito imparable. Era el grito de la revolución, de la gente humilde, de los despreciados. Eso me enseñó mucho”, señala Mélenchon en esa entrevista.

No extraña, por lo tanto, que la prensa francesa haya dedicado al francés portadas como “Mélenchon: el delirante proyecto del Chávez francés”, en Le Figaro, o “tras los pasos de Chávez y Putin”, en Liberation.

También comparten programa electoral. A favor de la migración, de la subida de impuestos, del incremento del gasto público, de la contratación de funcionarios, del Estado intervencionista. Quizás, el francés sea algo más radical en sus planteamiento sobre Europa, OTAN y el Libre Comercio que Iglesias, que los crítica pero sin llegar a pedir su total disolución.

Personalistas y carismáticos

Iglesias y Mélenchon son personalistas, carismáticos y amantes del circo político. Si por algo ha destacado la campaña electoral del francés es por sus apariciones como holograma, una práctica que ya utilizaron políticos como Receyp Erdogan o el indio Narendra Modi, pero que él ha usado repetidamente durante sus mítines.

El líder de La Francia Insumisa también sorprendió está semana al embarcarse a bordo de un barcaza con la que fue de la periferia de París hasta el núcleo de la capital al encuentro de los electores. A bordo de ese barco criticó que se planteen escenarios “catastróficos” con sus propuestas y criticó que se intente acabar con él con el tema de Venezuela igual que en España se “machacó a Podemos con Venezuela”.

Su tournée por aguas del río Sena coincidió con la ruta de tramabús de Podemos por las calles de Madrid. Ambos son conscientes de que con este tipo de iniciativas acaparan la atención de los medios de comunicación, y precisamente, aparecer constantemente en ellos es otro de los puntos en común de ambos.

Mélenchon si puede dar el sorpasso

El sorpasso o no sorpasso al Partido Socialista une a Iglesias y Mélenchon. Al político español se llenó la boca durante la campaña electoral anunciando que la formación morada lograría el ansiado sorpasso al PSOE en las elecciones de junio del año pasado, una circunstancia que finalmente no se dio. Las posibilidades del candidato francés son mayores. La última encuesta de Cevipof, otorga el 19% de intención de voto a Mélenchon mientas que el candidato socialista Benoît Hamon podría quedarse por debajo del 10% de los votos. Por último, los dos hacen temblar a los mercados, que con solo pensar en que lleguen al gobierno, empiezan a tiritar.