Lunes, 12.11.2018 - 19:26 h
Triunfo del Real Madrid ante el Viktoria Plzen (2-1)

La victoria blanca no evita una pitada que deja aún más tocado a Julen Lopetegui

Todos los indicios siguen apuntando a que su salida del Real Madrid es cuestión de encontrar un sustituto que reúna ciertas garantías.

Fotografía Marcelo Real Madrid
Marcelo celebra el segundo tanto del Real Madrid. / EFE

No es sencillo divisar el futuro de Lopetegui en estos momentos. Todos los indicios apuntan a que su salida del Real Madrid es cuestión de encontrar un sustituto que reúna ciertas garantías y firmar el finiquito. Sin embargo, en una semana de 'juicio final' puede salir airoso y, una vez superada esta semana, si logra abandonar el Camp Nou con entereza (empate o victoria)...quién sabe. No es una quimera ese escenario. Quizá logre despegar a un equipo que ahora mismo zozobra.

No se percibió sin embargo una inquina excesiva sobre el técnico por la afición merengue más allá de las dudas, obvias, que ofrece el equipo, excesivamente blando en defensa. El gol de los checos, con diez largos minutos para que terminara el encuentro, acrecienta las dudas sobre una plantilla y un técnico que da la sensación de estar sentenciado. Una sensación que parece ser compartida por los propios jugadores.

Pese a la victoria ante la cenicienta del grupo, la imagen del Madrid fue pobre. Diversas llegadas del conjunto checo propiciaron que el Bernabéu mostrara su desencanto con el equipo, más que con el entrenador, en un partido solventado no sin ciertas dificultades. Los checos llegaron mucho y muy fácil. No es buen síntoma cuando espera el Barça en la siguiente casilla del calendario.

Escuchar al Bernabéu pitar al descanso a su equipo no suele ser un buen augurio para el técnico que ocupa el banquillo blanco. Es un estadio singular, capaz uno de percibir la tragedia blanca sólo con leve runrún silencioso pero que en ocasiones es más fuerte que un grito. Esos pitos suelen acarrear la destitución. Que le pregunten a Benítez o Luxemburgo por citar algún inquilino de la caseta madridista. En ambos casos, las victorias no evitaron su salida de Concha Espina. La inminencia del Clásico puede ser, paradógicamente, la tabla de salvación de Lopetegui, que no esperaba verse tan pronto al filo del abismo en el Madrid.

Hasta el 2-0, obra de Marcelo, uno de los más enteros junto a Benzema, autor del primer tanto, esos pitos del descanso anunciaban un terremoto de dimensiones impredecibles.El triunfo final, ante el Viktoria Plzen, sin embargo, otorga aire al todavia entrenador del Real Madrid. No mucho, ya que de la pitada final no se libró. No obstante, si gana en el Camp Nou, se colocaría a un punto de los azulgrana y habría encarrilado en la misma semana la clasificación para octavos de la Liga de Campeones. No hay que desdeñar los instantes en el fútbol.

Tras el paso por vestuarios, nada cambió en la segunda mitad, que repitió el mismo guión merced a un tempranero tanto de Marcelo. A los diez minutos, el brasileño hizo la pared con Fede Valverde -debutante este miércoles- y picó por encima de Hruska. El gol hizo saltar a Lopetegui, que apretó sus puños con fuerza, consciente de haber ganado una vida pese a que quedase mucho partido. El 2-0 daba una tranquilidad que no terminó siendo lo que la misma palabra significa.

Acto seguido, Bale la tiró fuera con un lanzamiento potente y lejano, pero la producción de los merengues fue bajando de manera preocupante. Sin profundidad ni atrevimiento, el equipo de Lopetegui demostró poco amor propio o quizá fue su falta de confianza. El mejor ejemplo fue ver a Modric fallando pases sencillos, de apenas 10-15 metros, de manera recurrente. No es mal indicador el croata, cuyo fútbol no está siendo el mismo esta temporada y sus compañeros continúan buscando una brújula que les devuelva el equilibrio. Para colmo, añadiendo más picante a la receta, el actual campeón de la República Checa puso misterio al final del partido. Hrosovsky definió con mucho talento en un balón al borde del área.

El gol terminó de enfadar a la parroquia blanca, sabedora de que sus pupilos pueden ganar en el Camp Nou independientemente del momento en que se encuentren. Sin embargo, las sensaciones no auguran un buen final a este Madrid, y sobre todo, a un Lopetegui que incluso -ni esta noche- pudo tener un plácido partido. Sigue el incendio en Chamartín a la espera del duelo ante el Barcelona de Valverde. Un duelo en el que, con probabilidad, no estará Marcelo. El brasileño se tuvo que retirar antes de que terminara el encuentro. Victoria blanca, pero la tormenta no ha escampado, ni mucho menos, para la entidad presidida por Florentino Pérez.

ficha técnica

Real Madrid 2-1 Viktoria Plzen

 Real Madrid: Keylor Navas, Lucas Vázquez, Nacho, Ramos, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric, Isco (Fede Valverde, m.54), Bale (Asensio, m.75) y Benzema (Mariano, m.88).

Viktoria Pilsen: Hruska; Rezník, Hejda, Hubník, Limberský; Procházka (Horava, m.65), Hrosovský; Havel (Ekpai, m.76), Cermák, Petrzela (Reznicek, m.83); y Krmencík.

Goles: 1-0, m.11: Benzema. 2-0, m.55: Marcelo. 2-1, m.78: Petrzela.

Árbitro: Orel Grinfeld (ISR). Amonestó a Isco (31), Kroos (59) y Ramos (92), del Real Madrid, y a Limberský (27) por los visitantes.

Estadio: encuentro correspondiente a la tercera jornada de la Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 72.000 espectadores.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios