Martes, 10.12.2019 - 19:36 h

La autovía León-Burgos cumple 20 años con una circulación de más de tres millones de vehículos al año

La autovía A-231 del Camino de Santiago, más conocida como León-Burgos, cumple 20 años desde la inauguración de su primer tramo Sahagún-Santas Martas en julio de 1997 con más de tres millones de vehículos al año.

Esta autovía, un proyecto puesto en marcha por la Junta de Castilla y León, posee 157 kilómetros de recorrido y supuso una inversión de 395 millones de euros. Actualmente, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente dedica 4,3 millones de euros anuales a su conservación y mantenimiento, según ha informado la Gobierno autonómico en un comunicado recogido por Europa Press.

Esta infraestructura, además de ser la conexión entre dos capitales castellanoleonesas, contribuye a la vertebración territorial del norte de la comunidad, mediante la unión de las capitales de Burgos y León.

Asimismo, la Autovía del Camino de Santiago constituye el gran corredor transversal Este-Oeste del norte de la comunidad y es una vía de "alta" capacidad que permite canalizar los tráficos hacia el noroeste español, en concreto, hacia Asturias con la autopista A-66 y hacia Galicia.

Además, "facilita" las comunicaciones con Santander y "optimiza" las comunicaciones por el este al conectar con la Autovía de Castilla en Burgos capital, lo que amplía las relaciones socioeconómicas con el noreste español y Francia. Finalmente, esta autovía comunica en León con la Autovía de la Plata, lo que "favorece" las comunicaciones de dicha área con el sur de España.

Actualmente, son más de tres millones los vehículos que circulan por ella cada año, de los cuales casi 700.000 son camiones y se registran puntas superiores a 28.000 vehículos los días de principio y final de vacaciones de los meses de julio y agosto.

AUTOVÍA SEGURA

A pesar de este hecho, se considera que es una de las autovías más seguras y con menos siniestralidad de España, debido a que el índice de peligrosidad en la red de alta capacidad del Estado es de 7,3 y el suyo es de 3,33, según datos de 2015, lo que se traduce en que han sido tres las víctimas mortales en los últimos cuatro años.

La A-231 se caracteriza por ser una autovía "moderna", "pionera" en cuanto a su integración medioambiental, con un "buen" trazado, un pavimento de "calidad", con todas las posibles medidas de seguridad y en "permanente" actualización, ya que se adapta continuamente a todas las nuevas normas relacionadas con la seguridad vial.

Además, cuenta con un servicio de vigilancia y comunicaciones, atención de accidentes e incidentes, servicios de vialidad ordinaria e invernal, y también lleva a cabo todas las operaciones para atender las emergencias y urgencias, así como los trabajos necesarios para garantizar el confort y la seguridad.

Como elementos más "significativos", la autovía cuenta con 19 enlaces, 127 puentes, 52 kilómetros de carretera en ramales y enlaces, 500 kilómetros de barreras de contención de vehículos, 315 kilómetros de valla de cerramiento, 782 kilómetros de marcas viales, 2.659 señales de circulación, 394 carteles, pórticos y banderolas, 85.000 elementos de balizamiento (hitos, balizas, captafaros), 265 kilómetros de cunetas revestidas de hormigón y 66 kilómetros de bordillos.

La construcción de esta vía en 1997, se llevó a cabo en seis tramos que se completaron en 2003 con el último entre Villanueva de Argaño y Burgos, con más de 395 millones de euros de inversión para los 157 kilómetros.

Actualmente, junto a las autovías A-601 Valladolid-Segovia, A-610 Palencia-Magaz y CL-631 Cubillos-Toreno, constituye la red de alta capacidad de titularidad autonómica.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING