Martes, 18.06.2019 - 05:47 h
Más de 4 millones de españoles hacen dietas extremas

Acabar con el mapa de la obesidad ahorraría al Estado 5.000 millones

Asturias (25,5 % de la población), Galicia, Murcia y Andalucía están a la cabeza en sobrepeso. Los asturianos son los que menos se rinden con la dieta

Mapa de la obesidad ¿quién es capaz de hacer dieta?



La obesidad se extiende sin freno por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la califica como la 'epidemia del siglo XXI’. España ha engordado durante la recesión económica: seis de cada diez de sus ciudadanos pesan más de lo que deberían, dos de ellos son obesos y el mapa de este problema de salud ha girado al norte, con Asturias y Galicia al frente de unas estadísticas que solían liderar Canarias y Andalucía.

Lo ha confesado esta misma semana el profesor Aranceta Bartrina, miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Obesidad y Nutrición (CiberOBN) del Instituto Carlos III. Si en 2005 cerca del 16% de los españoles padecía obesidad (es decir, tenía un índice de masa corporal superior a 30), en estos momentos esa cifra ronda el 20%.

Esta realidad no solo merma la calidad de vida, cuando no acelera la capacidad de perderla sino que le cuesta al estado la friolera de 5.000 millones de euros, según los datos del informe 'Stop Obesidad. El exceso de peso y las dietas en España', realizado por Vivaz, la marca de seguros de Salud de Línea Directa Aseguradora, S.A. Francisco Valencia, uno de los autores del informe, destaca que hay otro elemento importante alrededor de la obesidad: la incapacidad de hacer una dieta y terminarla, y ponerse a ello asesorados por especialistas.

"El 50% de los que hacen dieta reconocen que a los seis meses han sufrido un efecto rebote, y un 11% la hacen con preparados especiales dañinos para la salud". De hecho, "cuatro millones de españoles hacen dietas extremas, líquidas o mal llamadas 'milagro' y 2,3 millones han recurrido a medicamentos para adelgazar", alerta Valencia. Un drama. Pero aun lo es más que "el 80% de las personas desconozca que padece sobrepeso y más de la mitad no crea que este suponga un riesgo que motive enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, diabetes, osteoporosis, problemas en los riñones...

Casi medio millón de casos de cáncer al año pueden vincularse al sobrepeso o la obesidad
Casi medio millón de casos de cáncer al año pueden vincularse al sobrepeso o la obesidad. /EFE

Al norte le sale barriga

La otra cara es lo que nos cuesta tomarnos en serio una dieta, que no empezarla. No, no somos constantes a la hora de ponernos en lucha contra la báscula. El 20% de las personas que comienzan una nunca la termina. Y tenemos que ponernos las pilas. España es el segundo país de la Unión Europea con mayor tasa de obesidad en la edad adulta (16,6%), sólo por detrás de Reino Unido, según el estudio Obesity Update’ realizado en 2017 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Esta misma organización, estima que en 2030 la tasa de españoles con obesidad se elevará hasta superar el 20%. Una realidad que ya empieza a verse en los parques:  la mitad de los niños tiene exceso de peso. El informe Epidemiología de la obesidad en España, que se hizo por primera vez en 2005 y que ha sido revisado refleja con claridad cómo está hoy el mapa de España de la obesidad. Si hace más de una década Canarias, Murcia, Andalucía y Galicia estaban a la cabeza, en este momento la tabla la lideran Asturias (25,5 % de la población), Galicia (25%), Murcia (24 %) y Andalucía (24 %). Al norte le sale barriga, aunque los que tienen mejor tipo sean Cantabria, País Vasco, Navarra, Cataluña y, con el cuerpo casi diez, Baleares.

Los que más aguantan la dieta... y los que nunca la acaban

Si vemos el mapa de los que son capaces de hacer dieta hasta el final para mejorar su salud. Asturianos, aragoneses, y castellano-manchegos son los que menos se rinden a la hora de hacer dieta. Castellano -leonenses, vascos y extremeños, son los primeros que lo dejan. No todo es culpa nuestra. Un 33% del peso está condicionado por factores genéticos, según un estudio del consorcio GIANT, pero el resto es cosa nuestra: estrés, sedentarismo y mala alimentación son claves. Y no es broma. No es solo nuestra salud lo que está en juego, que ya es mucho, sino también las relaciones laborales, sociales y personales sufren porque nuestro cerebro también lo hace. Solo queda ponerse manos a la obra... pero siempre en manos del médico. Los milagros, en el mundo de las dietas, tampoco existen.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios