Sábado, 23.06.2018 - 04:50 h
Su marca se revaloriza

Fernando Torres S.A.: fichas de infarto, derechos de imagen y red de gimnasios

Sin brillar de forma constante en el terreno de juego, sus negocios gozan de buena salud ahora que abandona el fútbol de primer nivel.

Torres saca brillo a su marca en cuatro años con la vuelta al Atletico
Torres celebra la Europa League ganada con el Atlético. /EFE.

Fernando Torres abandona este fin de semana el club de su vida. No lo hace de cualquier forma. Volvió para levantar un trofeo con el primer escudo que lució como profesional y lo logró. Su éxito deportivo ha ido paralelo a la bonanza de sus negocios, siempre vinculados a su profesión. Así, Torres ha generado una gran fortuna que se asienta en tres pilares fundamentales: su salario como futbolista, su imagen -gestionada a través de Fernando 9 Torres SL- y sus negocios, con la cadena de gimnasios a través de la sociedad New Fitness, creada en 2012.

Durante su etapa como futbolista, sus emolumentos han estado al nivel de los mejores del mundo, al punto de llegar a ser un asiduo de la lista de los cien profesionales con mayores retribuciones. Durante su etapa en el Chelsea, tras pagar el club de Londres casi 60 millones de euros por su traspaso desde el Liverpool, se estabilizó por encima de los 20 millones de dólares anuales por temporada -la mayor parte en concepto de salario-, según datos la revista Forbes. Toda una fortuna. De acuerdo con la publicación, ya en su última etapa en el Atlético de Madrid, desde 2015, sus ganancias anuales se redujeron ligeramente.

De hecho, ha sido una trayectoria, desde su vuelta al Atlético hasta ahora, irregular. Aunque su periplo deportivo ha tenido luces y sombras, en el plano económico su vuelta fue un completo acierto. La sociedad Fernando 9 Torres SL, que gestiona sus derechos de imagen, aumentó de forma sobresaliente las ventas, un 68% tras asentarse en el once titular en la segunda parte de la temporada 2015/2016, estando entre los once elegidos de Simeone para intentar lograr la Copa de Europa ante el Madrid en Milán. El 'Niño' no sólo había vuelto a ser icono presente de los atléticos, sino que además volvió a iluminar su estrella comercial en el planeta fútbol, con Adidas y Pepsi como principales patrocinadores.

Torres, que debutó como profesional con el Atlético de Madrid en el 'infierno' de la Segunda División en 2001, era consciente de que su regreso al Manzanares en 2015 iba a ser el último contrato en el fútbol de élite, después de vestir, además de la rojiblanca, las camisetas de Liverpool, Chelsea y Milan, y generar 99,5 millones de euros en traspasos. Unas cifras, ahora quizá cortas, pero que durante muchos años lo sitúo entre los futbolistas españoles con mayor valor de mercado.

Su traspaso al Liverpool en 2007, tuvo un impacto tremendo en el fútbol europeo, máxime al disputar un campeonato de la dimensión global de la Premier. Era la época del 'Spanish Liverpool', con Rafa Benítez como técnico y otros españoles en la ciudad de los Beatles, como Xabi Alonso, Arbeloa o Pepe Reina. Sin embargo, su lesión en 2010, meses antes de la disputa del Mundial de Sudáfrica, supondría a la larga un deterioro de la trayectoria tanto deportiva como económica del jugador.

Pese a ser una estrella consagrada, nunca volvería a tener el impacto de su llegada a la Premier. En 2011, el Chelsea abonaba al Liverpool casi 60 millones de euros por el punta español. Ganó dos títulos europeos con la camiseta de los 'blues', además de una FA Cup, pero nunca terminó de triunfar. El punto más bajo del jugador fue su cesión al Milan en el último día de mercado, en el verano de 2014. No sólo a nivel deportivo, sino también en el plano empresarial. Entre 2014 y 2015, las ventas de la sociedad que gestiona sus derechos de imagen decrecieron un 77%. 

Entonces llegó Simeone a su vida y el regreso soñado al Atlético, con el Calderón llenó en su presentación como nuevo jugador rojiblanco. Su segunda etapa en el Atlético ha supuesto una revalorización de la marca del futbolista de Fuenlabrada. En su haber cabe destacar la disputa en la temporada 2015/2016 como titular de la final de Milán ante el Real Madrid y la reciente consecución de la Europa League ante el Olympique de Marsella.

La apuesta por los gimnasios

Otra vía para generar ingresos para el delantero español ha sido la cadena de gimnasios gestionada a través de la empresa New Fitness. De esta sociedad es presidenta Olalla Domínguez, su mujer. Con un capital social de 806.000 euros en 2016, último año del que se tienen datos, tuvo un beneficio de 182.000 euros. Esta sociedad incrementó su patrimonio en el último año hasta alcanzar casi 4,5 millones de euros, aumentando sus ventas en 100.000 euros hasta lograr 1,55 millones según su último balance. El futbolista prevé abrir un tercer club, que se sumarían a los dos gimnasios ya existentes en la Comunidad de Madrid.

Esta última temporada, la llegada de Costa restó foco al delantero. Nunca le prometió Simeone nada al jugador. “Yo quise al jugador, no al icono”, repitió en numerosas ocasiones el técnico argentino. Pese a renovar el pasado verano, para paliar la imposibilidad de fichar jugadores por parte del Atlético y, también, para amortiguar el traumático traslado al Wanda Metropolitano, su presencia en el día a día del equipo fue decayendo, hasta tener un papel residual, motivo por el que el pasado mes de abril decidió poner fin a su trayectoria en la primera plantilla del Atlético de Madrid. Se va el jugador, pero nace la leyenda. Y bien que lo nota su cuenta corriente, con su actividad empresarial en el mejor momento.

Ahora en portada

Comentarios