ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: El niño australiano desaparecido en el atentado, hallado en un hospital

Pedro Sánchez considera que ha puesto al PSOE "rumbo a la Moncloa"


  • La Ejecutiva 'de la militancia' cuenta con el menor apoyo interno en 20 años, ya que solo ha recibido los votos favorables del 70.5% de los delegados del 39 Congreso del PSOE.

  • Pedro Sánchez ha anunciado que desde este mismo domingo trabajará "sin descanso" para formar una "mayoría alternativa" progresista en el Congreso para "acabar con la etapa negra del PP".

  • [Te interesa leer: La Ejecutiva de Pedro Sánchez]

La Ejecutiva 'de la militancia' cuenta con el menor apoyo interno en 20 años

La Ejecutiva 'de la militancia' cuenta con el menor apoyo interno en 20 años MADRID | EUROPA PRESS

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado que desde este mismo domingo trabajará "sin descanso" para formar una "mayoría alternativa" progresista en el Congreso para acabar con la "etapa negra" del Gobierno del PP.

En ese objetivo, Sánchez promoverá en los próximos días un espacio de "coordinación parlamentaria" de las fuerzas progresistas para intentar desmantelar en el Congreso las leyes aprobadas por el PP e ir conformando esa mayoría alternativa al Ejecutivo de Mariano Rajoy. "Quiero hacer una declaración solemne: solo competimos con el PP, nuestro objetivo es derrotar a la derecha", ha afirmado en el mitin de clausura del 39 Congreso Federal del PSOE.

Aclamado por unos 8.500 militantes socialistas según la organización, el líder del partido ha defendido un PSOE que es "la izquierda de Gobierno", una izquierda "que escucha y que no defrauda". "Somos la izquierda de Gobierno y por eso no miramos a la derecha ni de abajo ni de lado, sino de frente", ha avisado. Una izquierda que gobernó "con memoria histórica" y que cuando estuvo en la Moncloa "situó a España en el centro de Europa"."Somos la izquierda de Gobierno que tiene que hacer las cosas seriamente, serenamente, con políticas ambiciosas pero rigurosas", ha remarcado Sánchez, que ha aprovechado para dar las gracias a sus dos rivales en las primarias, Susana Díaz —ausente del mitin— y Patxi López, con cargo en la nueva Ejecutiva del PSOE.

Un nuevo PSOE, ha añadido Sánchez, que como el PSOE de siempre no tiene miedo al cambio y se abrirá paso para liderar el futuro Gobierno y la izquierda en España. "Hemos puesto al PSOE rumbo a la Moncloa", ha vaticinado. En su discurso, Sánchez también se ha dirigido al 15-M, que se manifestaban al grito de "no nos representan". "Les quiero decir que esa demanda de regeneración insatisfecha llegará. Los socialistas vamos a arremangarnos y trabajar juntos con ellos para un sistema libre de corrupción y una justicia libre de injerencias políticas", ha afirmado. "Estamos para representar a los que hace seis años dijeron que nadie los representaba".

El PP y la corrupción

"El presidente del Gobierno dice que en el PP nadie se porta nunca mal, que todos buenos. Según él nunca hubo tanta gente buena en la cárcel como hoy en España", ha ironizado Sánchez, que ha reprochado a Rajoy que para él, los "malos" sean los jueces que encarcelan a sus compañeros y los policías que registran sus sedes. "Tenemos un Gobierno que en lugar de apoyar, persigue a los jueces y fiscales que investigan su corrupción", ha lamentado.

El líder socialista ha criticado que el presidente del Gobierno solo acierte a decir que se siente "engañado y traicionado" por los corruptos de su partido. "Incluso se permite decir que gracias a él, en España quien la hace la paga. No. A quien le pillan la paga", ha advertido Sánchez, que se ha preguntado cuántos corruptos permanecerán ocultos. Y es que para Sánchez, el PP necesita una cura de regeneración que solo puede tener en la oposición y no en el Gobierno.

Sánchez ha abogado, además, tras calmar contra la violencia de género y defender la educación pública, por que en los centros educativos se "enseñe Educación para la Ciudadanía y no Religión".

Sobre Cataluña, Pedro Sánchez ha reivindicado una "nación de naciones" que reconozca su plurinacionalidad en una reforma federal de la Constitución y que "quiere a Cataluña", ya que él mismo se ha definido como "a favor de España y del catalanismo". "España no es inmovilista, no es ni Mariano Rajoy ni el PP. España no es insolidaria, no es anticatalana. España es plural y diversa, España es progresista, España es solidaria. España quiere a Cataluña, ¡digámoslo alto y claro!", ha afirmado en su discurso en el acto de cierre del 39 Congreso Federal del PSOE. Cargando contra el "engaño histórico" del independentismo y el "neocentralismo" del Gobierno del PP, Sánchez ha dejado claro que el PSOE "nunca estará al lado del independentismo ni apoyará el referéndum" y que su propuesta es la reforma federal como solución al conflicto: "Defendemos que España es una nación de naciones con una única soberanía, la del conjunto del pueblo español".

'Solo' el 70,5% apoya la ejecutiva 

El 39 Congreso Federal ha respaldado este domingo con un 70,5 por ciento la Ejecutiva propuesta por el secretario general, Pedro Sánchez, que presentó como el reflejo de la militancia, y si bien ha aumentado el margen con el que ganó las primarias, se ha convertido en el directorio con menor apoyo en 20 años, similar al respaldo del equipo diseñado por Joaquín Almunia en 1997.

La de Sánchez, una Ejecutiva en la no ha integrado al bando 'susanista' y en la que no hay hueco para los barones, ha cosechado el apoyo más bajo en las últimas dos décadas. La Ejecutiva que propone el secretario general, al igual que una parte de los miembros del Comité Federal se somete a votación de los delegados que participan en el Congreso Federal, en esta ocasión en torno a un millar.

Y Susana Díaz ni siquiera asistió al mitin final del nuevo líder del PSOE. Es más, la práctica totalidad de la delegación andaluza afín a la Presidenta regional abandonó ayer el congreso sin ni siquiera votar las ponencias políticas, dejando así claro que la fractura en la familia socialista aún no se ha cerrado.  

Para encontrar un respaldo inferior al 75 por ciento hay que remontarse a 1997, cuando el secretario general, Joaquín Almunia, logró un apoyo del 73 por ciento, aun así mayor al de Sánchez este domingo.

Con su Ejecutiva el socialista madrileño ha mejorado el apoyo que recabó en las primarias, donde se hizo con el 50,26 por ciento de los votos frente a la presidenta andaluza, Susana Díaz, que cosechó un 39,9 por ciento y el 9,8 por ciento del ex lehendakari, Patxi López. Pero este margen contrasta con el tercio de delegados que ha votado en blanco al equipo de Sánchez, y es que en estas votaciones es la única forma permitida para expresar disensión pues no se puede votar en contra. Este domingo la nueva Ejecutiva ha cosechado 674 votos a favor, 274 votos en blanco y 8 votos nulos, en total un 70,5 por ciento de apoyos.

El propio Sánchez hace tres años tras derrotar a Eduardo Madina en las primarias, vio como el Congreso aprobaba su dirección con un altísimo 86,19 por ciento de los votos. Cifra similar a la registrada en 2000, cuando José Luis Rodríguez Zapatero obtuvo un abrumador 90 por ciento de respaldo, mientras que en 2012, el 38 Congreso celebrado en Sevilla aprobó el equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba con un 80,42 por ciento.

Asimismo, el Comité Federal ha sido aprobada con un 70 por ciento de apoyos, contando con 674 votos a favor 271 blancos y 11 votos nulos. Mientras que el equipo de Ética y Garantías ha contado con 702 votos a favor, 249 en blanco y 5 nulos, cosechando un 73,43 por ciento de respaldo.