Jueves, 21.03.2019 - 22:05 h
Las marcas asequibles han cambiado su concepto

¿Por qué han subido los precios en Zara? Las tiendas 'low cost' dejan de serlo

En los últimos años firmas de Inditex, Mango o H&M han iniciado una escalada de precios que viene motivada por una serie de factores.

Zara lideró las ventas 'online' en verano con una cuota de mercado del 45%
Zara lideró las ventas 'online' en verano con una cuota de mercado del 45%. / EP

Hace unos años, cuando entrábamos en las tiendas denominadas 'low cost' -las del grupo Inditex, Mango, H&M...- lo habitual es que la mayoría de prendas que nos comprábamos nos costaran menos de 20 euros. Como mucho, nos permitíamos llegar a los 30 euros, y eso nos parecía ya una cantidad importante. Actualmente, cada vez hay menos prendas en estas cadenas que podamos encontrar por esa cantidad.

Solo hace falta pasarse por alguna de las tiendas que tienen por toda España o mirar en su página web para comprobar que la media de precios ha subido considerablemente. Por ejemplo, en Zara muchos de los jerseys de temporada para este invierno están en el entorno de los 40 euros -39,95, para ser más exactos-, al igual que sucede en Mango. Más se eleva el precio si nos fijamos en los de cashmere, que como contábamos aquí han inundado este tipo de marcas este año.

Jersey zara
Jersey de Zara de lentejuelas por 39,95 euros.

Esto cuando hablamos de básicos, pero si vamos buscando piezas algo más especiales, como puede ser un abrigo o un vestido de fiesta, ya nos acercamos al entorno de los 100 euros. Por ejemplo, en Mango la mayoría de abrigos de este invierno se mueve en esa horquilla, con algunos incluso en los 130 euros, misma cantidad que cuesta un vestido para las próximas fiestas navideñas.

Vestido de Mango
Vestido de Mango de tul bordado por 129 euros.

Indudablemente, algo ha sucedido en este tiempo para que firmas en las que antes llenábamos varias bolsas con 100 euros ahora apenas podamos pagar dos prendas. Los tiempos han cambiado y la moda se encuentra ahora redefiniéndose ante el clamor social que ha supuesto su producción de ropa masiva a precios irrisororios, la cual genera contaminación en el medio ambiente y condiciones laborales miserables. En este entorno, los precios nos están mandando un mensaje que esconde las siguientes claves.

Las razones del aumento de precios 

¿Qué es lo que ha pasado para que lo que hasta hace nada considerábamos 'low cost' haya dejado de serlo? O al menos al mismo rango que antes. El profesor Operaciones en moda retail de ISEM Fashion Business School, Clemente Hernández, explica cómo se ha producido este cambio de precios en el sector de la moda masiva. Aunque, de partida, señala que es difícil comparar precios de una época a otra porque los productos no son iguales y el concepto de moda evoluciona.

Si bien el factor determinante de que las tiendas favoritas de la mayoría tengan unos precios más elevados es que su lugar ha sido ocupado por otros players. Es decir, hay otras marcas vendiendo un escalón por debajo de las Zara y compañía que han ocupado su lugar el 'low cost'. Hablamos de firmas como Primark donde los precios son notablemente más bajos.

"Podemos decir que las que considerábamos 'low cost' ya no lo son, porque ahora ese lugar lo ocupan otras marcas que están funcionando muy bien vendiendo a precios bajos", aclara Hernández. Esto ha llevado a que las principales firmas hayan cambiado su posicionamiento y ahora ya no sean únicamente una fábrica de producción masiva de prendas baratas. "Ahora el principal componente de valor no es su precio, sino la creatividad, el diseño, ahora marcan tendencia", indica.

Solo hay que fijarse en las elaboradas producciones de Zara o Mango para darse cuenta de que han subido en el escalafón. Trabajan con los fotógrafos más reputados y con modelos de renombre internacional -Ashley Graham, la modelo 'curvy' más famosa, protagoniza la campaña de Violeta by Mango de este otoño, por ejemplo-, lo que les aporta un estatus superior en la industria. 

Además, son capaces de crear prendas que luego otros replican, "como la famosa chaqueta amarilla de Zara, que luego vimos por todas las tiendas". Así, se podría decir que ya no entramos en estas firmas atraídos solo por su precio, "ahora vamos porque nos gusta su concepto o por una prenda en concreto". Todo ese diseño propio "legitima a la marca a la hora de subir los precios".

Pero hay un ingrediente más, el cual tiene mucho que ver con esas demandas sociales que se están haciendo en la actualidad. Estas firmas han se han comprometido con realizar una producción sosteniblemente responsable, lo que incluyen tanto materiales que respeten el medio ambiente -como reciclados o de origen orgánico- como trabajar con proveedores que cumplan con ciertos estándares. "Esto se traduce en un aumento de costes, porque dejan de trabajar con fabricantes con peores prácticas que, por tanto, son más baratos", indica este experto. 

Así, se han juntado una serie de factores que han impulsado los precios en este segmento textil, haciendo que salga de su catalogación 'low cost' para dejar paso a otras firmas de moda rápida a las que ahora les corresponde mejor. Es decir, ahora, las tiendas de referencia se han convertido en marcas globales que son capaces de crear ellas mismas sus propias tendencias, a pesar de que la mayoría siguen siendo inspiraciones o versiones de las grandes casas. Por lo tanto, si todavía llamas a Zara tienda 'low cost', ve dejando de hacerlo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios