A partir de 120 euros

¿Joyas inteligentes? Nace la primera firma de piezas que almacenan recuerdos

La palabra inteligente ya se ha incorporado a otros productos: las joyas. Una emprendedora española lo ha hecho realidad con su primera colección.

Zero Jewels
Zero Jewels ha sido puesta en marcha por una emprendedora española

Hoy en día, todo es inteligente. Los teléfonos, los edificios, los coches... Hasta fabrican ya ropa inteligente que te dice cuándo es más indicado ponértela o cuándo debe pasar por la lavadora. Pero ahora la revolución 'smart' ha llegado a las joyas, porque una emprendedora española ha decidido ir más lejos y fabricar la primera colección de piezas inteligentes.

Se llama Zero Jewels, un proyecto puesto en marcha por Cristina de la Rosa Nieto, una ingeniera informática que el pasado año 2017 dio un giro radical a su vida tras descubrir en un curso de diseño de joyería que esta sector era su verdadera pasión. Pero quería darles algo más, un plus que hiciera sus piezas más especiales, y para ello decidió hacerlas inteligentes. ¿Cómo? Porque estas joyas tienen la capacidad de almacenar recuerdos.

La primera colección de esta marca, que es de colgantes, lleva incorporada tecnología NFC, que permite configurar la pieza con el dispositivo móvil para incluir en su interior hasta 10 recuerdos, que pueden ser fotos, vídeos o audios. Basta con pasar el móvil por el colgante para que los recuerdos se activen y puedan verse o escucharse, sin necesidad de descargar ninguna app.

Esta primera colección se compone de 12 modelos bañados en oro o plata, los cuales constan de un colgante y un medallón en forma de corazón que puede ser de diferentes colores. Además, viene incorporado de dos cordones intercambiables, uno de caucho y el otro de plata o bañado en oro, según elijan los clientes. Su precio está entre los 120 y los 200 euros, en función del modelo.

Se trata de una colección hecha a mano, 'made in Spain', algo que Zero Jewels quiere recalcar, ya todo está hecho en España, pues tanto los materiales como la mano de obra es nacional. De hecho, se tallan y pintan a mano. De este modo, la joyería da un salto de envergadura y hace realidad aquello de que su valor "reside en los recuerdos que despierta". 

Ahora en Portada 

Comentarios