Miércoles, 19.12.2018 - 04:27 h
La nueva ropa interior

Las 'anti' Victoria's Secret, las marcas de lencería que apuestan por el feminismo

Ante el auge del movimiento feminista, numerosas firmas han saltado a la palestra para desterrar la ropa interior sexy de los armarios.

Victoria's Secret
El desfile de Victoria's Secret del pasado 8 de noviembre ha levantado mucha polémica / EFE

La pasada semana, el desfile anual de la marca de lencería Victoria's Secret volvió a paralizar el mundo. Los 'ángeles' que desfilaron en Nueva York enfundados en sus imponentes alas y la lencería considerada más sexy del mundo inundaron los medios de comunicación el día posterior al evento, celebrado el 8 de noviembre, y abrieron informativos de televisión mundiales. Sobre todo, por el adiós del 'ángel' más veterano, la brasileña Adriana Lima, que ha 'colgado las alas' a sus 37 años.

Si bien este desfile también estuvo rodeado de polémica y muchos son los que piensan que tiene los días contados. La nueva oleada feminista que recorre el mundo es imparable, y ha impactado en una de las marcas de lencería más prósperas debido a la imagen "alejada de la realidad" que proyectan de la mujer. Cuerpos esculturales y perfectos luciendo ropa interior que para muchas no es del todo cómoda generan rechazo en los que defienden una nueva feminidad en la que la mujer no se viste para gustar al hombre, sino para sí misma. Y siendo tal y como es. Una nueva concepción que ha hecho que la retransmisión televisiva del desfile pierda interés -será el 2 de diciembre- y que los números de la marca se vean lastrados, con una caída del beneficio del 15% el pasado año.

En España, la lencería mueve al año unos 1.000 millones de euros, según datos del Centro de Información Textil y Confección, con un ascenso de las ventas del 8% en 2017. Un mercado al alza en medio del frenazo que ha dado este año el sector textil, que acumula una bajada de las ventas del 4% en los nueve primeros meses del año. Y en este pujante mercado, la lencería concebida desde un punto de vista feminista se abre paso a empujones con nuevas propuestas que tienen un objetivo muy claro: hacer que la mujer se sienta cómoda.

Las firmas que vienen pisando fuerte

El concepto de lencería sexy y atrevida está pasando a mejor vida y lo que se estila ahora son prendas cómodas, sencillas y confeccionadas con materiales de calidad, algo básico en este tipo de ropa. Y en España tenemos ejemplos de ello. Uno de los más llamativos es el de la firma vasca Maripuri Tijeritas. Un curioso nombre que esconde una marca de lencería realizada con materiales sostenibles y reciclables, muy en línea con la tendencia sostenible que recorre la moda. Propone 'mimos sostenibles' con ropa íntima "cómoda, diferente y comprometida con el planeta", como asegura la propia firma.

Sus prendas son para llevar a diario, en medio del frenético ritmo de vida actual, realizadas con materiales escogidos con mucho cuidado, ya que la marca elige con detalle a sus proveedores y conoce a la perfección la procedencia de sus fibras para que sean lo más respetuosas con el medio ambiente posible. Apuestan por algodón orgánico o lana merino y huyen de lo sintético. Además, buscan que todos estos materiales tengan certificado medioambiental. Sus precios se mueven en una media de 40 euros los sujetadores y de 20 euros las braguitas. Y no solo tienen ropa íntima femenina, también disponen de prendas para hombre y niños, con unos precios similares.

Sujetador
Sujetador 'Monique' de Maripuri Tijeritas por 43 euros

Otra firma nacional que lucha por romper el esquema impuesto por los 'ángeles' es The Nude Label, en este caso nacida en Valencia que vende a todo el mundo bajo una perspectiva "ética". Su objetivo es hacer ropa interior cómoda que siente bien y que sirva a las mujeres para afrontar su día a día sin que nada les perturbe. Además, apuesta por la belleza natural, sin artificios, con prendas para todo tipo de cuerpos, como puede verse en su página web. En este caso, los precios están en una media de 40 euros por los sujetadores y de 10 euros para las braguitas.

Triangle Bra
Triangle Bra realizado con algodón orgánico por 42 euros / The Nude Label

En el ámbito internacional, una firma que está dando mucho de qué hablar y que ha saltado desde Australia al resto del mundo es JBC Lingerie, creada con el propósito de empoderar a la mujer más allá de su talla. Porque sus directivas, Jarrah Benwell – Clarke y Bianca Cornale, decidieron que ya estaba bien de que las firmas convencionales no diseñaran sujetadores más allá de la copa de talla D y empezaron a crear los suyos propios. Esta marca quiere que todas las mujeres se sientan sexys, bellas y confortables sean de la raza que sean y tengan la talla que tengan, con prendas hechas a mano de calidad. Sus sujetadores cuestan una media de 20 dólares (algo más de 17 euros). 

Sujetador
Juicy Choker bralette de JBC Lingerie por 19,75 dólares (17,4 euros

En la vecina Nueva Zelanda nación Lonely, una marca que diseña lencería y ropa de baño que celebra "la individualidad y la fuerza" de todas las mujeres a través de sus diseños, los cuales quieren fomentar el 'body positive' -la concepción positiva del cuerpo femenino sea como sea- y la libertad de expresión. Además, ha concebido una fórmula de marketing diferente para darse a conocer, pues no emplea campañas tradicionales con modelos posando, sino que va creando una especie de diario en el que se fotografía a mujeres vistiendo ropa interior de Lonely por todo el mundo. Actualmente tiene tiendas físicas en las ciudades de Auckland y Wellington y distribuidores en todo el mundo, desde Tokio a Los Angeles. Sus sujetadores cuestan una media de 50 euros y las braguitas, 35 euros. Por su parte, los bañadores y bikinis están por encima de los 100 euros.

Lovely
Bobbi Underwire Bra Olive de Lonely por 49,21 euros

Negative Underwear quiere negarse, como su propio nombre dice, a todos los elementos que han acompañado a la ropa interior desde siempre. Rellenos, cordones, aros o cualquier tipo de decoración no tienen cabida en sus prendas, que están hechas única y exclusivamente para ser lo más cómodas posible, casi como parte de la propia piel. Una concepción de la lencería que le ha valido reconocimientos de medios tan prestigiosos como la revista New York -revista semanal dedicada al estilo de vida en la Gran Manzana- o Who What Wear, un medio online que se ha convertido en la nueva biblia de la moda. Sus sujetadores cuestan 80 dólares (algo más de 70 euros) y las braguitas, alrededor de 40 dólares (35 euros). 

Sujetador
Silky Non-Wire Bra en negro por 80 dólares de Negative Underwear

De este modo, numerosas firmas de nuevo cuño están plantando cara a Victoria's Secret y aprovechando el movimiento feminista para coger velocidad de crucero y colarse cada vez en más armarios. La nueva lencería renuncia a todo aquello que promulga la firma americana y apuesta por prendas que, ante todo, se adapten al cuerpo de la mujer y no a la inversa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios