Martes, 17.07.2018 - 17:40 h

El Museo del Fuego exhibe la tradición "única" de las Fallas del Pirineo

El Museo del Fuego y de los Bomberos de Zaragoza exhibe desde este martes, 31 de enero, la exposición 'Fallas del Pirineo', que muestra esta fiesta que celebran nueve municipios oscenses coincidiendo con la noche de San Juan y el solsticio de verano y que supone una manifestación cultural "única" en la Comunidad.

El Museo del Fuego exhibe la tradición "única" de las Fallas del Pirineo

El consejero de Economía y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, la diputada de Desarrollo Territorial y Medio Natural de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), María Isabel de Pablo, y el alcalde de Bonansa, Marcelino Iglesias Cuartero, han presentado esta propuesta cultural que podrá visitarse hasta el próximo 13 de marzo.

Rivarés ha señalado que esta muestra es "antropológica y culturalmente fantástica", ya que repasa una tradición que "no está en trance de desaparición, sino que sigue viva" y que está basada en "la comunidad, la tierra y el fuego, la combinación de lo que se tiene, lo que se desea y lo que se necesita para seguir vivos y conviviendo".

De esta forma, los zaragozanos podrán descubrir una de las señas de identidad de la cultura aragonesa y ha estimado que "el mejor lugar para hablar de las fallas del Pirineo es el Museo del Fuego". Rivarés ha subrayado también que esta fiesta supone "una conexión con el mundo natural, un trabajo intergeneracional y entre comunidades dispersas" ya que surge de la colaboración de los municipios.

La diputada de la DPH, Isabel de Pablo, ha afirmado que las fallas son "una manifestación cultural del Pirineo única en Aragón" y que se desarrolla en municipios de la Ribagorza y el Sobrarbe oscense. Ha explicado que fueron los ayuntamientos de estas poblaciones "los que se empeñaron en que esta manifestación tenía que ser declarada por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad".

Aunque "no fue una tarea fácil", dado que el proceso se inició en 2007, "a finales de 2015 llegó el premio" para las poblaciones aragonesas, catalanas, andorranas y francesas que mantienen viva esta tradición.

La Diputación de Huesca promueve esta exposición al estimar que "da a conocer nuestro Pirineo, que sirve para separar fronteras, pero también para mantener tradiciones" como en este caso y ha garantizado que la institución provincial continuará apoyando estas manifestaciones culturales y las tradiciones de las localidades oscenses.

PARTICIPAR EN LA FIESTA

Por su parte, el alcalde de Bonansa, Marcelino Iglesias, ha expresado su agradecimiento al Ayuntamiento de Zaragoza y al Museo del Fuego por su interés en esta tradición, así como a la DPH por "su ayuda en este camino".

Ha precisado que la muestra se organizó tras la declaración de las 'Fallas del Pirineo' como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, en diciembre de 2015, y trata de explicar a los visitantes "cómo es la noche de San Juan, la celebración del solsticio de verano en estos pueblos que todavía mantienen la tradición", un total de 63 en el Pirineo y nueve en Aragón.

"De alguna manera el visitante se hará una idea de lo que es" y el objetivo de la muestra es "que le entren ganas de subir a visitar nuestra zona, nuestros pueblos, en una noche tan mágica" para disfrutar de esta tradición precristiana.

Iglesias ha comentado que las montañas han ayudado a conservar la cultura y ha invitado a todos los aragoneses y zaragozanos "a que se acerquen a celebrar el solsticio de verano con nosotros al Pirineo".

TRADICIÓN ARRAIGADA

La fiesta se celebra en la noche de San Juan o en torno al solsticio de verano, siendo una tradición arraigada en las localidades altoaragonesas de San Juan de Plan, Bonansa, Sahún, Montanuy, Aneto, Castanesa, Laspaúles, Villarrué y Suils. También otros pueblos de Cataluña, Andorra y Francia cuentan en sus calendarios con esta fiesta, cuyo origen se desconoce, pero que se remonta a la época precristiana.

Esta fecha es esperada por los habitantes de estos valles para encender fallas, haros y brandons, para descender milenarias montañas con antorchas encendidas, para prender el haro o faro plantado en la plaza, para danzar y para mover el fuego ritual que ilumina la noche más larga del año.

La exposición, de entrada libre, se puede visitar hasta el día 13 de marzo en el Museo del Fuego y de los Bomberos, en la calle Ramón y Cajal de la ciudad, de martes a sábado de 10.00 a 17.00 horas y los domingos y festivos, de 10.00 a 14.00 horas.

Está compuesta por medio centenar de imágenes en las que se pueden ver las similitudes que la Fiesta de las Fallas tiene en cada territorio y las particularidades de cada lugar, junto al carácter colectivo de este rito en cuya preparación participa toda la comunidad.

Además de las imágenes, la muestra está compuesta por un audiovisual con momentos de la celebración en diferentes lugares a lo largo de este último año, así como tres tótems que reflejan los principales elementos de la fiesta: el sentimiento de comunidad, la tierra y el fuego.

El visitante también encontrará cuatro bancales de madera con diferentes tipos de fallas y muestras de materiales naturales usados en la construcción de las fallas, entre los que está la corteza de abedul, la tierra roja o negra, así como paja y cenizas que, en algunos lugares, tienen un simbolismo especial.

El Museo del Fuego exhibe la tradición "única" de las Fallas del Pirineo

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios