Episodios de droga y relaciones sexuales

Superviviente de las fiestas del presunto asesino de Marta: "Su cara daba miedo"

Esta víctima tiene claro que "las chicas que están muertas no pueden hablar" y "o hablamos las que hemos tenido algún problema con él o esa persona saldrá a la calle y volverá a hacer lo mismo". ​

Jorge Palma, acusado del asesinato de Marta Calvo ROBER SOLSONA.......20191217....VALENCIA....JORGE PALMA SALE DE SU VIVIENDA EN LA POBLACIÓN DE MANUEL (VALENCIA), DONDE SUPUESTAMENTE DESCUARTIZÓ A MARTA CALVO. (Foto de ARCHIVO) 17/12/2019
Jorge Palma, acusado del asesinato de Marta Calvo 
Rober Solsona / Europa Press

Marta Calvo puso en la diana de la Guardia Civil a Nacho Palma, en prisión por la muerte de la joven valenciana tras reconocer hace poco más de un año reconoció su fallecimiento tras un episodio de droga y relaciones sexuales. La joven a la que asegura descuartizó pero los agentes todavía no han encontrado indicios que lo corroboren no ha sido la única víctima del arrestado, que ahora se enfrenta a más testimonios de otras mujeres que detallan lo asustadas que acabaron tras pasar una fiesta blanca con él.  Una de ellas cuenta en exclusiva a Expediente Marlaska que "la chica descuartizada podía haber sido yo". 

Esta superviviente asegura que "me tocó la vagina y noté que me había metido algo. De repente mis genitales me empezaron a arder y con el rabillo del ojo me di cuenta que cogía una piedra aún más grande y se la pasaba por detrás de la espalda para también introducirla".  Relata que le dijo que parara y se asomó a la ventana a pedir socorro. "Me fui yo como pude porque le dije que se marchara y el no quería salir", continúa "pero seguía quieto mirándome como esperando a que me hiciera efecto la cocaína". Cuenta que "me fui hasta mi coche y el venía detrás y su cara daba miedo".  

Esta testigo no supo quien era ese hombre hasta que una amiga le dijo que se metiera en Internet y leyera sobre el caso de Marta Calvo. le dijo que buscara la noticia de la desaparición de la joven.  "Al leerlo caí en la cuenta de que era lo que me había pasado a mi. Iba a matarme de sobredosis. La descuartizada pude ser yo".  Y tiene claro que "las chicas que están muertas no pueden hablar. O hablamos las que hemos tenido algún problema con él o esa persona volverá a salir a la calle y volverá a hacer lo mismo". 

Mostrar comentarios